header print

8 Consejos Para Manejar Con Éxito Una Conversación Difícil

El Redactor: Sandra F.

 

 Todo el mundo teme las conversaciones difíciles. Tener que dar una noticia desagradable, discutir un tema delicado o hablar de una situación que fue ofensiva o hiriente puede ser desalentador. Es posible que se sienta incómodo al tener que poner límites o que le preocupe cómo reaccionará la otra persona. 

Aunque todo esto es completamente natural y normal, estas conversaciones no pueden evitarse del todo. De hecho, posponerlas durante demasiado tiempo puede hacer que el problema se agrave. Discutir asuntos difíciles de forma respetuosa es una parte inmensamente importante de cualquier relación sana, ya sea con un amigo, un empleado, un familiar o una pareja. 

Abordar correctamente las conversaciones difíciles no sólo aumentará las posibilidades de obtener un resultado positivo, sino que también hará que te sientas más tranquilo antes y durante la charla. He aquí algunos consejos esenciales de expertos en salud mental y comunicación que debes tener en cuenta. 


1. Prepárate con antelación y sé lo más claro posible

Consejos para manejar una conversación difícil, mujer pensando

Para preparar la conversación, primero tienes que identificar el problema que vas a plantear. Para ello, hazte las siguientes preguntas:

¿Cuál es exactamente el comportamiento que está causando el problema?
¿Qué impacto tiene ese comportamiento en ti (o en el grupo/organización)?
¿Qué quieres conseguir con esta conversación?


Es importante que mantengas la claridad para ti mismo, de modo que seas capaz de articular la cuestión de forma concisa a la otra parte. La confusión o las dudas pueden hacer que la situación sea más incómoda y que la conversación descarrile en una dirección que no tenías prevista y que no es productiva para resolver el problema en cuestión. 

Utiliza ejemplos concretos de tus preocupaciones y de las cosas que te gustaría que ocurrieran de forma diferente. Evita palabras como "siempre", "nunca", "todo" o "nada". Estas palabras pueden expresar tu frustración, pero generalizan demasiado y no son útiles en el proceso de comunicación. 

 

2. No esperes demasiado tiempo

Consejos para manejar una conversación difícil, Dos hombres hablando

 

Cuando un amigo o un pariente hace algo que te ofende, lo mejor es hablar del problema en el momento en que surge o poco después. Nunca es útil retener los sentimientos de rabia, frustración o resentimiento durante días o semanas, para luego desatarlos de golpe contra otra persona. Discutir un asunto cuando todavía está fresco en tu mente suele hacer que la conversación sea más calmada y con más fundamento. 

 

3. Maneja las emociones

Consejos para manejar una conversación difícil,, mujer llora durante una conversación

 

Como hemos dicho, es posible que llegues a la conversación con una bolsa de emociones como la ira o la frustración. Es importante que expreses lo que sientes, pero intenta no fijarte en esas emociones y dejar que sean las que manden. Habla con la mayor calma posible y en un tono práctico.

Dicho esto, no bloquees por completo las emociones en la conversación. Si la otra persona parece molesta, triste o incluso empieza a llorar, estas emociones deben ser reconocidas y respetadas, no ignoradas.

 

Relacionado: Estos 8 Errores Son Los Mayores Asesinos De La Conversación

 

4. No tengas miedo de los silencios
Consejos para manejar una conversación difícil, pareja en silencio

Habrá momentos en la conversación en los que se produzca un silencio. No dejes que te altere y no te apresures a llenarlos con palabras. Estos silencios son útiles; nos permiten escuchar realmente lo que se ha dicho y dejar que los mensajes se asimilen.

Algunas personas se sienten incómodas con los silencios y eso es comprensible, pero es importante estar preparado para ellos cuando se aborda una conversación delicada. Un flujo constante de palabras puede dar la impresión de que se está hablando demasiado. Una pausa también tiene efectos calmantes y permitir estos momentos probablemente conduzca a un mejor resultado. 


5. Presta toda tu atención a la otra persona

Consejos para manejar una conversación difícil, un hombre escuchando al otro

 

Cuando la otra persona está hablando, escucha conscientemente lo que está diciendo, con la intención de escucharla. Esto es muy diferente a esperar a que la otra persona termine de hablar para poder responder.

Para conseguirlo, debes abordar la conversación con un interés genuino en resolver el problema, en lugar de priorizar la necesidad de tener "razón". Si ves la conversación como una competición en la que tienes que tener razón, significa que la otra persona debe estar necesariamente "equivocada". Este tipo de mentalidad de "lo uno o lo otro" hace que sea mucho menos probable llegar a un entendimiento mutuo. 

Si no estás seguro de lo que ha dicho o querido decir la otra persona, pide una aclaración antes de responder. Por ejemplo: "No estoy seguro de lo que quieres decir. ¿Puedes ayudarme a entenderlo mejor?". Hacer que la otra persona se sienta escuchada evitará que la conversación se convierta en una discusión. 

 

6. Elige el momento y el lugar

Consejos para manejar una conversación difícil, calendario

 

Ya hemos dicho que si tienes que mantener una conversación complicada con alguien, es mejor planificarla que entrar en ella espontáneamente. El momento y el lugar pueden marcar una gran diferencia en la disposición de la otra parte a aceptar y escuchar lo que dices. Elige un lugar relajado y una hora que os venga bien a los dos, para que nadie esté sometido a ninguna tensión externa.

Por ejemplo, si te diriges a la otra persona justo antes de que tenga que cumplir un plazo importante, el estrés adicional al que está sometida puede afectar negativamente a su reacción. Decirle a alguien "tenemos que hablar" ayuda a señalar que hay que reservar tiempo para tener la conversación.

 

Relacionado: 9 Hábitos Que Comparten Todas Las Personas Asertivas

 

7. Darle tiempo

Consejos para manejar una conversación difícil, reloj dejando pasar el tiempo

 

Ten en cuenta que el cambio no se produce de la noche a la mañana. Puede que durante la conversación se produzca un gran avance o un momento revelador, pero lo más probable es que ambas partes necesiten tiempo para digerir y reflexionar. Así que hay que darse  el espacio necesario para ello. No te desanimes si no sientes que todo es perfecto de inmediato. Lo importante es que ambos hayan expresado cómo se sienten de forma respetuosa y esten en sintonía.

 

8. Deja de lado tus suposiciones

Consejos para manejar una conversación difícil,conversación alrededor de una mesa

Aunque conozcas a fondo a una persona, eso no significa que siempre puedas predecir lo que siente y piensa. En última instancia, no puedes controlar cómo reaccionará la otra persona a tu esfuerzo por entablar una conversación desafiante. 

Las personas crecen y cambian, y sus necesidades y expectativas también cambian con el tiempo y deben ser renegociadas. Así que es mejor dejar de lado cualquier suposición antes de iniciar la conversación para tener una mente verdaderamente abierta y aceptar el resultado. 

 

¿Te ha resultado útil este artículo? Compártelo con tus seres queridos.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad