header print

Descubre Los Benefecios De Estas 9 Semillas En Tu Dieta

 Aunque todos tratamos de mantenernos saludables e incorporar una variedad de frutas y verduras frescas a nuestra dieta, a veces nos olvidamos de incluir algunos de los alimentos más nutritivos para nuestro organismo: las semillas. A pesar de su tamaño, muchas de las semillas comestibles poseen sorprendentes propiedades y enormes beneficios para la salud de tu cuerpo y tu mente. ¡Descúbrelos!
 
1. Semillas de chía
En los últimos años, las semillas de chía han ganado popularidad en todo el mundo por ser consideradas uno de los súperalimentos más beneficiosos y poderosos que podemos encontrar en la naturaleza.
¿Cuál es su composición?
Además de estas cargadas de vitaminas y minerales, las semillas de chía contienen diez veces más fibra que el arroz, ocho veces más omega 3 que el salmón, seis veces más calcio que la leche, y tres veces más hierro que la espinaca. Como si esto fuera poco, la chía posee cantidades extraordinarias de antioxidantes que ayudan a combatir el daño celular. 
¿Por qué deberías incorporarlas?
Consumir semillas de chía ayuda a perder peso, aliviar el dolor articular, prevenir el desarrollo de enfermedades cardíacas y diabetes, y mantener el buen funcionamiento del hígado. Al ser libres de gluten, estas semillas son ideales para las personas que padecen celiaquía. 
¿Cómo puedes incorporarlas?
Gracias a su habilidad para absorber sabores, estas semillas pueden ser incorporadas en una gran variedad de preparaciones. Las siguientes son algunas de nuestras recomendaciones:
  • Cocidas, como guarnición. 
  • En ensaladas, para incorporar más proteína. 
  • Cubierta crocante para empanar pescados o pollos. 
  • En batidos frutales.
  • En panes y galletas horneadas. 

2. Semillas de cáñamo

Además de tener excelentes usos industriales, estas semillas provenientes de la planta Cannabis tienen maravillosos beneficios para la salud. 

¿Cuál es su composición?

Las semillas de cáñamo son la fuente perfecta de los 20 aminoácidos vitales para el organismo, incluyendo los 9 aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo no puede producir de forma natural. Por otro lado, estas semillas son ricas en proteína y una gran variedad de fitoquímicos.

¿Por qué deberías incorporarlas?

Si eres de las personas que se preocupan por su salud, las semillas de cáñamo no deberían faltar en tu dieta. Además de fortalecer el sistema inmune, este alimento ayuda a estimular el sistema cardiovascular, y promover la regeneración celular. Al no contener THC, el compuesto activo de la marihuana, el consumo de estas semillas es completamente legal y seguro. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

El leve sabor a nuez de estas semillas las convierte en una excelente incorporación para una gran variedad de comidas:

  • Molidas para utilizar como harina.
  • Como leche para personas intolerantes a la lactosa. 
  • En masas y pasteles. 
  • Crudas, como snack. 
3. Semillas de granada

Además de ser una fruta bíblica, la granada es una maravillosa fuente de beneficios para la salud. 

¿Cuál es su composición?

Al ser rica en antioxidantes, la granada ayuda a combatir los efectos de los radicales libres, promoviendo la integridad y la salud de las células. Entre estos antioxidantes se encuentran los polifenoles, un nutriente que ayuda a prevenir el cáncer y las enfermedades cardíacas. Al igual que otras frutas de color rojo, la granada es rica en vitamina C, un estimulante natural del sistema inmune. 

¿Por qué deberías incorporarlas?

Los antioxidantes ayudan a prevenir la formación de coágulos, y mantener los componentes de nuestro organismo en óptimo estado. Otro de sus beneficios consiste en el mantenimiento de la elasticidad de los vasos sanguíneos que, a su vez, estimula la circulación de la sangre. Por último, la granada ayuda a mantener la integridad del cartílago en los huesos, previniendo el desarrollo de artritis y otras enfermedades óseas. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Estas deliciosas semillas tienen un gran potencial en la cocina. Con ellas puedes hacer cosas como estas:

  • Incorporarlas en ensaladas verdes.
  • Preparar pollo a la granada. 
  • Preparar jugos naturales. 
  • En tartas y cheesecakes. 
4. Semillas de lino

Durante años, las semillas de lino han sido consumidas para el beneficio de la salud. 

¿Cuál es su composición?

Las semillas de lino son una excelente fuente de fibra alimentaria, un nutriente que ayuda a mantener el funcionamiento óptimo y regular del sistema digestivo. Como si esto fuera poco, el lino posee enormes cantidades de polifenoles y ácido linoleico, dos compuestos que ofrecen enormes beneficios para la salud del cuerpo humano.  

¿Por qué deberías incorporarlas?

El contenido de fibra presente en estas semillas te ayudará a mantener la regularidad del movimiento intestinal, y prolongar la sensación de saciedad por más tiempo. Por otro lado, el ácido linoleico posee poderosas propiedades antiinflamatorias, y la habilidad de detener el desarrollo de tumores hasta cierto grado. Por último, los polifenoles ayudan a regular la producción hormonal del organismo, algo que es de especial importancias en mujeres durante el periodo menstrual o la menopausia. Si quieres conocer más beneficios de esta semilla, haz clic aquí

¿Cómo puedes incorporarlas?

Las semillas de lino son versátiles y fáciles de incorporar en una gran variedad de preparaciones. Para ello, puedes seguir alguna de estas ideas:

  • En ensaladas, para incorporar un crocante. 
  • En panes y galletas horneadas. 
  • En muffins y otros postres.
  • En yogures y batidos frutales. 
 
5. Pepitas de calabaza

La próxima vez que prepares una comida con calabaza, asegúrate de conservar sus semillas para utilizarlas en otras preparaciones e incorporar más nutrientes y proteína.

¿Cuál es su composición?

Las pepitas de calabaza son consideradas como una fuente perfecta de proteína vegetal. De hecho, tan solo 100 gr de estas semillas contienen cerca del 54% de la dosis de proteína recomendada por día. Además, este alimento contiene enormes cantidades de vitamina B, ácido fólico, y triptófano, un compuesto químico que, al ingresar a nuestro cuerpo, es transformado en serotonina, un neurotransmisor encargado de mejorar el humor. 

¿Por qué deberías incorporarlas?

El contenido de ácido fólico y proteínas presente en estas semillas ayuda a construir y reparar el tejido muscular. Por último, el triptófano ayuda a estimular el humor de forma natural. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Estas semillas pueden ser consumidas luego de haber sido tostadas, e incorporadas en una gran variedad de preparaciones. 

  • Como ingrediente crujiente en ensaladas.
  • En sopas.
  • Como parte de una salsa de pesto. 
  • En yogures y quesos. 
6. Semillas de sésamo

Muchas personas creen que la semilla de sésamo es una de las especias más antiguas que existen en el mundo. Además de ser un ingrediente muy utilizado en la gastronomía, estas semillas son una asombrosa fuente de beneficios para la salud. 

¿Cuál es su composición?

Estas semillas son ricas en minerales, como magnesio, hierro, potasio, calcio, zinc, y manganeso, vitamina B, y fibra. Además, su consumo aporta dos compuestos especiales: la sesamina y sesamolina. 

¿Por qué deberías incorporarlas?

La gran variedad de minerales presente en estas semillas las convierte en una bomba nutricional que ayuda a fortalecer los huesos, regular la división celular, y estabilizar los niveles de azúcar y sodio en sangre. Por otro lado, la sesamina y la sesamolina, dos compuestos presentes únicamente en las semillas de sésamo, ayudan a reducir los niveles de colesterol malo. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Los diversos usos de las semillas de sésamo incluyen:

  • Preparación de tahini (pasta de sésamo)
  • Preparación de halva, un dulce a base de miel y pasta de sésamo.
  • Cobertura para panes y galletas. 
  • En yogures y quesos.
7. Semillas de girasol

Además de ser deliciosas, estas nobles semillas son saludables. 

¿Cuál es su composición?

Las semillas de girasol contienen enormes cantidades de vitamina E, un nutriente que ayuda a mantener la salud del sistema cardiovascular, al igual que los fitoesteroles y el magnesio. 

¿Por qué deberías incorporarlas?

La vitamina E ayuda a prevenir y reparar el daño producido en los vasos sanguíneos. Por otro lado, los fitoesteroles ayudan a reducir los niveles de colesterol malo y estimular el sistema inmune. Además, actúan como agentes anticancerígenos naturales. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Aunque estas semillas se encuentran disponibles en la mayoría de las tiendas, te recomendamos evitar las versiones tostadas y saladas. Para incorporarlas, puedes probar preparaciones como estas:

  • Sopas.
  • Ensaladas.
  • Pan.
  • Pollos y pescados.
8. Semillas de Comino

El comino es una especia oriental utilizada principalmente en la gastronomía. Sin embargo, en el último tiempo se han descubierto numerosos beneficios para la salud en esta especia. 

¿Cuál es su composición?

Estas semillas son ricas en hierro, un nutriente beneficioso para la salud del hígado, y una gran variedad de químicos que estimulan la producción de enzimas digestivas. Por otro lado, la importante concentración de antioxidantes presente en este alimento ayuda a combatir el daño celular y prevenir el desarrollo de cáncer.

¿Por qué deberías incorporarlas?

Mientras que el hierro es un mineral altamente beneficioso para la salud del hígado y el sistema circulatorio, las enzimas producidas por el comino ayudan a mejorar y acelerar el proceso digestivo. Además, el comino es recomendado para casos de resfríos o dolor de garganta, ya que ayuda a fortalecer el sistema inmune y combatir las bacterias o virus causantes de la enfermedad. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Aunque las semillas pueden consumirse en la forma original, es más común utilizarlas molidas en la forma de especia. Si quieres realzar el sabor de tus comidas, no dejes de probar estas ideas:

  • Base para comidas de origen indio. 
  • Filete de pescado cubierto con semillas de comino. 
  • Saborizante de guisos y sopas. 
  • Semillas tostadas para ensaladas.
9. Semillas de uva

Aunque la mayoría de las personas prefiere consumir las uvas sin semillas, este pequeño componente de la fruta puede brindarte sorprendentes beneficios para la salud.

¿Cuál es su composición?

Las semillas de uva son ricas en vitamina E, ácido linoleico, y flavonoides, que son compuestos con propiedades fungicidas y antibacterianas. 

¿Por qué deberías incorporarlas? 

Durante siglos, el aceite de semillas de uva ha sido utilizado como medicina natural. Además de ofrecer propiedades antiinflamatorias, estas semillas ayudan a mantener el buen funcionamiento del sistema circulatorio y reducir los síntomas de la diabetes. Como si esto fuera poco, su contenido de antioxidantes ayuda a combatir el daño de los radicales libres. 

¿Cómo puedes incorporarlas?

Debido a que el principal uso de estas semillas es en la forma de aceite, te recomendamos probar las siguientes ideas:

  • Vegetales salteados en aceite de uva. 
  • Quínoa en vinagre balsámico y aceite de uva. 
  • Carne marinada con aceite de uva.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: