header print

Los Porqués Para Reducir El Uso De Jabones Antibacterianos

 Los desinfectantes de manos han ganado enorme popularidad en los últimos tiempos. Cada vez somos más conscientes de la importancia de mantener las manos limpias para reducir la transmisión de los gérmenes. Y desde entonces varios productos desinfectantes para las manos han aparecido en el mercado, por lo que es muy habitual ver a la gente frotar sus manos con estos productos.

 

Sin embargo, hay dos preguntas que debemos cuestionarnos:

• ¿Son estos jabones antibacterianos la alternativa adecuada para el lavado de manos?

• ¿Pueden eliminar los gérmenes en situaciones en las que el uso de agua y jabón tradicional es inconveniente?

Mientras que los desinfectantes de manos SÍ matan los gérmenes, es muy importante limitar su uso. Un uso excesivo de estos productos de higiene puede causar una serie de problemas de salud...

Aquí hay 8 razones por las que debe evitar el uso frecuente de desinfectantes para las manos.

1. Ingredientes nocivos: Triclosán

El triclosán, conocido por sus propiedades antibacterianas, se encuentra en la mayoría de los desinfectantes para manos comerciales. Sin embargo, puede causar más daño que beneficio porque contribuiría a que las bacterias se hagan resistentes a los antibióticos.

Un estudio difundido por la revista Microbial Drug Resistance (2006), encontró que el uso de triclosán puede generar un potencial riesgo para la salud pública de "resistencia concomitante a antimicrobianos clínicamente importantes". Otro estudio publicado en Frontiers in Microbiology (2014) también encontró que dicho producto químico está asociado con la resistencia a múltiples fármacos.

Por otra parte, un estudio de 2012 publicado por la National Academy of Sciences (Academia Nacional de Ciencias) señala que el triclosán es un contaminante de preocupación creciente para la salud humana y ambiental. El estudio encontró que este producto químico puede debilitar la contractilidad del músculo cardíaco y esquelético, y afectar negativamente a la salud del músculo.

2. Envenenamiento por alcohol

Incluso los desinfectantes para las manos que no contienen triclosán, no son completamente seguros. Otro ingrediente activo antimicrobiano en desinfectantes para manos es el alcohol. Los desinfectantes para las manos que contienen 65% de alcohol etílico son dañinos cuando se ingieren (sea o no intencionalmente). El alcohol etílico se ha relacionado con la disfunción inmune y la hipersensibilidad, que pueden causar asma y dermatitis crónica.

3. No es efectivo contra el 'Norovirus'
El norovirus, que causa vómitos y diarrea, es muy contagioso y puede infectar a cualquier persona. Los desinfectantes para las manos no son eficaces para protegernos de contraer el norovirus.

Un estudio realizado en 2010 y publicado en Applied and Environmental Microbiology informa que a pesar de todo lo que prometen los desinfectantes basados ​​en alcohol - en cuanto al control de la transmisión de patógenos- son relativamente ineficaces contra el norovirus. Esto refuerza la necesidad de desarrollar nuevos productos que protejan contra este importante grupo de virus.

 

4. No funciona en manos sucias

Después de aplicarnos un desinfectante en las manos, pensamos que están limpias. Pero si tus manos están muy sucias, los desinfectantes no eliminarán todos los residuos o gérmenes. Por esta razón se recomienda lavar las manos con jabón regular y agua tibia. Los desinfectantes para las manos sólo deberían usarse cuando NO se dispone de agua y jabón.

5. Piel seca

Tanto los desinfectantes de manos a base de alcohol como los antibacterianos son dañinos para la piel. El alto contenido de alcohol de algunos desinfectantes puede eliminar la capa externa de aceite natural de la piel. Esto obstaculiza la función de barrera protectora de la piel y causará sequedad cutánea, descamación y enrojecimiento.

Estos jabones antibacterianos para las manos pueden causar sensibilidad en forma de picazón, sensación de ardor o piel seca. De hecho, los niños pequeños no deben usar desinfectantes de manos en exceso o en absoluto, ya que son más propensos a la irritación de la piel.

6. Productos químicos desconocidos agregados para la fragancia

Muchos desinfectantes de manos incluyen fragancias químicas que pueden ser irritantes y se han relacionado con alergias y trastornos hormonales. Evita jabones antibacterianos con fragancia, a menos que en la etiqueta se indique claramente que deriva de aceites esenciales.

7. Desarrollo de alergias

Investigaciones publicadas en Perspectivas de Salud Ambiental (2011) indicaron que los niños menores de 18 años expuestos a triclosán fueron más susceptibles a las alergias estacionales. Los niños exponerse a las bacterias para ser capaces de desarrollar anticuerpos, por lo que ellos especialmente deben reducir el uso de desinfectantes. 

 

8. Productos inflamables

Debido a su alto contenido en alcohol, la mayoría de los líquidos desinfectantes para manos son inflamables. El gel de alcohol puede incendiarse, creando una llama azul translúcida. Tambié se puede formar dióxido de carbono y monóxido de carbono.

Para evitar riesgos de un incendio, debes frotar el gel en tus manos hasta que estén completamente secas - que el alcohol inflamable se haya evaporado. Y alejar este producto de llamas desnudas, incluyendo velas y aparatos de gas.

Jabón y Agua Tibia

Lavarse las manos con jabón y agua tibia ofrece la mejor protección contra gérmenes y bacterias. Sin embargo, cuando esto no es posible, los desinfectantes para las manos como alternativa (usados como se indican en la etiqueta) pueden ofrecer cierta protección y reducir las posibilidades de enfermarse.

Aplica el producto en la palma de una mano y luego frota ambas manos juntas, cubriéndolas por completo. Debes emplear aproximadamente 30 segundos en la fricción para que el líquido se seque completamente. No toques ningún alimento (o cualquier otra cosa) hasta que sus manos estén secas.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: