header print

El Tomate Es Lo Mejor Que Le Puedes Dar Al Cuerpo

 Según algunos investigadores de salud, se considera que los tomates son los vegetales sin almidón más importantes en la dieta estadounidense. ¿Por qué? Por el poder de la nutrición del tomate.

Los tomates tienen una larga historia que se remonta a miles de años hasta alrededor del año 500 a. C. en México, donde eran un cultivo básico para los aztecas y se comían junto con frijoles y maíz. Los aztecas y otros pueblos en el área de Mesoamérica utilizaron la “fruta” ligeramente dulce de muchas maneras diversas e incluso mantuvieron a los tomates en un alto sentido espiritual. Se creía que las semillas de tomate estaban "bendecidas con poderes de adivinación".

Los tomates son uno de esos alimentos antiinflamatorios fáciles de usar que afortunadamente también tienen un gran sabor. ¿Cuáles son los beneficios para la salud de los tomates? Vamos a descubrirlo todo sobre los humildes tomates:

 

 

1. Valor nutricional

2. Beneficios

3. Nutrición en la medicina tradicional

4. Usos de los tomates

4.1 Cómo elegir tomates

4.2 Cómo cocinar tomates

4.3 Cómo sembrar tomates

5. Un poco de historia del tomate

6. Precauciones y posibles efectos secundarios

7. Vídeos

7.1 Cómo plantar tomates

7.2 ¿Qué ocurre si frotas tomate en tu rotro a diario?

 

 

 

 

1. Nutrición

La nutrición del tomate incluye algo de vitamina E, niacina, ácido pantoténico, colina, betaína, calcio, hierro, magnesio, fósforo, zinc, cobre y más.

Según su contenido de nutrientes, ¿por qué los tomates son buenos para ti? La nutrición del tomate no solo es baja en calorías y es una buena fuente de vitamina C y vitamina K, sino que también se considera un alimento con alto contenido de antioxidantes y una de las mejores fuentes de fitonutrientes en el mundo, llamada licopeno.

El licopeno está estrechamente relacionado con la mejora de la inmunidad y la reducción del riesgo de cáncer. Aunque la mayoría de las personas correlacionan el licopeno con los tomates rojos de color intenso, se cree que se presenta en cantidades igualmente altas en los tomates orgánicos amarillos, verdes o naranjas.

El licopeno encontrado en la nutrición del tomate tiene efectos beneficiosos bien investigados cuando se trata de detener el crecimiento de tumores cancerosos. Los adultos con cáncer que han participado en estudios comúnmente muestran signos de regresión del cáncer y tumores malignos cuando se complementan con altas dosis de licopeno.

 
tomates

La investigación ha demostrado que cuando se administran suplementos de licopeno a hombres que ya tienen cáncer de próstata, ayuda a reducir el tamaño de los tumores y detiene la propagación de las células cancerosas.

Si bien el licopeno es el más investigado en relación con los beneficios nutricionales del tomate y la prevención del cáncer de próstata, también es beneficioso para la defensa contra otros tipos. Una fuerte evidencia indica que una mayor ingesta de licopeno puede ayudar a proteger contra los cánceres de pulmón, estómago, colon, oral, de mama y cervical.

Además, los tomates suministran muchas otras formas de antioxidantes y una amplia gama de vitaminas, además de potasio y fósforo.

 

2. Beneficios

Los tomates son dulces, sabrosos, y muy versátiles en la cocina; es por esto que ya son una opción bastante atractiva. Sin embargo, hay muchas otras razones por las que deberías consumirlos con más frecuencia. Estos frutos rojos están llenos de vitamina C, son bajos en calorías y están libres de grasa, pero ¡eso no es todo!

tomates

Están llenos de todo lo necesario para gozar de una buena salud

Una porción de tomates rojos maduros está llena de ricas fuentes de vitaminas A, C, K, ácido fólico y potasio. La cantidad de sodio, grasas saturadas, colesterol y calorías son muy bajas. Ellos están llenos de tiamina, niacina, vitamina B6, magnesio, fósforo y cobre, que son esenciales para nuestra salud. En una sola porción, los tomates pueden proporcionar 2 gramos de fibra, que es el 7% de la cantidad diaria recomendada.

Promueven la salud de la piel

Al igual que las zanahorias y las patatas dulces, los tomates contienen beta-caroteno, el cual contribuye en la protección de la piel contra el daño solar. También contienen licopeno, que ayuda a reducir la sensibilidad de la piel a los rayos UV - uno de los principales contribuyentes de las líneas finas y las arrugas en nuestra piel.

tomates

Fortalecen los huesos

Gracias a su rico contenido en vitamina K y calcio, los tomates proporcionan el impulso que necesitan nuestros huesos para funcionar de la manera adecuada, ya que estos minerales ayudan a fortalecer y reparar los huesos. El licopeno (pigmento rojo) que se encuentra en los tomates, así como las zanahorias y sandías, mejoran la masa ósea y sirven como una excelente opción natural de combatir la osteoporosis.

Ayudan en la lucha contra el cáncer

Los tomates son agentes naturales para combatir el cáncer, y probablemente uno de los alimentos más deliciosos que puedes comer. Su concentración de licopeno (de nuevo) ayuda a reducir el riesgo a sufrir de diversos tipos de cáncer, incluyendo la próstata, boca, garganta, faringe, cervical, estómago, esófago, rectal, colon y ovario. Esto es debido a sus propiedades antioxidantes (vitaminas A y C), lo que ayuda a combatir los radicales libres que causan el daño celular.

tomates

Mantienen estable el nivel de azúcar en la sangre

Si pensabas que el consumo de alimentos dulces no ayudan a mantener estables los niveles de azúcar en la sangre, es que todavía no has escuchado hablar de los beneficios de los tomates. Debido a su gran fuente de cromo, los tomates son reguladores del azúcar en la sangre. Así que no olvides de agregar más de ellos a tu dieta diaria.

Mejoran la salud de tus ojos

También puedes obtener fabulosos beneficios para la visión mediante la inclusión de más cantidad de alimentos color rojo en tus platos. Uno de los nutrientes que se encuentran en los tomates, la vitamina A, mejorará la visión y la ceguera nocturna. Según estudios recientes, los tomates también reducen el riesgo de sufrir de degeneración macular, que es una condición seria e irreversible de los ojos.

tomates

Impulsan la salud del cabello 

Además de ser beneficioso para los ojos, la vitamina A que se encuentra en los tomates también puede aumentar la salud de tu cabello. Así que si quieres tener un cabello más brillante y sedoso, ya sabes lo que tienes que hacer. 

Evita los cálculos renales y biliares

Los cálculos renales y biliares son problemas comunes de salud que se pueden prevenir mediante el consumo de tomates, sobre todo si se comen sin las semillas.

Alivian el dolor crónico

¿Sabías que los tomates también pueden combatir el dolor? Si estás sufriendo de dolores leves o moderadamente crónicos, como la artritis, la inflamación crónica o el dolor de espalda, es posible que desees considerar a los tomates como un remedio natural. ¿Por qué? porque son ricos en bioflavonoides y carotenoides (ambos agentes antiinflamatorios), lo que significa que el consumo de tomates puede reducir considerablemente el dolor.

Ayudan en la pérdida de peso

Los tomates están llenos de agua y fibra, lo que los hace un excelente alimento para perder peso porque dan una sensación de llenura por más tiempo. Los tomates son perfectos para comer pequeños bocaditos entre comidas o en ingredientes como ensaladas, guisos o sándwiches. El consumo de tomates no sólo te dejará saciado y sino que te aportarán grandes beneficios para la salud.

tomates

En la medicina tradicional y en los sistemas de medicina tradicionales, los tomates han desempeñado un papel en la desintoxicación, protegiendo y estimulando el hígado, promoviendo niveles más altos de energía, ayudando a los riñones, reduciendo el riesgo de enfermedades cardiovasculares y apoyando el reemplazo de células de la piel.

El jugo de tomate se ha recomendado desde hace mucho tiempo para mantener el flujo sanguíneo alcalino y ayudar a mantener la resistencia contra las enfermedades. Los tomates también se consideran un excelente remedio para todo tipo de problemas hepáticos y digestivos, como la dispepsia, la diarrea y la disentería. Un remedio tradicional para reducir la disentería era consumir una combinación de tomate, ajo y jugo de lima. Históricamente, debido a que la nutrición del tomate es alta en vitamina C, se ha usado para prevenir el escorbuto. Los tomates también se consideran útiles en los meses calurosos de verano como una forma de aumentar la hidratación y prevenir los golpes de calor.

tomates

4.1 Cómo elegir tomates

Busca tomates madurados en los mercados de los agricultores o en una tienda especializada. Lo ideal es elegir tomates orgánicos cuando sea posible.
Sorprendentemente, algunas investigaciones sugieren que un tomate cultivado en un invernadero tiene aproximadamente la mitad del contenido de vitamina C que su primo maduro. Siempre que sea posible, compra tomates frescos, de colores brillantes y madurados en la planta. Poseen un mayor nivel de antioxidantes y nutrientes.
Los tomates que están listos para comer deben ser suaves pero aun así algo firmes. Por lo general, cuanto más suaves se vuelven, más maduros son y más dulces saben. Manténlos almacenados fuera del refrigerador. Intenta comerlos dentro de varios días de maduración (o haz un poco de salsa).
En una nota lateral, se piensa que los tomates son uno de los alimentos que las personas rara vez aprecian en su punto máximo porque muchos tomates cultivados comercialmente se recolectan cuando están poco maduros y verdes y luego se hacen para madurar artificialmente utilizando invernaderos que contienen gas etileno. Esto podría significar que el tomate se ve normal y rojo cuando está disponible para que lo compres en las tiendas de comestibles, pero los nutrientes no son los mismos ni el sabor.

tomates

4.2 Cómo cocinar tomates

Recuerda que las propiedades protectoras del licopeno, especialmente cuando se trata de la prevención del cáncer, son más beneficiosas y absorbibles cuando se consumen con un alimento rico en grasa. Por eso es una buena idea comer tomates junto con grasas saludables como el aguacate, el aceite de oliva o de coco, las nueces y las semillas, o los pescados grasos como el salmón. ¿Por qué es este el caso? Los carotenoides son nutrientes solubles en grasa. Esto significa que obtienen la máxima absorción solo cuando los comes con una fuente de grasa natural.

Sin embargo, esto significa que es beneficioso agregar un aderezo real a base de aceite a tu ensalada u otras formas de grasa a las comidas a base de verduras (incluidas las que tienen hojas verdes o verduras crucíferas, que también contienen nutrientes solubles en grasa) para aumentar la absorción.

¿Comer los tomates crudos es bueno para ti? Sí, los tomates se pueden comer crudos o cocinados, y ambos tienen beneficios. Un estudio encontró que consumir más de siete porciones de tomates crudos por semana reducía el riesgo de desarrollar cáncer de colon o de estómago. Otros estudios han confirmado que el cuerpo absorbe más licopeno de los tomates cuando se cocinan (o se “tratan térmicamente”). Por eso es una buena idea comer tomates de varias maneras.

tomates

4.3 Cómo sembrar tomates

Si estás interesado en comenzar un huerto de tomates, aquí hay una descripción general que explica cómo cultivar tomates:

-Consulta el calendario. Averigüa la fecha de las heladas.
-Enriquece el suelo. Agregua un poco de compost de bricolaje o compost de alta calidad al jardín en la primavera para aumentar la fertilidad del suelo.
-Comprueba si hay enfermedades del tomate comunes en tu área.
-Planta los tomates a pleno sol.
-Considere usar contenedores si no tiene espacio para camas de jardín.
-No plantes cerca de tubérculos, como las papas, sino siembra tomates cerca de rábanos, cebolletas, perejil, caléndulas, y zanahorias. Las verduras, como los rábanos, son buenas "plantas acompañantes" que se cultivan con tomates porque se apoyan mutuamente al aumentar el nitrógeno, utilizando el espacio y la sombra de las malezas. Mientras que los tomates tardan un tiempo en crecer, los rábanos y otras verduras son "productores rápidos".

tomates

La especie original de tomate creció por primera vez en partes de América del Sur, particularmente en la Cordillera de los Andes, hace miles de años. En ese momento, los tomates silvestres parecían más gruesos y no eran tan dulces o suaves como los de la época moderna. Se extendieron por todo el mundo siguiendo la colonización española de las Américas cuando los marineros los trajeron de vuelta a Europa en sus barcos.

Se cree que el conquistador español Hernán Cortés es el primero en transferir el pequeño tomate amarillo a Europa después de que capturó la ciudad azteca de Tenochtitlán, ahora Ciudad de México, en 1521. Los europeos creyeron por primera vez que los tomates eran un tipo de berenjena y los dividió en segmentos para cocinar y sazonar con sal, pimienta negra y aceite. Después de la colonización española de las Américas, los españoles distribuyeron tomates a lo largo de sus colonias en el Caribe y los llevaron a partes de Asia, incluida Filipinas.

El tomate crece fácilmente en climas cálidos, por lo que se extendió por todo el Mediterráneo y comenzó a cultivarse ampliamente alrededor de la década de 1540. El primer libro de cocina descubierto con recetas de tomate se publicó en Nápoles, Italia, en 1692. En Italia, los tomates se cultivaban principalmente para decoraciones al principio y no se consideraban un alimento básico para la población campesina común porque no eran tan abundantes como otras frutas. Fueron necesarios varios cientos de años para que aparecieran diferentes tipos de tomates y para que recetas como la salsa de pasta marinara, la pizza y el pollo parmesano se hicieran populares.

tomates

¿Son los tomates alguna vez malos para tu salud?

Aunque los tomates vienen cargados de beneficios, ten en cuenta que son una verdura de color que puede empeorar las condiciones de salud de algunas personas. Los tomates verdes contienen una sustancia llamada solarnina, que puede agravar a las personas con afecciones como la artritis o algunas otras enfermedades relacionadas con la autoinmunidad.

Muchos profesionales de la salud aconsejan a las personas con síntomas de artritis dolorosa que los eviten, aunque algunos dicen que los beneficios de hacer esto varían mucho según la tolerancia exacta de alguien, por lo que no siempre es necesario hacerlo. Las personas con trastornos de reflujo como la acidez estomacal también debn evitar los tomates debido a su mayor nivel de ácido.

Si tienes síntomas de reflujo ácido o dolor en el estómago, las articulaciones o los músculos con frecuencia, dejar los tomates puede ser una buena opción para probar la reacción. Si experimentas problemas digestivos inexplicables que puedan sugerir una posible sensibilidad a los alimentos, puedes intentar hacer una dieta de eliminación que elimine todos los tipos de tomates. Estas dietas suelen ser más útiles cuando se siguen estrictamente durante al menos seis semanas, por lo que, aunque esto pueda parecer un poco desalentador, vale la pena intentarlo para ayudar a reducir la inflamación y la hinchazón.

tomates

7. Vídeos

7.1 Cómo plantar tomates

 

7.2 ¿Qué ocurre si frotas tomate en tu rotro a diario?

 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad