header print

10 Remedios Caseros Para Las Náuseas

Las náuseas se presentan como una sensación de malestar en el estómago que por lo general suele estar acompañada de episodios de vómitos. Esta afección puede deberse a diversos factores, como intoxicación por alimentos, efectos secundarios de ciertas medicaciones, embarazos, úlceras, cinetosis, y reflujo.

Aunque no es necesario salir corriendo al doctor cada vez que sientes algún ruido proveniente del estómago, es importante prestar atención a las señales que podrían indicarnos la presencia de algún problema. Afortunadamente, existen una gran variedad de productos que te ayudarán a tratar esta condición de forma natural y con resultados eficaces. Estos son algunos de ellos: 
 
 
1) Vomitar – Cuanto más tiempo pases con la sensación de náuseas dentro del estómago, mayor será el daño causado al esófago. Si sientes la necesidad de vomitar, no te resistas, ya que expulsar el problema te hará sentir mucho mejor. 

2) Respira aire fresco – Salir afuera y respirar aire fresco es fundamental a la hora de calmar las náuseas. Si estás enfermo y no puedes salir a caminar, te recomendamos abrir la ventana, sentarte en el balcón o encender el ventilador en mínimo.

3) Recuéstate – Cierra las cortinas, y recuéstate en la cama, con la cabeza sobre una sola almohada y las rodillas flexionadas para evitar cualquier tipo de presión sobre el área del abdomen. Una vez en la cama, realiza ejercicios de respiración para calmar las náuseas.

4) Coloca una compresa fría sobre el cuello – Toma una bolsa de hielo y aplícala sobre la parte trasera del cuello, de manera de reducir la intensidad de las náuseas. Si no tienes bolsas de hielo, puedes sumergir una toalla en agua fría y seguir el mismo procedimiento. 
 
 
5) ¡El jengibre lo cura todo! – El jengibre es un ingrediente mágico utilizado para tratar una gran variedad de afecciones, entre ellas las náuseas, ya que sus compuestos promueven la secreción de diversos jugos gástricos y enzimas que neutralizan la acidez estomacal. Una taza de té con una cucharada de jengibre rallado puede hacer maravillas con el dolor de estómago. Si prefieres las bebidas frías, puedes reemplazar el té por un vaso de Ginger Ale, una bebida gaseosa a base de jengibre. Si quieres preparar té de jengibre y Ginger Ale en tu casa, sigue estas instrucciones:

Té de jengibre

1 raíz de jengibre
2-3 tazas de agua
1 cucharada de miel (opcional)
Tabla para cortar

¿Cómo prepararlo?

Asegúrate de lavar bien la raíz de jengibre para eliminar todas las bacterias. Luego ralla el jengibre o córtalo en pequeños pedazos. Por otro lado, hierve dos o tres tazas de agua durante 5 minutos, luego incorpora el jengibre, y déjalo hervir otros 5 minutos. 

Retira el recipiente del fuego, y vierte la infusión en una taza. Si lo deseas, puedes colar la preparación antes de volcarla en la taza. Para mejorar el sabor puedes incorporar una cucharadita de miel o canela. 

Ginger Ale

2 tazas de raíz de jengibre picado
1 cucharada de ralladura de limón
2 taza de agua
1 litro de agua con gas
½ taza de azúcar
Varios cubos de hielo

¿Cómo prepararlo?

Coloca 1 taza de agua en una olla y llévala a hervor. Luego, agrega el jengibre y pasa a fuego medio y deja que la mezcla se cocine por 5 minutos. Retira del fuego y deja enfriar durante 20 minutos. Ahora, cuela el jengibre con la ayuda de un colador de malla fina.

Por otro lado, prepara un jarabe disolviendo la 1/2 de azúcar en la segunda taza de agua hirviendo. Reserva. Una vez que tengas todos los ingredientes listos, prepara el ginger ale en vasos individuales, mezclando 1/2 taza de agua de jengibre con 1/2 taza de jarabe y 1/2 taza de soda o agua gasificada. Agrega algunas gotas de jugo de limón y varios cubos de hielo.

6) Huele una rodaja de limón o aceite de menta – Lo más probable es que nunca hayas pensado que la esencia del aceite de menta o del limón podría ayudarte a curar las náuseas. Sin embargo, resulta ser que los poderosos aromas de ambos ingredientes ayudan a aliviar el malestar estomacal.

Te recomendamos cortar el limón en rodajas y guardarlo en una bolsa hermética, de manera de tenerlo al alcance para casos de emergencias. También puedes incorporar unas rodajas de limón en tu té de jengibre, tanto para realzar el sabor como para complementar los beneficios.

7) Tostada con leche – Las tostadas son un excelente alimento para tratar los problemas estomacales, ya que el pan ayuda a absorber el exceso de acidez en el estómago, que suele causar náuseas y vómitos. Por otro lado, la leche forma una especie de capa protectora en el estómago que ayuda a evitar los efectos de algunos alimentos. Esta preparación no es aconsejada en personas con gastritis.

Instrucciones para preparar tostadas con leche 
 
1 taza de leche
1 tostada
1 trocito de manteca

¿Cómo prepararla?

Calienta una taza de leche sin dejar que hierva. Vierte la leche en un pequeño bol, y déjala enfriar unos minutos. Prepara la tostada y unta una pequeña cantidad de manteca sobre uno de sus lados. Corta la tostada en pedacitos, colócala dentro del bol con leche y cómela lentamente.

8) Evita deshidratarte – Luego de haber sufrido una intoxicación por alimentos o episodios de vómitos, el cuerpo pierde una gran cantidad de fluidos y electrolitos. Por esta razón, es esencial compensar dicha pérdida para evitar un posible caso de deshidratación. Asegúrate de beber abundante agua de a pequeños sorbos y un vaso de alguna bebida deportiva para recuperar los electrolitos y mantenerte hidratado. 

9) Sigue la dieta B.A.C.T – El término B.A.C.T es un acrónimo para Bananas, Arroz, Compota de manzana y Tostada. Estos alimentos, caracterizados por ser livianos y bajos en fibras, ayudan a limitar los problemas gastrointestinales. Si sientes que puedes comer, puedes comenzar por alguno de estos alimentos.

10) Estiramiento -  Los dolores y molestias en la espalda y la cervical pueden convertirse en una de las causas de la aparición de náuseas. Intenta realizar ejercicios de estiramiento para aliviar la tensión en esas zonas y evitar alteraciones en el estómago.

Ejercicios de estiramiento para la espalda

Coloca una colchoneta o una toalla en el piso y ubica tu cuerpo como si estuvieras por hacer flexiones de brazos. Con el apoyo de los brazos, eleva la parte superior del cuerpo, arqueando la espalda lo más que puedas y llevando la cabeza hacia atrás. El mentón debería estar en dirección al techo y el cuerpo en posición de “U”.

Ejercicios de estiramiento para el cuello

Siéntate en una silla y lleva la cabeza hacia adelante, de manera que el mentón choque contra el pecho. Mantén esta posición por 20 segundos y vuelve a la posición inicial. Luego lleva la cabeza hacia un hombro, sostén la posición por 20 segundos y relaja. Repite el mismo procedimiento hacia el otro lado. 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: