header print

Soluciones Para Problemas Con La Limpieza Del Baño

La limpieza del baño es una tarea que a todos nos gustaría evitar, en especial cuando comienzan a surgir problemas inesperados que nos impiden realizar estas tareas correctamente. Para simplificar la vida en el hogar y ahorrar tiempo y dinero, te trajimos soluciones para los 9 problemas más comunes que nos toca enfrentar a la hora de limpiar el baño. 

1- “Mi cortina está cubierta de moho.”
 
Al ser grande y engorrosas, la limpieza de las cortinas puede tornarse más complicada de lo que esperabas. Sin embargo, este problema puede solucionarse con una solución blanqueadora. Para ello deberás mezclar 3.7 litros de agua con una taza de lejía común, y utilizar la preparación para frotar las cortinas, con la ayuda de una esponja y guantes de goma para proteger las manos. Para enjuagar, utiliza el cabezal de la ducha. 
 
 
2- “El revestimiento de la cortina ya no sirve.”
 
No deseches el revestimiento de la cortina (protector) solo por tener acumulación de sarro y moho. Para prolongar el uso de este accesorio, te recomendamos lavarlo a máquina, con 1 taza del jabón para la ropa común y media taza de vinagre. Para finalizar, pásalo por el secador durante 20 minutos.  
 
 
3- “El grifo tiene un color opaco.”
 
Con este simple truco no tendrás que correr a comprar un costoso producto anti-sarro. Prepara una pasta con partes iguales de bicarbonato de sodio y jugo de limón y, con la ayuda de un cepillo de dientes viejo, utilízala para frotar el grifo y otros elementos fijos de metal. Deja que la pasta se seque por unos minutos y luego repasa la superficie con un trapo limpio.
 
 
4- “Los rincones del baño son difíciles de limpiar.”
 
Los cepillos de dientes viejos son los mejores aliados en la limpieza de los rincones más pequeños del baño. Humedece el cepillo con una solución a base de jugo de limón, vinagre y bicarbonato de sodio, y frota a superficie que deseas limpiar, de manera de remover la suciedad más difícil. Luego puedes finalizar con un trapo o una esponja. 
 
 
5- “El lavabo y el grifo están llenos de depósitos de sarro.”
 
Debido a que a nadie le gusta ver su baño cubierto de sarro y depósitos minerales, te trajimos un simple truco que te ayudará a eliminarlo. Antes de irte a dormir, toma unas hojas de papel de cocina y sumérgelas en vinagre. Luego escúrrelas y utilízalas para envolver el grifo. Por la mañana, retira las capas de papel y limpia la superficie con una esponja y una solución a base de agua y detergente. 
 
 
6- “La bañera está cubierta por una capa de suciedad.”
 
Si la bañera está cubierta por una capa de residuos de jabón y depósitos minerales, podrás dejarla como nueva siguiendo estos simples pasos. Prepara una pasta con agua oxigenada y bicarbonato de sodio y aplícala sobre la superficie de la bañera, dejándola actuar durante 30 minutos. Una vez transcurrido el tiempo, enjuaga con agua tibia y repasa la superficie con un lustra muebles, de manera de prevenir la acumulación de residuos. 
 
 
7- “Las puertas de la ducha tienen un color paco.”
 
Con algunos ingredientes accesibles y económicos podrás dejar las puertas de la ducha impecables, sin invertir demasiado tiempo o esfuerzo. Rocía la puerta con vinagre y déjalo actuar durante unos minutos. Luego aplica una pasta, preparada con bicarbonato de sodio, sal y agua, y frota la superficie con la ayuda de una esponja. Para finalizar enjuaga con agua tibia. 
 
8- “El relleno de los azulejos está cubierto de moho.”
 
Si planeas dejar tu baño como nuevo, no debes olvidarte de los azulejos. Aunque es muy común encontrar moho en las hendiduras de los azulejos, la mala noticia es que los hongos son expertos en propagación rápida. Para evitar que tu baño sea invadido por el moho, vierte vinagre concentrado dentro de un recipiente, sumerge un cepillo de dientes viejo, y utilízalo para limpiar los azulejos y las hendiduras. Para finalizar enjuaga con agua tibia y retoca el relleno de los azulejos con un poco de pasta dental.
 
 
 
9- “No puedo destapar el cabezal de la ducha.”
 
Si, al tomar un baño, notas que la presión del agua comienza a disminuir, lo más probable es que el cabezal esté obstruido por depósitos minerales. Para solucionar este problema, toma una bolsa de plástico, y llénala con una taza de vinagre. Luego, coloca el cabezal dentro de la bolsa y sujétalo con una bandita elástica. Deja que el producto actúe durante una hora y luego termina de limpiar con un cepillo de dientes viejo y una solución a base de agua y detergente. 
 
 
Artículo original: Rd
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: