header print

Errores Comunes En La Crianza De Los Hijos y Cómo Solucionarlos

 Ser padre es duro, abrumador, asombroso, desafiante, creativo, responsable, hermoso y aparentemente imposible, todo a la vez. Especialmente porque todo sucede al mismo tiempo, a veces podemos perder el rastro de las cosas y cometer un error.
Y aunque la mayoría de las personas se permiten uno o dos pasos en falso en otros ámbitos de sus vidas, un fiasco en la crianza de los hijos puede ser especialmente doloroso y difícil de recuperar. Pero recuerda, tienes un vínculo especial con tus hijos y te permitirá soportar todo, juntos.
Para obtener un poco de ayuda adicional para los padres siempre ocupados, compilamos 10 errores comunes de crianza y sus correcciones de acuerdo con los psicólogos del desarrollo. Los padres experimentados del personal de TodoMail probaron estos consejos y los encontraron realmente útiles y efectivos.
 
Ser demasiado estricto.
Error 1: Negatividad.

“¡Deja de molestar a tu hermana!”, “¡No enciendas la televisión!”, “¡No puedes hacer eso!” Son todos los mensajes que algunos padres dicen a sus hijos todo el tiempo, y puede convertirse fácilmente en un mal hábito. Al final, tu hijo quedará insensibilizado a los comentarios negativos y dejará de reaccionar incluso al "NO" más firme que puedas exprimir.

La solución: en lugar de someterte a este mal hábito, prepárate para reservar un comentario negativo a situaciones verdaderamente peligrosas, dice la Dra. Linda Sonna, una psicóloga del desarrollo. Dile a tu hijo o hija lo que quieres que haga, en lugar de lo que no quieres que haga, así te expresarás en positivo; y cambia tus comentarios negativos por orientación.

Errores De Crianza
Entonces, en lugar de decir "¡No hay dibujos mientras cenas!", intenta decir "hablamos sobre nuestro día a la hora de la cena" e insta a tu hijo a mantener un diálogo contigo y otros miembros de la familia. Si ves que están tratando de hacerlo, felicítalos diciendo "Me gusta mucho tu historia" o algo similar.
Error 2: Esperamos demasiado de nuestros hijos.

¿Ha coloreado tu niño en la pared, las cortinas y el perro del vecino con los marcadores que no le permites usar sin supervisión para empezar? ¿Y cuando le preguntas quién lo hizo, dice que no sabe? No enciendas el modo de gritar todavía, y haz lo siguiente en su lugar...

La solución: primero, escoge tus batallas y concéntrate en una cosa cada vez porque los niños no pueden absorber varias reglas a la vez. Me centraría en la regla más importante que incumplieron. En el ejemplo que dimos anteriormente, la regla más importante es "decir la verdad (no mentir)".

Ahora repite, repite varias veces y explica por qué mentir es malo y peligroso, y por qué te decepciona a ti como padre o madre. Tampoco esperes que los resultados perfectos afloren de inmediato, ya que los malos hábitos son difíciles de eliminar no solo para los adultos sino también para los niños. 

Error 3: Criar al niño con el que soñamos, y no al niño que tenemos.


Secretamente, todos esperamos que nuestro hijo sea una versión mejor, más inteligente y con más talento que nosotros. También quizás queremos protegerlos de los errores que nuestros padres cometieron al criarnos.

Pero la verdad es que cada niño tiene su propia personalidad. Todos tienen sus propios intereses, talentos y peculiaridades, por lo que imponer nuestros sueños puede ser desastroso.

La solución: deja que tu hijo descubra sus propios talentos e intereses, incluso si y especialmente si no se alinean con los tuyos. Solo cuando vemos a nuestros hijos por quienes realmente son podemos impactar en su vida poderosamente.

Errores De Crianza

Error 4: dar ejemplo del comportamiento que NO queremos ver en ellos.

Los padres son los modelos a seguir para los niños, lo que significa que tus hijos imitarán todos los aspectos de tu vida, empezando por los hábitos alimenticios y terminando con la relación que tienes con tu cónyuge o cómo pasas el tiempo libre.

Permanece consciente y vigilante de eso, y recuerda: dar ejemplo de un comportamiento respetuoso y apropiado funciona significativamente mejor que solamente decirle reiteradamente a tu hijo qué hacer.

La solución: si cometiste un error frente a tu hijo, asume la responsabilidad y no niegues tu error. De esa manera serás el buen modelo a seguir. Por supuesto, es difícil, si no imposible, comportarse perfectamente a toda hora, así que discúlpate cuando las cosas vayan mal.

Eso enseñará a tu hijo que está bien sentirse emocionado y cometer errores de vez en cuando, y que también es importante ser responsable de nuestras acciones.


Error 5: Ser demasiado protector.

A veces, los niños hacen cosas estúpidas, como ver a un niño de 6 años viendo la televisión boca abajo en el sofá con las piernas moviéndose en el aire y su cabeza donde se supone que deben estar las piernas...

Como padre, podrías imaginártelo inmediatamente siendo víctima de una lesión terrible y sentir la necesidad de intervenir. Si algo de eso te suena familiar, puede que seas un poco demasiado protector con su hijo.

La solución: en lugar de gritar para que el niño se siente "normalmente", sigue la estrategia de observación paciente (siempre que no haya un riesgo realmente importante). Como eres un padre protector, estamos convencidos de que ya no hay objetos peligrosos alrededor del niño, y lo más probable es que, si no responde, solo se instalará en una posición diferente en unos minutos.

Deja que tu hijo explore este mundo y las capacidades de su cuerpo, ya que así es como se hace más autónomo y aprenden a resolver problemas.


Error 6: Suponemos que lo que funciona para un niño funcionará para el otro.

Uno de los principales errores que cometen incluso los padres experimentados es ignorar la variación individual en los niños. Esto puede deberse a la idea errónea de que todos los niños son iguales, o porque tú puedes llegar a pensar que sabes a la perfección cómo es tu hijo.

También puedes pensar que tu hijo menor de los dos será el mismo que el mayor. Todos estos enfoques son incorrectos, y la comprensión es el primer paso para progresar.

La solución: tener un enfoque individual para cada niño. Mientras que un niño puede responder a explicaciones verbales lógicas, el otro necesitará una consecuencia para disciplinarlo, como quitarle su juguete. Recuerda que no debes sentirte mal por ser firme con un niño y mimoso con el otro, en función de los momentos y las actitudes por tu parte que requiera su educación.

No estás siendo un padre inconsistente o estás teniendo un hijo "favorito", simplemente estás respondiendo a diferentes necesidades y estilos de aprendizaje.

Errores De Crianza

Ser demasiado permisivo.

Error 7: Todos hablamos y no actuamos.

"Deja de jugar y haz tu tarea... esta vez en serio... ¡de verdad!" Este tipo de conversación no te llevará a ninguna parte. No solo le enseñará a tu hijo que lo que dices es cuestionable, sino que nunca te dará el resultado que deseas.

La solución: olvídate de la negociación y las segundas oportunidades, establece límites y sigue adelante con ellos. Un niño está explorando constantemente sus límites, y si le envía un mensaje mixto, será frustrante tanto para el padre como para el niño, asegura el Dr. Robert MacKenzie.

En la situación que presentamos anteriormente, por ejemplo, empieza por instruir respetuosamente a tu hijo para que haga su tarea, y cuando te escuchen, elógialos y agradece. Sin embargo, si se niegan a hacerlo, apaga su juego o llévate el juguete inmediatamente y dile que no podrá jugar hasta que termine su trabajo.

Error 8: Alabarlo por todo.

Es muy bueno cuando elogias a tu hijo por sus logros y refuerzas su buen comportamiento, pero ¿estás seguro de que estás reforzando el comportamiento en sí y no la necesidad de una aprobación constante?

La solución: brindar un elogio constructivo. En lugar de decir: "¡Qué hermoso dibujo!", Por ejemplo, di lo que te gustó de él, "Me gustó la forma en que coloreaste perfectamente dentro de las líneas, realmente estás mejorando en eso". Se puede aplicar la misma técnica a cualquier situación.
 

Errores De Crianza

Error 9: Creer que nuestros hijos son perfectos.

Los profesionales que trabajan con niños a menudo señalan que los padres no quieren escuchar nada negativo acerca de sus hijos. El resultado es un niño mimado que no es resistente a las críticas y, por lo tanto, muy susceptible al estrés y la depresión en la edad adulta.

La solución: la verdad a veces duele, pero forma parte del proceso de obstáculos y pruebas a través de las que se consigue aprender y crecer en la vida. Escuchar a profesionales con un corazón y una mente abiertos por tu parte beneficiará a tu hijo. Si un maestro o cualquier otro profesional cualificado y de confianza que trabaje con niños te dice que hay motivos para preocuparse, sigue sus consejos e intenta solucionar el problema junto a ellos.

Error 10: Pensar que preocuparte por tus hijos evitará que sufran daños.

Es completamente natural y comprensible que estés preocupado por la seguridad y el bienestar de tu hijo en ciertas situaciones, pero preocuparte constantemente por ellos no te llevará a ninguna parte. La psicóloga Barbara Greenberg cree que preocuparte excesivamente por tu hijo puede provocarle ansiedad, evitación, abstinencia y otros problemas emocionales al niño.

La solución: ¿Te preocupa que tu hijo se enfrente a cierta situación? Bien, cuéntale sobre los peligros que puede enfrentar y enséñale las habilidades para que sepa tomar las decisiones adecuadas para no meterse en problemas.

En una minoría de casos, también es una buena idea confiar en tu hijo y dejar que cometa errores, ya que probablemente esto sea una forma interesante para él o ella de forjar el carácter y crear resiliencia. Ambos sabemos que siempre estarás ahí para acudir al rescate cuando sea necesario. 

Errores De Crianza
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad