header print

Cuento Espiritual: El Monje y El Bote

 Esta historia comienza con un monje que decidió meditar solo, alejado de su monasterio.

El monje remó en su bote hasta el centro del lago, se detuvo ahí, cerró los ojos y se puso a meditar.

Después de unas horas de encontrarse meditando y en completo silencio, sintió el repentino golpe de un bote chocando contra el suyo.

Aún con los ojos cerrados sintió como su ira comenzaba a despertar.

Cuento Espiritual: El Monje y El Bote

De nuevo sintió otro golpe y su ira creció. En ese momento se encontraba listo para decirle al barquero que había osado a perturbar su meditación.

Sin embargo, al abrir los ojos, se sorprendió al ver que se trataba de un bote vacío golpeando el suyo.

Probablemente ese bote se había desatado y flotaba hacia el centro del lago.

En ese momento, el monje comprendió que la ira estaba dentro de él y que tan solo necesitaba un pequeño golpe de un objeto externo para que saliera.

Aprendió la lección y cada vez que encontraba a alguien que le causaba irritación, se recordaba a sí mismo, que la ira se encontraba dentro de él y la otra persona solo era el bote vacío.

¿Qué opinas al respecto? ¿Crees que en ocasiones reaccionas como el monje y culpas a otros de tu ira?


¡Comparte esta hermosa historia espiritual con tu familia y amigos!

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad