header print

8 Comunes Problemas Con Tu Inodoro Que Debes Solucionar

El Redactor: Ysabel T. L.

 

La limpieza y el mantenimiento del inodoro y sus alrededores es probablemente una de las tareas domésticas más desagradables que existen. Pero si lo descuidas o esperas demasiado cuando notas que algo está mal, puedes terminar con un trabajo de reparación mucho más grande e incluso menos agradable en sus manos. Los problemas de fontanería solo empeoran y se vuelven más costosos cuando los ignoras.

En el siguiente artículo, hemos enumerado 8 problemas comunes de inodoro que deben ser atendidos lo antes posible.
 

1. Inodoro mecedora

Si sientes que tu inodoro no está bien sujeto al piso, no subestimes el problema. Cualquier movimiento del inodoro daña el sello de cera, lo que podría provocar fugas y reparaciones más serias y costosas. Si siente que el inodoro se tambalea pero aún no tiene fugas, el problema se puede solucionar fácilmente.

A veces, un inodoro oscilante se puede arreglar apretando los dos pernos en la base del inodoro llamados pernos de brida o pernos de armario. Ten cuidado al hacer esto, ya que apretar demasiado los pernos puede romper la porcelana quebradiza del inodoro, un problema irreparable.

Un inodoro oscilante también se puede nivelar insertando calzas en los huecos que ha identificado. Es posible que debas ajustarlos y probar algunas posiciones diferentes hasta que el inodoro esté completamente estable. Cuando hayas terminado, recorta las calzas cerca de la base del inodoro tanto como sea necesario con un cuchillo afilado y selle alrededor del inodoro.
 

 

2. Asiento de inodoro agrietado o dañado

 

Reemplazar el asiento del inodoro por uno nuevo es un trabajo tan fácil que simplemente no hay necesidad de soportar la incomodidad de un asiento de inodoro agrietado o dañado. El único problema es que retirar el antiguo puede resultar una tarea frustrante. A menudo, los pernos que sujetan el asiento están tan corroídos que desenroscar las tuercas se vuelve muy difícil.

Utilice un destornillador de cabeza plana para quitar las tapas protectoras sobre los pernos. Trabaje suavemente alrededor de la tapa para quitarla con cuidado y exponer el perno. Una vez que haya quitado la tapa, verá la parte superior del perno que sujeta el asiento del inodoro en su lugar. Debajo del inodoro, notará que los pernos sobresalen. Deben mantenerse firmes con dos nueces. Use sus alicates para mantener las tuercas en su lugar y desatornille los pernos con su destornillador. Y listo, dado que los pernos están sueltos, puede quitar fácilmente el asiento del inodoro viejo y reemplazarlo por uno nuevo.

Relacionado: 8 cosas que no debes tirar por el inodoro


3. Tanque de inodoro sudoroso 3. Tanque de inodoro sudoroso

Si vives en un área donde los veranos son húmedos, puedes notar que el inodoro comienza a “sudar” excesivamente durante los meses cálidos. La condensación se forma en el exterior del tanque y puede gotear, ensuciar o dañar el piso.

Varios fabricantes fabrican aisladores para tanques de inodoros que están destinados a resolver el problema, pero no siempre funcionan muy bien. Una posible solución es secar el aire del baño con un acondicionador de aire o un deshumidificador. Sin embargo, no todo el mundo tiene una de estas unidades o quiere utilizarlas durante todo el verano.

Si ese es el caso, una cosa que puede hacer es instalar una válvula antisudor. Una válvula antisudor agrega un poco de agua caliente a la línea de agua del inodoro, lo que eleva la temperatura del agua en el inodoro lo suficiente como para calentar el tanque y la taza. Eso es todo lo que se necesita para evitar que se forme condensación, incluso en el clima más sofocante.

4. Inodoro en funcionamiento4. Inodoro en funcionamiento

Si bien un inodoro corriendo puede no parecer un gran problema, es importante cuidarlo lo antes posible. Si no se controla, este problema puede desperdiciar cientos de galones de agua y convertirse en una reparación bastante costosa. Sin mencionar ese molesto sonido constante de goteo o agua corriente.

Para saber cómo puede arreglar fácilmente un inodoro que funciona, echa un vistazo a nuestra guía sobre el tema: Repara un inodoro que funciona en poco tiempo con estos 4 consejos.

5. El inodoro no descarga bien5. El inodoro no descarga bien

Si tu inodoro carece de poder de descarga, el culpable más común es en realidad el más obvio. A menudo, los desechos y los escombros pueden formar una obstrucción "parcial" en las tuberías de los inodoros con el tiempo. Estas obstrucciones no son suficientes para detener el flujo de agua por completo, pero pueden ralentizarlo significativamente y provocar una descarga débil.

Una solución es simplemente hundir el inodoro. Usa un desatascador de brida para sumergir tu inodoro durante 10 a 15 segundos. Después de sumergirse, intenta descargar el inodoro nuevamente y observa si hay alguna mejora. Repite el hundimiento dos o tres veces si es necesario, pero ten cuidado de no hundir demasiado.

Si la obstrucción parcial es muy persistente, intenta cerrar el agua del inodoro, enjuagarlo y luego agregar agua caliente (no hirviendo) a la taza. Deja reposar el agua durante varios minutos, luego enjuágala. Para obtener más información sobre cómo desatascar un inodoro sin desatascador, consulta esta guía.

6. Bisagras oxidadas6. Bisagras oxidadas

Los tornillos de las bisagras del asiento del inodoro no tardan mucho en oxidarse, y luego queda polvo de óxido por todo el borde del inodoro cada vez que el asiento golpea. Afortunadamente, existe una manera muy fácil de prevenir esto. Simplemente aplica un poco de esmalte de uñas transparente en las cabezas de los tornillos. Si los tornillos ya están oxidados, rellena los agujeros con masilla.

7. Mango de descarga corroído7. Mango de descarga corroído

Las manijas de descarga defectuosas son a veces la razón por la que un inodoro sigue funcionando. Cuando la manija de descarga se afloja demasiado o se corroe, ya no tira de la solapa hacia arriba ni la deja caer de manera incorrecta.

Reemplazarlo es bastante simple. Simplemente abre el tanque y gire la tuerca de retención hacia la izquierda para aflojarla. Luego retira la manija y la palanca antiguas, desliza la manija nueva en su lugar y enrosca la tuerca de retención.


8. El inodoro no está enmasillado

El calafateo alrededor del inodoro es esencial por dos razones: para asegurarlo al piso y para evitar malos olores. También tiene un aspecto más estético y facilita la limpieza. Si no sella el inodoro, es posible que se sienta oliendo los residuos del agua maloliente de la fregona, el agua de la tina y los desechos corporales.

La mejor manera de hacerlo es calafatear alrededor de la base del inodoro y dejar solo un área pequeña en la parte posterior del inodoro. De esa manera, podrá notar agua en el piso del baño en caso de que el inodoro tenga una fuga.

Comparte estos importantes consejos con otros

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad