header print

10 Señales Que Pueden Indicarte Que Tu Dieta No Es Saludable

El Redactor: Jessica Q. R.

 La dieta es extremadamente difícil de evaluar, ya que no existe una prueba o una forma fácil de saber si los alimentos que consumes son lo suficientemente nutritivos como para promover la salud a largo plazo y, al mismo tiempo, no causan efectos negativos, como un aumento de peso excesivo. Para obtener una nutrición adecuada, debemos aprender a escuchar atentamente a nuestro cuerpo y realizar más cambios en nuestra dieta de manera consciente y metódica.

Por supuesto, también hay casos más claros, como cuando comes demasiado chocolate un día y te pones un grano en la barbilla a la mañana siguiente, pero en la mayoría de los casos, tu cuerpo te dice que algo anda mal con tu dieta de maneras más sutiles. Cualquiera de los 10 signos fáciles de omitir que enumeramos a continuación podría apuntar a una dieta poco saludable o alguna deficiencia de nutrientes, por lo que si experimentas alguno de estos hábitos o síntomas y no pueden explicarse por otro problema de salud, considera dar a tu dieta una segunda mirada.

1. Comes bocadillos todo el tiempo

Señales de una dieta no saludable Comes bocadillos todo el tiempo

¿Estás buscando constantemente un bocadillo entre comidas, tanto que te encuentras comiendo una bolsa entera de papas fritas o varias galletas a la vez? Muchas personas tienden a sentirse culpables cuando hacen esto, descartando estos antojos como una falta de fuerza de voluntad. A pesar de lo que puedas pensar, anhelar bocadillos, especialmente los poco saludables, podría ser una señal de que no estás obteniendo suficientes nutrientes de tus comidas reales.

Entonces, en lugar de culparte a ti mismo, toma estos antojos como una señal de que podrías necesitar enriquecer tu dieta con vitaminas y otros nutrientes. Un buen punto de partida aquí sería reemplazar esas papas fritas y galletas con bocadillos ricos en nutrientes beneficiosos, como un puñado de nueces mixtas, tu fruta favorita o verduras bañadas en hummus o salsa.

2. Mal sabor u olor en la boca

Señales de una dieta no saludable Mal sabor u olor en la boca
El olor de la boca, los problemas dentales y un mal sabor en la boca también pueden indicar ciertos problemas en su dieta. Comencemos con los problemas dentales: sangrado de las encías, enfermedad de las encías e incluso la pérdida de los dientes puede provocar una falta sistemática de vitamina C en la dieta. Un mal sabor u olor en la boca, a su vez, podría significar que en realidad no estás comiendo suficientes carbohidratos. El mal aliento puede ocurrir cuando tu cuerpo no obtiene suficientes carbohidratos y comienza a quemar grasas y proteínas para producir sus propios carbohidratos. Ambos problemas podrían solucionarse fácilmente con una mayor ingesta de fruta en tu dieta.

3. Te contagias de un resfriado muy fácilmente

Señales de una dieta no saludable te contagias de un resfriado muy fácilmente

Si te enfermas muy fácilmente cada temporada de resfriados, puedes comenzar a pensar que no estás recibiendo suficiente vitamina C en tu dieta. Y si bien las vitaminas juegan un papel importante en el mantenimiento de una inmunidad saludable, a menudo es una deficiencia en un nutriente completamente diferente que podría estar propenso a los resfriados estacionales y la gripe. Esos nutrientes son proteínas, los componentes básicos de nuestras células.

Ciertas proteínas, como las citocinas y los anticuerpos, por ejemplo, juegan un papel clave en nuestra respuesta inmune, pero cuando la dieta de alguien es demasiado baja en proteínas, el cuerpo puede comenzar a utilizar esas proteínas inmunes para producir energía, aunque nos deja con mucha menor capacidad para resistir patógenos. Si te enfermas fácilmente, intenta incluir más alimentos ricos en proteínas, como lácteos, legumbres, productos de soya y, por supuesto, carne magra o pescado en tu dieta diaria.

4. Problemas en la  piel y el cabello

Señales de una dieta no saludable Problemas en la  piel y el cabello

Tu apariencia también puede revelar mucho sobre la calidad de tu dieta. Si descubres que tu cabello, piel y uñas se volvieron más frágiles, secos y pálidos, por ejemplo, es posible que le falten nutrientes como hierro, vitamina C, ácido fólico o que te deshidrates crónicamente. En particular, tu piel también puede comenzar a ser más irritable, propensa al acné y enrojecida cuando su dieta no está marcada.

Una dieta abrumada por alimentos dulces y carbohidratos en general, y baja en grasas saludables, por ejemplo, puede hacer que tu piel sea más propensa al acné e irritada. Por lo tanto, considera reducir los dulces e incluir más grasas omega en tu dieta comiendo más nueces, aguacates y pescado si observas estos problemas.

5. Tienes hambre

Señales de una dieta no saludable Tienes hambre

¿Perder una comida por solo unos minutos te hace malhumorado? Bueno, esa es una reacción muy común entre las personas que están en el proceso de cambiar su dieta y aquellas que no obtienen suficientes carbohidratos. La razón por la que esto sucede es que cambiar la dieta a menudo altera los niveles hormonales y los niveles de azúcar en la sangre, por lo que llevará tiempo adaptarte.

La forma de evitar "tener hambre", puedes intentar agregar un poco más de carbohidratos a tus comidas reales (y no comer cosas azucaradas entre comidas). Estos nutrientes son los primeros que se absorben en el torrente sanguíneo y causan un aumento en los niveles de serotonina en el cuerpo, lo que te hará sentir más feliz y más tranquilo entre comidas.

6. Dificultad para concentrarte

Señales de una dieta poco saludable Dificultad para concentrarte

Si bien algunos alimentos realmente pueden ayudarte a aumentar el rendimiento de tu cerebro durante años, otros hacen lo contrario, y resulta que estos últimos son los alimentos que a menudo comemos cuando necesitamos un refrigerio urgente o una comida rápida. Cuando se trata de las cosas que más afectan nuestra memoria y el rendimiento del cerebro, las grasas saturadas, como la mantequilla y los alimentos fritos, tienden a causar el mayor daño.

En un estudio, se demostró que las mujeres que comieron comida rápida y mantequilla fueron las que obtuvieron los mejores resultados. Entonces, si sientes que tu cerebro simplemente no funciona bien a veces, intenta eliminar los alimentos que contienen muchas grasas saturadas y reemplazarlos con alimentos ricos en antioxidantes, especialmente aquellos que contienen muchos flavonoides, como manzanas, bayas, espinacas y tomates.

7. Tu viaje por el ejercicio golpeó una meseta

Señales de que tienes una dieta poco saludable Tu viaje por el ejercicio golpeó una meseta

Para aquellos de ustedes que están en un viaje de pérdida de peso, pueden notar que sus resultados han comenzado a disminuir y alcanzar una meseta después de un tiempo, sin importar cuánto se extiendan y compliquen su rutina de ejercicios o qué tan bien están tratando de hacerlo. mantener una recomendación de dieta específica. Si este es tu caso, la razón por la que no puedes obtener los resultados que buscas pueden estar en tu dieta y, a menudo, sí.

Una de las razones comunes por las cuales tu progreso se detuvo es un cambio abrupto de una dieta alta en carbohidratos a una baja en carbohidratos. Los nutriólogos señalan que cambiar repentinamente a una dieta baja en carbohidratos en realidad puede hacer que aumentes de peso a veces, por lo que deberás reintroducir un poco más en tu dieta una o dos veces por semana para continuar progresando. Para hacerlo, simplemente come una pieza extra de fruta u otra rebanada de pan integral durante algunas semanas. Con el tiempo, una vez que tu cuerpo se equilibre, podrás eliminar esos carbohidratos adicionales si lo deseas.

8. Indigestión

Señales de que tienes una dieta no saludable Indigestión

¿Sientes molestias digestivas a menudo después de una comida? Esto sucede a menudo con personas que intentan cambiar su dieta, y estos cambios repentinos pueden señalar varios problemas diferentes. Si has comenzado a incorporar más granos y legumbres en tu dieta, tu cuerpo puede tener dificultades para adaptarse a la dieta rica en fibra y experimentar hinchazón y flatulencia. Si este es tu caso, la introducción de alimentos ricos en fibra más gradualmente y simplemente beber agua con la comida debería ayudarte a sentirte mejor, ya que el agua ayudará a que la fibra se mueva más rápido de tu sistema.

Si estás  haciendo lo contrario y estás tratando de disminuir la cantidad de alimentos ricos en carbohidratos en tu dieta comiendo menos fruta y pan, por ejemplo, también reducirás tu consumo de fibra, posiblemente incluso por debajo de los 28 gramos diarios recomendados. Esto, a su vez, también puede causar problemas digestivos, como diarrea o estreñimiento. Tendrás que agregar más verduras y legumbres ricas en fibra para mitigar este problema.

9. Fatiga y dolores de cabeza

Señales de que tienes una dieta no saludable Fatiga y dolores de cabeza

El problema con muchos planes de dieta para perder peso es que requieren que comas muy poco en comparación con lo que tu cuerpo está acostumbrado a tener, lo que termina arruinando tus niveles de azúcar en la sangre y tus niveles hormonales. Como resultado, puedes comenzar a sentirte cansado, agotado o incluso comenzar a tener dolores de cabeza diarios. Si consideras que este es tu caso, trata de ser más democrático con tu régimen de dieta e incluye un poco más de fruta y refrigerios saludables en tu dieta para obtener ese impulso de serotonina.

Sin embargo, si no has cambiado nada en tu dieta últimamente, y sientes los mismos síntomas sin problemas de salud subyacentes, los culpables de tu pobre bienestar pueden ser alimentos procesados ​​y azucarados, y comer menos o excluirlos por completo podría realmente ayuda.

10. Micción frecuente

Señales de que tienes una dieta poco saludable Micción frecuente

Al igual que con cualquiera de estos síntomas, la micción frecuente puede indicar varios problemas de salud diferentes, pero es cuando se descartan todos esos problemas y aún no puedes encontrar la causa del problema cuando comienzas a cambiar tu dieta y a considerar una nutrición deficiente como la causa principal. Dicho esto, la micción frecuente es un signo muy común de que la dieta es demasiado abundante en azúcar.

La razón por la cual los alimentos azucarados hacen que las visitas al baño sean más frecuentes se debe al hecho de que gran parte del exceso de azúcar se procesa a través de los riñones, y los alimentos con alto contenido de azúcar afectarán sus riñones y los harán menos efectivos para eliminar los productos de desecho , de ahí la necesidad de usar el baño con más frecuencia. Para deshacerte de este problema, elimina los alimentos azucarados de tu dieta, o al menos reduce tu ingesta al menos a la mitad.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad