maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

7 Medicamentos Que Podrían Provocar Depresión

 Si bien se supone que los medicamentos te hacen sentir mejor, y la mayoría de las veces lo hacen, también presentan efectos secundarios. Si bien no son deseados, generalmente son menores, aunque en algunos casos pueden ser graves. Algunos medicamentos pueden causar depresión, independientemente de si estás o no predispuesto a problemas de salud mental.

 


Según un estudio, más de un tercio de los adultos puede estar usando medicamentos recetados que tienen el potencial de causar depresión y también pueden aumentar el riesgo de suicidio. Como parte del estudio, los investigadores encontraron que más de 200 medicamentos de uso común tienen la depresión o el suicidio enumerados como posibles efectos secundarios.

Sin embargo, debido a que muchos de estos medicamentos, incluidos los anticonceptivos hormonales, medicamentos para la presión arterial y los medicamentos para el corazón, los antiácidos y los analgésicos, se prescriben para fines no relacionados con la salud mental, es preocupante que los pacientes nunca sean advertidos sobre el aumento de los riesgos. A continuación, se incluyen algunos medicamentos de uso común que a veces están relacionados con la depresión. Asegúrate de hablar con tu médico si estás tomando alguno de estos.

medicamentos depresión

1. Bloqueadores beta

Los bloqueadores beta como el metoprolol se recetan ampliamente para tratar la presión arterial alta. También se usan para el dolor de pecho, los latidos cardíacos irregulares, la migraña, algunos temblores e incluso el glaucoma. Se usa especialmente para la hipertensión, los bloqueadores beta se usan a largo plazo, sin embargo, la investigación también lo ha relacionado con la depresión. Afortunadamente, hay muchas alternativas y los bloqueadores beta ya no se usan con tanta frecuencia. Joshua Nathan, presidente electo de Illinois Psychiatric Society y profesor asistente de psiquiatría clínica en la Universidad de Illinois en Chicago, dice que "han perdido un poco de favor como tratamiento estándar porque hay cosas más nuevas que pueden funcionar mejor sin el riesgo de depresión".

2. Corticosteroides

Los esteroides como la prednisona se usan para tratar una cantidad sorprendente de afecciones, que incluyen enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide y el lupus, asma, alergias y cáncer. Sin embargo, pueden tener un efecto en la salud mental. "El uso crónico está asociado con una variedad de problemas psiquiátricos. Puede causar depresión, ansiedad, psicosis, y he visto todas esas cosas", dice el Dr. Nathan. La euforia y la manía parecen ser más comunes con el uso a corto plazo, mientras que la depresión se vuelve más prominente con un uso prolongado, incluso si las dosis no son grandes. Además, los antecedentes familiares de depresión o alcoholismo podrían ponerte en mayor riesgo de desarrollar uno de estos efectos secundarios al usar corticosteroides. Habla con tu médico o especialista sobre factores de riesgo y alternativas.

 

3. Antibióticos

Si bien esto no se aplica a todos los antibióticos, hay algunos que se han relacionado con la depresión, especialmente levofloxacina y ciprofloxacina. Ambos pertenecen a la familia de antibióticos conocidos como fluoroquinolonas y se recetan para una variedad de infecciones bacterianas. Un gran estudio realizado en el Reino Unido encontró que solo un ciclo de quinolonas estaba relacionado con un riesgo 25% mayor de depresión. Además, tomar un ciclo de medicina en el grupo de antibióticos con penicilina se asoció con un 23% más de riesgo de depresión. Dos ciclos de penicilina tomaron el riesgo hasta en un 40% y más de cinco ciclos tuvieron un riesgo 56% mayor. Con esto en mente, es esencial que tomes antibióticos solo cuando los necesites. El uso excesivo también puede contribuir a la propagación de bacterias resistentes a los antibióticos.

 

 

4. Interferón

Se ha encontrado que el 40% de las personas que están siendo tratadas con interferón desarrollan depresión. El medicamento se usa para tratar algunos tipos de cáncer e infecciones virales como la hepatitis C, entre otras cosas. Una vez que el tratamiento ha terminado, la depresión generalmente desaparece. Sin embargo, un estudio descubrió que podría volver más tarde. Debido a que el interferón combate enfermedades potencialmente mortales, a veces se usan antidepresivos para que una persona pueda continuar el tratamiento. La investigación ha demostrado que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) y otras clases de antidepresivos pueden brindar alivio hasta al 85% de las personas que desarrollan depresión durante el tratamiento con interferón.

medicamentos depresión

5. Anticonvulsivos

Según algunos informes, los medicamentos anticonvulsivos como el topiramato y la gabapentina pueden contribuir a la depresión. Estos medicamentos suprimen el sistema nervioso central y pueden estar asociados con la depresión. Las benzodiazepinas, como los medicamentos contra la ansiedad Xanax y Valium, también son depresores. Afortunadamente, la depresión inducida por medicamentos desaparece cuando se suspende el medicamento. Los anticonvulsivos ahora también se usan para tratar el trastorno bipolar, el dolor de los nervios dañados y la fibromialgia. Existen otros tratamientos para todas estas afecciones, y también hay alternativas para las benzodiazepinas.

 

6. Opioides

Los analgésicos adictivos, que son responsables de una de las mayores crisis de salud pública en la historia de Estados Unidos, también parecen aumentar el riesgo de depresión. En un estudio, se descubrió que el riesgo de depresión en personas que nunca lo habían tenido aumentó a medida que tomaban opioides por más tiempo, comenzando en aproximadamente 30 días. Las personas con estos trastornos del estado de ánimo corren un mayor riesgo de abusar de los opiáceos.

 

7. Control de natalidad hormonal

Algunos estudios han encontrado una correlación entre los métodos anticonceptivos (que incluyen las píldoras anticonceptivas, los parches, los anillos vaginales y los DIU hormonales) con la depresión o la baja calidad de vida. Los investigadores dicen que los cambios hormonales provocados por estos medicamentos, como una disminución de la testosterona o un aumento de la progesterona pueden jugar un papel. Sin embargo, es importante tomar estos hallazgos con cuidao, y también tener en cuenta que el control de la natalidad puede afectar a cada mujer de manera diferente. Una revisión reciente publicada en Contraception encontró que no existe un vínculo entre la anticoncepción hormonal y la depresión. Además, un estudio publicado el año pasado en Menopause descubrió que el control de la natalidad hormonal en realidad puede proteger a las mujeres de la depresión más adelante en la vida.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis