header print

Detrás De La Pereza Puede Esconderse Algo Más Grave

 Se considera que una persona está siendo perezosa si es incapaz de realizar alguna actividad que debería realizar, pero no está dispuesta a hacerlo por el esfuerzo que implica. En cambio, realiza la actividad de manera superficial o participa en alguna otra actividad menos extenuante o menos aburrida bien o permanece inactivo. En resumen, una persona es perezosa si su motivación para ahorrarse esfuerzos supera a su motivación para hacer lo correcto o lo esperado.
 
La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo
Comencemos diferenciando dos conceptos básicos: la procrastinación y la ociosidad.

1. Procrastinación

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Procrastinación

Procrastinar es posponer una tarea en favor de otras tareas que, aunque se perciben como más fáciles o más placenteras, suelen ser menos importantes o urgentes.

Posponer una tarea con fines constructivos o estratégicos no equivale a una postergación. Para que se convierta en procrastinación, la postergación tiene que representar una planificación deficiente e ineficaz, y resultar en un costo total más alto para el procrastinador, por ejemplo, en forma de estrés, culpa o pérdida de productividad. Una cosa es retrasar una declaración de impuestos hasta que estén todas las cifras, y otra muy distinta es retrasarla y que esto afecte los planes y las personas y recibas una multa.

La pereza y la procrastinación son similares en el sentido de que ambas implican una falta de motivación. Pero, a diferencia de una persona perezosa, un procrastinador aspira y tiene la intención de completar la tarea y, además, finalmente la completa, aunque a un costo más alto para él.

2. Ociosidad

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Ociosidad

Estar inactivo es no estar haciendo nada. Esto podría deberse a que es perezoso, pero también podría deberse a que no tiene nada que hacer o no puede hacerlo temporalmente. O quizás ya lo haya hecho y esté descansando o recuperándose.

Aunque nuestro instinto natural es la ociosidad, a la mayoría de las personas les resulta difícil tolerar la ociosidad prolongada. Estar parado en el tráfico durante media hora en un atasco puede hacernos sentir inquietos e irritables, y muchos conductores prefieren tomar una ruta alternativa, incluso si es probable que les lleve más tiempo que estar parados entre el tráfico.

Psicología de la pereza

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Psicología de la pereza

En la mayoría de los casos, se considera doloroso dedicar esfuerzos a metas a largo plazo que no brindan una gratificación inmediata. Para que una persona se embarque en un proyecto, tiene que valorar el rendimiento de su trabajo más que su pérdida de comodidad. El problema es que no está dispuesto a confiar en un regreso distante e incierto. Debido a que las personas seguras de sí mismas son más propensas a confiar en el éxito y la recompensa de sus objetivos, es mucho más probable que superen su pereza natural. Algunas de las causas más comunes de la pereza son:

1. No pensar en las consecuencias

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo No Pensar en las consecuenciasUna noche pueden comer y beber indiscriminadamente, sin tener en cuenta las consecuencias a largo plazo para su salud y apariencia, o incluso la resaca de mañana por la mañana. El antiguo filósofo Epicuro argumentó que el placer es el bien supremo. Pero advirtió que no se debe perseguir todo lo que es placentero y no se debe evitar todo lo que es doloroso. En cambio, se debe aplicar una especie de cálculo hedonista para determinar qué cosas tienen más probabilidades de resultar en el mayor placer con el tiempo, y es sobre todo este cálculo hedonista lo que la gente no puede manejar.

2. No encontrar lo que se quiere en la vida

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo No encontrar lo que se quiere en la vida

Muchas personas perezosas no son intrínsecamente perezosas, sino que lo son porque no han encontrado lo que quieren hacer o porque, por una razón u otra, no lo están haciendo. Para empeorar las cosas, el trabajo que paga sus facturas puede haberse vuelto tan tedioso que ya han perdido plenamente su motivación.

Por ejemplo, trabajador de la construcción puede contemplar las casas que ha construido, y un médico puede sentirse orgulloso y satisfecho por la salud restaurada y la gratitud de sus pacientes, pero un asistente del controlador financiero adjunto en una gran corporación no puede estar seguro del efecto de su trabajo, y entonces ¿para qué motivarse?

Artículo relacionado: Dudar De Ti Mismo Es Tu Peor Enemigo y Aquí Hay 6 Formas De Superarlo

3. Miedo y desesperanza

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Miedo y desesperanza
Otros factores que pueden llevar a la pereza son el miedo y la desesperanza. Algunas personas temen el éxito o no tienen suficiente autoestima para sentirse cómodas con el éxito, y la pereza es una forma en la que pueden sabotearse a sí mismas. 

4. Desesperación

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Desesperación
Otras personas son perezosas porque ven su situación tan desesperada que ni siquiera pueden empezar a pensar en ella, y mucho menos abordarla. Debido a que estas personas no tienen la capacidad de pensar detenidamente y abordar su situación, se podría argumentar que no son realmente perezosos y, hasta cierto punto, lo mismo podría decirse de todas las personas perezosas. 

5. Depresión

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Depresión
Existen varias posibles razones para que una persona experimente esa apatía y aplanamiento al que llamamos pereza: por una parte, puede ser un síntoma de una depresión no identificada como tal y por lo tanto no atendida.

6. Reacción postraumática

La Pereza Puede Ser Un Síntoma De Otro Problema Severo Reacción postraumática
Los psicólogos especializados en trauma, sabemos que detrás de la pereza puede existir un postrauma ante una situación adversa. Tal como lo afirman los estudios realizados, la pereza puede relacionarse también con un trauma no resuelto debido sentimientos negados y reprimidos ante un evento, que merman la calidad de vida de la persona.
En conclusión: la pereza no es natural en los seres humanos, las personas nos caracterizamos por la motivación, el entusiasmo y la capacidad de acción y cuando las cosas no funcionan así, es tiempo de indagar si algo anda mal, pero no te preocupes la buena noticia es que todo tiene solución y el primer paso es identificar qué la está causando.
¡Comparte este artículo con quien pueda encontrarlo útil!
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad