header print

La Ciencia Detrás Del Enamoramiento…

Cuando se trata de amor, la mayoría de nosotros opta por seguir a su corazón en lugar de escuchar lo que su cerebro tiene para decir sobre su posible pareja. Sin embargo, hoy descubrirás que el acto de enamorarse está más relacionado con el cerebro de lo que imaginabas, después de todo, el enamoramiento, la atracción y la excitación son respuestas químicas iniciadas en el cerebro…

1- Enamoramiento: la respuesta química

La primera vez que viste al amor de tu vida, seguramente hayas sentido el sudor corriendo por tu frente, el calor subiendo hacia el rostro y un flechazo en el corazón que te dijo que eso era amor a primera vista. Todas estas reacciones se producen gracias a una respuesta química iniciada por el cerebro. 
De acuerdo con los psicólogos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, la primera vez que una persona establece contacto visual con el hombre o la mujer de sus sueños en un lugar colmado de gente, el cerebro libera tres químicos principales: dopamina, oxitocina y opiáceo. 

2- Dopamina: el químico de la excitación

La famosa investigadora Helen Fisher dedicó su carrera al estudio de la respuesta cerebral de las personas que se enamoran de forma apasionada. En sus investigaciones, Helen descubrió que el ingrediente principal en el cóctel del amor es la dopamina, un químico en el cerebro que produce las sensaciones de excitación, placer y euforia, y que también es liberado luego de tener relaciones sexuales o consumir drogas.
Un estudio publicado en el Instituto Nacional de Salud y llevado a cabo tanto en aves como en mamíferos descubrió que la atracción romántica es guiada por el sistema de recompensa dopaminérgico. Utilizando imágenes por resonancia magnética, los científicos monitorearon la excitación, el apetito sexual y la motivación romántica de 17 personas enamoradas, y descubrieron que la atracción hacia el objeto de afección se genera por primera vez en las áreas del cerebro ricas en dopamina y asociadas con la recompensa y la motivación.
 

3- Oxitocina: el químico de los abrazos

Los psicólogos de la Universidad Bar-Ilan, en Israel, conciben a la oxitocina como la “hormona de los abrazos” y el secreto para un amor duradero por diversas razones. La oxitocina es el mismo químico liberado por una madre y su hijo durante el periodo de vinculación afectiva. 
Sin embargo, la oxitocina también se libera en parejas enamoradas. La investigación publicada por el Psicólogo y Profesor Ruth Feldman, de la Universidad Bar-Ilan, afirma que “cuando las parejas se enamoran, el aumento de los niveles de oxitocina alcanzó los niveles más altos jamás encontrados.” De acuerdo con el Dr. Feldman, las personas en las primeras etapas de enamoramiento liberan un 50% más de oxitocina que las mujeres embarazadas.

4- Opiáceo: el químico de la calidez

De acuerdo con investigaciones psicológicas llevadas a cabo en la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, en Atlanta, el opiáceo, el mismo químico liberado al tener relaciones sexuales o consumir drogas, como la heroína, nos brinda una sensación de comodidad, calidez, seguridad y protección. 
El opiáceo, junto con la oxitocina y la dopamina, es el elemento final que desencadena el sistema de recompensa en nuestro cerebro y nos conduce en dirección hacia el amor con una serie de pistas visuales, auditivas u olfativas.
 

5- Adrenalina: el golpe del amor

El término “golpe de amor” puede ser explicado por medio del neurotransmisor llamado adrenalina. Según el Dr. Reginald Ho, del Hospital Universitario Thomas Jefferson, los sentimientos de amor desencadenan una respuesta de estrés, elevando los niveles de adrenalina y cortisol. 
Por ejemplo, mientras esperas una cita con tu media naranja, lo más probable es que aumente tu frecuencia cardíaca, que tus manos comiencen a sudar y que tu rostro se vuelva rojo como un tomate.

6- Serotonina: el químico del enamorado

De acuerdo con Helen Fisher, una investigadora que estudio las reacciones bioquímicas del amor en todas sus manifestaciones, es imposible olvidarse de la serotonina cuando se trata de una conexión amorosa profunda. 
Fisher afirma que este químico hace que la persona se quede pensando en su enamorado sin prestar atención al resto de las cosas que lo rodean. De acuerdo con un estudio publicado por el Instituto Nacional de Salud de Italia, demuestra que el amor produce un impacto en el sistema de serotonina, por el cual el pensamiento “obsesivo-compulsivo” sobre el enamorado pasa a tomar control de las ondas cerebrales.
 

Conclusión: “El amor es como una droga”

Después de analizar todos estos datos, la comparación del amor con una droga o una adicción no es tan errada, explica la neurocientífica Dr. Stephanie Ortigue, quien en un estudio sobre la neurociencia del amor determinó que este sentimiento puede ocurrir en menos de un segundo.

Este fenómeno de “amor a primera vista” es en realidad una mezcla de químicos que provocan una sensación de euforia en el cerebro que nos golpea como un flechazo de cupido.
 
Artículo original: Activebeat
Fuente imágenes: Pixabay
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: