header print

7 Consejos Para Retener Todos Lo Que Aprendes

El Redactor: Sandra F.
 

Siempre digo que uno de mis mejores rasgos es lo olvidadizo que soy con las películas que veo. Así, puedo verlas una y otra vez y disfrutarlas como si fuera la primera vez que las veo. Pero cuando se trata de artículos informativos, podcasts educativos y libros de autoayuda, este rasgo puede convertirse en un acto involuntario de autosabotaje. 

Los siguientes consejos ofrecen soluciones a ese problema. Están inspirados en James Clear, autor del bestseller Hábitos atómicos. En él, ofrece algunos métodos respaldados por la ciencia sobre cómo romper los malos hábitos y construir otros nuevos en su lugar. Puedes escuchar un resumen de 7 minutos aquí. Los consejos de este artículo pueden ayudarte a retener la información que has aprendido de los libros, los podcasts e incluso de nuestros consejos informales de Todo Mail. Ten en cuenta que este artículo no pretende ayudarte a recordar las fábulas de los libros de ficción, pero si has encontrado una lección de vida en uno de ellos, podrás retenerla también con la ayuda de los consejos. Comencemos. 

1. Sé selectivo

Escoger El libro correcto

Antes de comprar un libro nuevo, tómate 5 minutos para hojearlo. Lee la introducción si tienes tiempo. Lee todo lo que está escrito en la portada, pero sáltate las recomendaciones y las críticas. Sólo tú puedes juzgar si este libro te beneficiará. Confía en ti mismo para evaluar la naturaleza y la calidad del libro en relación con tus necesidades, y si tienes dudas puedes dejarlo en la librería. Mantén esa postura reflexiva mientras lees el libro en casa, y si después de 50 o 100 páginas (dependiendo de la longitud del libro) descubres que ese libro no es tan bueno como esperabas, déjalo y regálalo. Deja de lado la culpa en esta acción, ya que tu tiempo es demasiado valioso como para perderlo en esta sensación negativa, o en un libro redundante. 

 

2. Sé activo

mujer leyendo un libro sentada en un libro gigante
Si estás leyendo un libro de autoayuda o aprendiendo un nuevo consejo de limpieza o salud, intenta ver cómo puedes aplicar la información recién aprendida en tu vida ese mismo día. ¿Has aprendido a arreglar un agujero en un sueter? Intenta arreglar ese agujero que tienes por ahí desde hace tiempo ahora mismo. ¿Has aprendido que es mejor guardar las hierbas frescas en un frasco con agua? Ve a la nevera y arregla esa bolsa de cilantro en un tarro. Lo mismo ocurre con cualquier consejo práctico o una nueva pauta de pensamiento que puedas aprender de un libro. Esta regla también se aplica a este artículo. Una vez que hayas terminado de leerlo, ¿qué acción invocará?

Ahora bien, toda esta charla inspiradora sobre "levántate ahora y haz la cosa" es más fácil de decir que de hacer. Veamos cómo puedes construir un sistema que te ayude con eso. Para conseguir un progreso real, es necesario un cambio de perspectiva. La diferencia entre aprender algo leyendo sobre ello y aprender algo por ensayo y error es que la primera es una forma pasiva de aprendizaje, mientras que la segunda es una forma activa de aprendizaje. Este ejemplo lo aclara: si tu objetivo es convertirte en un mejor pintor, leer sobre la teoría del color sólo te ayudará hasta cierto punto. Sólo la práctica periódica tendrá un impacto real y positivo en tus habilidades. Como dice Clear: "El aprendizaje pasivo crea conocimiento. La práctica activa crea habilidad".
3. Sé meticuloso
subir escaleras ilustración de mejora
En el libro de Don Norman, El diseño de las cosas cotidianas, habla del conocimiento en el mundo en contraposición al conocimiento en el cerebro. El conocimiento en el mundo puede adoptar la forma de un libro de recetas o de notas adhesivas. Se trata de fichas físicas que contienen información valiosa que no hay que almacenar en la mente como se haría con el conocimiento en el cerebro. 

En lugar de malgastar esfuerzos mentales intentando memorizar cada consejo que lees, escríbelo como una cita o parafrasea con tus propias palabras y almacénalo en un sistema por el que puedas navegar fácilmente. Puedes utilizar una aplicación de notas en tu smartphone, puedes manejar un documento de Word en tu ordenador o un bloc de papel con marcadores de colores. Puedes inventar un sistema completamente nuevo para gestionar tus notas, pero sé meticuloso a la hora de mantenerlas ordenadas, ya sea por libro, por tema o alfabéticamente. 

4. Sé perspicaz

hombre de madera tumbado boca abajo leyendo un libro

Este consejo se aplica cuando lees más de dos fuentes de información diferentes sobre el mismo tema. Notar su similitud, su interconexión, es tu nueva visión. Así comienza tu red de ideas. Anota tus ideas en tu biblioteca de notas, aunque sólo sea "me he dado cuenta de que el escritor X y el escritor Y llaman a la misma idea de forma diferente". Intenta explicar cómo se relacionan las dos ideas diferentes. Cuanto más te entretengas con una determinada idea, más fácil te resultará recordarla y practicarla. 

 

5. Sé didáctico

Pareja hablando sobre el libro

Sé un buen profesor de los temas que aprendes, para asegurarte de que los has entendido bien. En cuanto termines un libro, intenta recordárselo a alguien que no lo haya leído. Si lo entienden, tu explicación ha sido buena.

Anótalo en tres frases al principio de tu lista de notas. Clear te sugiere estas 3 preguntas orientativas:
1. ¿Cuáles son las ideas principales?
2. Si pusiera en práctica una idea de este libro ahora mismo, ¿cuál sería?
3. ¿Cómo describiría el libro a un amigo?

Este resumen te ayudará a decidir si quieres volver a leer el libro en el futuro. Al principio, resumir un libro completo en 3 frases no será fácil. Inténtalo una y otra vez hasta que consigas destilar tus pensamientos en un párrafo conciso. 

6. Sé diligente

kids reading colorful books

A veces nos topamos con consejos en forma de artículo en Internet o de un libro que nos presta un amigo. Pero si buscas activamente información para aprender sobre un tema concreto, asegúrate de leer varias fuentes de información. Escucha numerosas perspectivas y opiniones diferentes, y reúne suficientes datos antes de formarte tu propia opinión. Obtendrás una visión más completa y la posibilidad de establecer una opinión propia bien documentada. 

Veamos el método de Clear para leer más libros. La mayoría de nuestros hábitos de lectura hoy en día son reactivos. Es decir, si vemos un titular interesante reaccionamos haciendo clic y leyendo. No sacamos tiempo proactivamente para leer un libro que elegimos por nuestra cuenta. Estamos en la búsqueda de formar un nuevo hábito de lectura proactivo. Para incorporar un nuevo hábito en tu vida Clear sugiere dos métodos:

1. Establezca una cita con usted mismo. En lugar de decir vagamente: "¡Voy a leer más libros este año!", prueba con "voy a leer durante 30 minutos, todos los martes y jueves, a las 18:00, en el salón". Ahora tienes unos límites claros en forma de duración, hora, fecha y lugar. Para que te resulte más fácil, guarda el libro en el salón. Este método se puede aplicar a cualquier nuevo hábito que quieras formar. 

2. Otra buena forma de formar un nuevo hábito es unirlo a uno que ya tengas. Por ejemplo, leer 20 páginas antes o después de lavarse los dientes por la mañana. Lavarse los dientes es un hábito fuerte y permanente. Será tu ancla para el nuevo hábito.

7. Sé curioso

lLibros ya leidos
Por último, no tengas miedo de volver a leer los grandes libros que leíste en el pasado. Los libros verdaderamente ingeniosos serán relevantes para numerosos temas de tu vida, y volver a leer un libro antiguo puede aportarte nuevas ideas. También puede servir de referencia para tu progreso. La práctica hace la perfección, y la repetición es clave incluso para el aprendizaje teórico. 
Fuentes: JamesClear, 1, 2. 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad