header print

8 Motivos Para Que Dejes De Consumir Comida Basura

 Hamburguesas, papas fritas, donuts, ¿hay que continuar? Definitivamente, todas estas comidas pueden sonar deliciosas, pero ¿son buenas para nuestra salud? Ha quedado ampliamente demostrado por numerosos estudios que este tipo de comida es densa en calorías y pobre en nutrientes, causante de numerosas enfermedades crónicas y de obesidad. Esta comida es tan perjudicial para la salud, que se ha ganado el apodo de "comida rápida" o "comida basura". Hace años, la comida basura ganó popularidad porque no solo tenía buen sabor, si no porque también era más barata que los alimentos más saludables y más rápida de obtener, ya que no requiere cocinar. Con los alimentos saludables cada vez más accesibles, ¿por qué todavía seguimos consumiendo masivamente la comida basura? Te damos 8 buenos motivos para dejes de hacerlo, o por lo menos, que la reduzcas en tu dieta.
 
Comida basura
 
1. Obesidad
Comida basura
La comida basura juega un papel importante en la epidemia de la obesidad. Para el año 2050, se espera que la tasa de obesidad en los EE. UU. alcance el 42 por ciento, según investigadores de la Universidad de Harvard. Los niños que comen comida rápida como parte regular de sus dietas consumen más grasas, carbohidratos, azúcar procesado y menos fibra que aquellos que no la consumen con tanta regularidad. La comida basura en las dietas de estos niños representa 187 calorías adicionales por día, lo que lleva a 3 kilos adicionales de aumento de peso por año. Además, la obesidad aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes y muchas otras enfermedades crónicas.​
2. Contienen antibióticos y otros químicos
Muchas veces, estas comidas rápidas vienen empaquetadas con varios tipos de productos químicos y antibióticos como butilhidroquinona terciaria (un antioxidante) o dimetilpolisiloxano, todos artificiales. Y no solo se trata de platos a base de carne, incluso las frutas y verduras no se salvan, ya que también contienen pesticidas y productos químicos.
 
3. Causa diabetes
Comida basura
Tus niveles de insulina se elevan cuando consumes azúcares procesados, como los de bebidas gaseosas, harina blanca y otros alimentos desprovistos de fibra y nutrientes necesarios para metabolizar adecuadamente los carbohidratos. Comer comida basura a lo largo del día causa niveles de insulina crónicamente altos, lo que finalmente hace que las células comiencen a ignorar esta importante hormona, lo que da como resultado una condición conocida como resistencia a la insulina. En última instancia, la obesidad y la diabetes tipo 2 pueden aparecer. Desde la década de 1980, la diabetes tipo 2, que fue de mínima aparición, ha aumentado un 15 por ciento.
 
4. Causa depresión
Comida basura
La comida basura puede llevar a la depresión en los adolescentes, según Andrew F. Smith, autor del libro "Comida rápida y comida basura: una enciclopedia de lo que amamos comer". Los cambios hormonales en la pubertad hacen que los adolescentes sean más susceptibles a los cambios de humor y de comportamiento. Una dieta saludable contribuye a mantener los niveles de hormonas equilibrados, mientras que una dieta alta en comida basura no cumple con estos requisitos. El consumo de grasas trans, grasas saturadas y alimentos procesados ​​se asocia con un aumento de hasta el 58 por ciento en el riesgo de depresión.
5. Son fuente de grasas saturadas
Si bien las grasas saturadas de origen animal pasteurizado son aceptables, las grasas saturadas de otras fuentes y las grasas trans no son buenas para las personas. Se sabe que estas dos variantes de grasa causan diversas afecciones cardiovasculares potencialmente mortales, que incluyen apoplejía y arteriosclerosis.
6. Aumenta los niveles de sodio
Comida basura
Los altos niveles de sodio son una característica definitoria de muchos alimentos basura y uno de los factores que contribuyen al consumo excesivo de sal que tipifica la dieta occidental y contribuye a la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas, hepáticas y renales, según Harvard Health Publications. El estadounidense promedio consume de cinco a 10 veces más sal que los 2300 miligramos por día recomendados por las Pautas dietéticas de EE. UU. Teniendo en cuenta las altas tasas de presión arterial alta entre los estadounidenses, ese nivel debería ser incluso más bajo, alrededor de 1500 miligramos por día, para el 70 por ciento de los adultos. Sin embargo, la tendencia desde 1988 muestra que hoy en día menos personas con hipertensión siguen una dieta baja en sodio.

7. Contiene azúcares refinados
Los azúcares refinados son conocidos por agotar los niveles de nutrientes en el cuerpo y obstaculizar los niveles de inmunidad. Estos son bastante diferentes de los azúcares naturales presentes en las frutas. La ausencia de nutrientes perjudica el proceso metabólico, que a su vez puede dejarte en riesgo de un metabolismo tóxico provocado por la falta de oxígeno e incluso podría causar un aumento no deseado en los niveles de azúcar en la sangre y conducir a la diabetes.
8. Deficiencia de nutrientes
Comida basura
El proceso que elimina las vitaminas, los minerales y la fibra convierte a la comida basura en fuente de calorías vacías que los nutricionistas menosprecian. Según la Extensión Cooperativa de la Universidad de New Hampshire, los niños que consumen mucha comida basura pueden desarrollar deficiencias nutricionales que provocan baja energía, cambios de humor, trastornos del sueño y un bajo rendimiento académico, entre otras condiciones de salud.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: