header print

Cómo Enfrentarse a Un Chantaje Emocional

 Una relación saludable se basa en la confianza, el respeto mutuo y una sensación de seguridad. Ambas partes necesitan sentirse valoradas, y que el amor que reciben sea incondicional. Lamentablemente, no todos encuentran la relación perfecta. Como adultos, aprendemos a saber cuando somos egoístas, exigentes y desagradables, y la mayoría de nosotros trabajamos para mejorarnos a nosotros mismos. Esta es una cualidad necesaria en una buena relación, ya sea en el matrimonio, el trabajo, la familia o con los amigos.

Por otro lado, probablemente te has topado con chantajistas emocionales, personas que usan el comportamiento pasivo-agresivo para obtener lo que quieren, o asegurarse de que no digas y hagas algo que no les gusta. No siempre son conscientes de que su comportamiento está perjudicando a otros, o de que lo están haciendo, pero sin duda su comportamiento es inaceptable. Permitir que un chantajista emocional continúe sin control te agotará la energía y autoestima y te condenará a una relación unilateral. Reconoce estas ocho señales de advertencia, y sabrás que estás tratando con un chantajista emocional:

 
1. Usan tus palabras en tu contra
chantaje emocional

El chantajista emocional no puede asumir la responsabilidad de su comportamiento. Una vez que les señales un error, encontrarán una manera de volver las acusaciones hacia ti, haciéndote sentir mal o culpable por hacerlo. Por ejemplo, si haces una queja legítima como "me molesta que no limpiaras la casa después de que dijeras que lo harías", en lugar de disculparse, el chantajjista reconocerá su falta de acción diciendo: "no me hubieras pedido limpiar si supieras cuánto trabajo tengo. ¿Por qué nunca me tomas en consideración?"

Además, podrían ofrecer una disculpa parcial en la línea de "lo siento, pero tuve que trabajar hasta tarde anoche. Debería haberte dicho que me siento cansado y estresado." Este tipo de manipulación es peor que la falta de una disculpa, ya que te hace sentir culpable por preguntar algo.

Si sientes que la disculpa no fue sincera, que la otra persona está siendo defensiva o está tratando de hacer que te sientas culpable, no le dés la satisfacción. Si lo haces, podrás habilitarlos y animarlos a hacerlo de nuevo. Deja claro que una verdadera disculpa es incondicional y es seguida por un cambio de comportamiento para que el problema no se repita.

2. Dicen cosas y después niegan haberlas dicho

El chantajista emocional puede aceptar tu petición e incluso comprometerse a hacer lo que pediste solo para fingir la ignorancia en el momento de la verdad. A menos que tengas una grabación de ellos haciendo la promesa, no hay nada que puedas hacer para demostrarlo, y es tu "mala memoria" contra su palabra. Un chantajista experto retorcerá conversaciones previas para hacerte parecer una persona olvidadiza con demandas irrazonables. Harán que empieces a dudar de ti mismo e incluso te sientas culpable por algo que realmente no hiciste.

Si este es un patrón recurrente, empieza a escribir todo lo que la otra persona promete. Envíalo por correo electrónico a la otra persona para recordarles a ellos que esto es lo que se acordó. Esta acción puede enojar al chantajista que comenzará a dudar de la confianza que se tiene, lo que hará la negación más difícil la próxima vez.

 

3. Ellos usan la culpa para controlarte

chantaje emocional

El chantajista más dañino es el tipo pasivo-agresivo, saben dónde está tu flaqueza emocional y la atacarán hasta que te rindas o te sientas como un perro obediente. Ellos dirán cosas como: "puedes ir al cine sin mí, está bien. Me quedaré en casa y terminaré de doblar la ropa por mi cuenta". "Si realmente quieres pasar tiempo con tus amigas este fin de semana, vete. Simplemente no entiendo cómo se puede dejar a nuestros hijos solos durante tanto tiempo", o incluso "sé que no podemos permitirnos un coche nuevo, nunca tuve un coche nuevo. Supongo que seguiré conduciendo esta vieja pieza de basura".

El chantajjista sabe exactamente cómo desempeñar el papel de la víctima. Ellos te darán una mezcla de culpa y empatía, y dirán cualquier cosa que les ayude a conseguir lo que quieren.

No estás loco. Es el chantajista el que te está volviendo loco. No dejes que te manipulen. No sucumbas a sus exigencias pasivas de los llamamientos de simpatía. Recuérdales que son adultos y que pueden tratar con sus decisiones y acciones.

4. Ellos marginan los problemas y las dificultades

El chantajista emocional no se preocupa realmente por tus problemas a menos, por supuesto, que puedan usarlo como una plataforma para enfatizar sus problemas. El chantajjista dirá cosas como: "¿crees que lo tuviste mal en el tráfico hoy? ¡Imagínate hacer eso todos los días! Estate agradecido de que sólo tuvieras que soportarlo hoy", o "siento oír que tuvieras una pelea con tu madre, pero agradece que tengas una madre. Mi madre falleció, e incluso si estuviera viva hoy, pelearíamos más que tu madre y tú".

Olvídate de tratar de mostrar al chantajista cómo marginaron tus problemas, no lo reconocerán y te harán sentir como una persona egoísta.

Hay muy poco que puedas hacer en este estado aparte de encontrar a alguien que sea más maduro. No expongas tu debilidad a la gente que va a utilizarla en tu contra.

5. Utilizan las emociones como una puerta trasera


En lugar de ser directos, el chantajista emocional evitará la comunicación honesta y en su lugar se basará en un enfoque más pasivo-agresivo. Pueden hablar de ti con otros a tus espaldas, o pedir que otra persona hable contigo en vez de ellos para evitar ser el "hombre malo". Por ejemplo, pueden pedirle a un amigo que te diga que quiere romper contigo o hablar con un amigo y decirles que están descontentos contigo.

El chantajista puede utilizar formas más pasivas para hacerte saber que están enojados o decepcionados. Ellos gemirán, gruñirán, dejarán de responder o harán una declaración de apoyo sin seguirlo con acciones.

Para tu tranquilidad personal, muéstrale al chantajjista que has notado su comportamiento. Su respuesta probablemente será enojada o defensiva, pero al menos sabrán que esta actitud está en ellos. Si este comportamiento se repite, puede ser el momento de aconsejar o incluso formular una estrategia para salir de la relación.

6. A menudo usan la ira

chantaje emocional

Los chantajistas emocionales tratarán de empujar a otros a un rincón usando lenguaje agresivo, amenazas indirectas o incluso ira directa, especialmente si advierten que haces que el otro lado se sienta incómodo. Ellos usarán este método para controlarte y obtener lo que quieren.

En este caso, el objetivo del chantajista es hacer que tu sensación sea incómoda o incluso temerosa, por lo que renunciarás rápidamente. Tu pareja puede golpear las puertas y gritar a cuando haces algo que no les gusta. Con el tiempo, el chantajista aprenderá que todo lo que necesitan hacer para que te rindas es irritar las cosas un poco.

Mientras no haya miedo a la violencia física, hazle saber que tienen ira dentro. Si esto los hace ser más agresivos, sal de la habitación o incluso de la casa. Si se deja desatendido, este comportamiento agresivo puede llegar a ser más destructivo. Exige que acuda a algún tipo de ayuda para que tu pareja se dé cuenta de lo que está haciendo y tal vez cambie su comportamiento.
 

7. Se alimentan de personas sensibles con baja autoestima

Un chantajista emocional busca a las personas vulnerables con el fin de explotarlas, y a menudo buscará una relación que les dé control (a sabiendas y sin saberlo).

Los chantajistas pueden fácilmente decir quién es complaciente con las personas o tiene baja autoestima. El chantajjista puede parecer, al principio, como una persona cariñosa y sensible, pero con el tiempo, poco a poco van a empezar a aprovechar la sensibilidad de la otra persona.

Si sabes que eres una persona sensible y generosa, puedes ser susceptible a los chantajistas emocionales. Aprende a reconocer su comportamiento temprano en la relación. Si ya estás en una relación con un chantajista, puede resultarte difícil romperla. Las personas sensibles a menudo sienten una combinación de enojo, una crisis de lealtad, culpa y una falta de confianza. Quizás puedas necesitar la ayuda de un psicólogo que te ayudará a entender estas emociones y te ayudará a liberarte de tu situación destructiva.

8. Absorben toda la energía de la habitación

chantaje emocional

El chantajista emocional puede entrar en una habitación seguido de una oscura nube. Ellos quieren toda la atención y saben perfectamente bien cómo hacer que todos en la habitación sepan que están molestos. Algunas personas pueden tratar de hablar con el chantajjista para hacer que él, o ella, se sienta mejor. Haciendo preguntas como: "¿estás bien? ¿Sucedió algo?". Servirá como un disparador que el chantajista estaba esperando para aspirar toda la energía y la simpatía de ellos. Una persona sensible que comparte una habitación con un chantajista emocional sentirá cómo se drena su energía.

Si es posible, sal de la habitación y no dejes que absorba tu energía. Si estás atrapado en la habitación con ellos, imagínate rodeado de una impenetrable armadura que te proteja de la negatividad del chantajjista. 

Últimas palabras

Los chantajistas emocionales necesitan tener el control a menudo porque ellos mismos tienen problemas de autoestima. Un chantajjista compensa eso mostrando una fachada de confianza y poder. Sus motivos son casi siempre egoístas, e ignoran el efecto que su comportamiento tiene sobre otras personas. Necesitan sentirse superiores y usarán diferentes formas de manipulación para conseguir lo que quieren.

Sus emociones son las mejores herramientas para luchar contra la extorsión emocional. Mira dentro y pregúntate si sientes que necesitas defenderse constantemente, si a menudo te sientes culpable o incluso molesto. ¿Te encuentras poniendo excusas, dejando a un lado tus emociones y creencias por el bien de la otra persona? Es posible que no lo sientas en este momento, pero recuerda estas señales de advertencia y fíjate si se aplican a tus relaciones en el futuro.

Si sospechas que estás en una relación con un chantajista emocional, este es el momento de hacer algo al respecto. Consulta con un profesional que te ayudará a corroborar o aliviar tus preocupaciones, así como ayudarte a encontrar una manera de salvar la relación. Esperar demasiado tiempo puede significar perder la relación.

Imagen

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: