header print

10 Formas De Limpiar Fácilmente Tus Paredes

El Redactor: Jessica Quinonez
 De todas las cosas en nuestras casas que necesitan limpieza, las paredes pueden ser las más difíciles de limpiar y, especialmente, mantenerlas limpias. El mosaico detrás de mi estufa se ve permanentemente como un cuadro de Jackson Pollock. Al menos las losas se pueden limpiar con un poco de agua y tela. No hay nada como esa sensación de temor cuando entras en tu casa y ves una huella en tu pared blanca y limpia. Con estas recetas y trucos que puedes hacer en casa, puedes decirle adiós a esa sensación de temor y hacer que tus paredes se vean como nuevas en muy poco tiempo.
 
1. Vinagre de uso múltiple
El vinagre es una composición química extremadamente versátil. Es excelente para limpiar baños y lavabos, pero también puede ser un limpiador ideal para paredes y pisos, especialmente si tus paredes están hechas de materiales más resistentes.
Al mezclar 3 tazas y media de vinagre blanco con medio galón de agua en un balde, obtendrás una solución perfecta para limpiar incluso las manchas más difíciles de tus paredes.
2. Limpiador de azulejos
Si bien las baldosas pueden ser más fáciles de limpiar, la postergación puede ser un gran obstáculo en esta tarea. Esperar demasiado tiempo para limpiar la suciedad, hará que se solidifique.
Mezcla una taza de vinagre blanco, 1 taza de detergente para lavar platos, y para una limpieza adicional y mantener la habitación con un olor fresco, agrega un cuarto de cucharadita de aceite de árbol de té y aceite de eucalipto.
Esta solución es especialmente buena para los azulejos y las paredes de tu baño, y funciona mejor cuando se rocía y luego se limpia con un trapo.
3. Limpiando tu papel tapiz
El polvo y la suciedad acumulados en las esquinas pueden ser un verdadero problema. Si tus paredes están revestidas con papel tapiz, la buena noticia es que hay una solución fácil. Puedes usar una aspiradora pequeña normal para limpiar el papel tapiz y obtener hasta la última telaraña colgada en las esquinas.
Es recomendable hacerlo al menos una vez cada dos meses, si es posible con más frecuencia. Es decir, si deseas evitar que tu casa se vea como si fuera la época de Halloween durante todo el año.
4. El limpiador de paredes casero más simple
La potencia de la mayoría de las soluciones de limpieza generalmente está determinada por su propósito. Por ejemplo, la solución para lavar platos es mucho más fuerte que el jabón para tus manos. Con las paredes, encontrar la solución adecuada puede ser un poco más complicado porque la solución puede tener su propio efecto en la pintura o los azulejos.
Esta mezcla es simple y se puede usar efectivamente en la mayoría de los tipos de material. Todo lo que necesitas es 1 cucharadita de jabón para lavar platos, 1 cucharadita de vinagre y 2 tazas de agua. Mezcla bien y aplica sobre el área manchada con un exfoliante suave.
5. Limpiando marcas de crayones
Cualquier persona con niños estará familiarizada con la intensa tarea de tratar de limpiar las marcas de los crayones o colores de la pared. Una vez que hayas superado el instinto de enmarcar ese trozo de pared y enviar a tu hijo a la escuela de arte más cercana, la pared aún debe limpiarse. La mayoría de los intentos de deshacerse de los rayones terminan extendiendo más el color. La próxima vez, intenta usar un borrador normal de lápiz, frotando suavemente con un movimiento circular. La goma artística también puede ser muy eficaz.
Una vez que la mayor parte de la cera se haya desvanecido, una esponja normal o toallitas para bebés pueden retirar los últimos restos. Si todo lo demás falla, la crema dental sin gel es una excelente opción para probar.
6. Deshacerte de las manchas de agua
Estas pueden ser las cosas más frustrantes para tratar. Por lo general, comienzan a acumularse en el interior de las paredes antes de que eventualmente se filtren hacia afuera y pueden llevar a la acumulación de moho y hongos.
Si mezclas una taza de cloro con un galón de agua, obtendrás una solución limpiadora ingeniosa que se puede usar para enjuagar las manchas. Después de enjuagar con la solución, asegúrate de secar bien el área afectada con un secador.
En caso de que las manchas no se desplacen sin importar cuántas veces las enjuagues, pon una nueva capa de pintura para esa pared y asegúrate de usar una pintura base a prueba de manchas.
7. Limpiando la mugre
Limpiar la mugre es una tarea grave pero necesaria y todos tenemos que lidiar con ella eventualmente. Puedes intentar evitarlo, pero seguirá acumulándose. No te preocupes, tenemos una buena solución para ello.
Necesitarás media taza de vinagre de manzana, un cuarto de taza de bicarbonato de sodio, un galón de agua tibia y, finalmente, una taza de amoníaco para sellar el trato. Mézclalos en un cubo y usa una esponja o un trapo grueso para limpiar todos los lugares sucios.
Solo para estar seguro, asegúrate de limpiar todas las esquinas, bordes y áreas pequeñas como interruptores de luz, donde generalmente se acumula la suciedad y el polvo.
8. Limpiador de bicarbonato de sodio
Si bien la solución que mezclaste anteriormente es fuerte e ideal para limpiar la suciedad gruesa y pesada, para las manchas más normales, pero aún molestas, el bicarbonato de sodio tiene su propia fuerza.
Un cuarto de taza de bicarbonato de sodio mezclado con solo una cucharada de agua crea una mezcla ideal para limpiar las manchas y la suciedad de las paredes pintadas, ya sean látex o semibrillantes. Esta es también una solución fantástica para la salpicadura constante en la cocina.
9. Solución rápida para la grasa
Bueno, si estoy siendo perfectamente honesto, no me emocionó el final de la película. Lo siento, pero algunos chistes malos no se pueden contener.
Regresando a la parte seria, si eres una persona que disfruta de la barbacoa ocasional en casa o tiene niños, de repente encontrarás huellas dactilares grasosas pegadas en las paredes, o rociadas con trozos de salsa. Esto puede ser especialmente difícil de eliminar porque, al igual que con los crayones, la grasa se esparce cuando intentas limpiarla, debido a la presencia de aceites.
Afortunadamente, hay una solución muy rápida para esto. Toma un trozo de tiza y colorea sobre la mancha con ella, hasta que la grasa se cubra con polvo de tiza. Espera unos minutos a que se seque la grasa y luego limpia todo con un paño o esponja húmeda.
10. El pan como una esponja
La próxima vez que encuentres una rebanada de pan con hongos en el centro de la hogaza, corta el hongo y conserva el pan. Será útil la próxima vez que necesites limpiar la suciedad, el polvo, la grasa o lo que sea.
El pan es extremadamente absorbente y tiene una forma de agarrar toda la suciedad. Después de un par de limpiezas iniciales con una rebanada de pan, puedes probar cualquiera de las soluciones anteriores para restregar ligeramente la última mancha en la pared.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad