header print

Una Lección Para Manejar El Estrés

Una joven mujer entró a una sala de conferencias para dar una charla sobre técnicas para manejar el estrés. Debido a que en su mano derecha llevaba un vaso con agua, la mayoría de las personas en la audiencia esperaban la clásica pregunta: ¿Ven el vaso medio lleno o vacío? Sin embargo, la mujer sorprendió al público con otra pregunta: “¿Cuán pesado es este vaso de agua?

La mayoría de las respuestas estimaron entre 250 y 500 gr.
 

La mujer respondió: “El peso exacto no es relevante, lo que importa es por cuánto tiempo lo sostengo. Si lo hago por un minuto, no habría problema. Si lo hago por una hora, probablemente sienta dolor en el brazo, pero si lo sostengo durante todo el día, lo más factible es que tengan que llamar a una ambulancia. Aunque en todos los casos el peso es el mismo, cuanto más tiempo lo sostengo, más pesado se vuelve.”

Luego, agregó: “Lo mismo sucede con el estrés. Si cargamos con nuestras preocupaciones todo el tiempo, tarde o temprano se volverán cada vez más pesadas, hasta el punto de no poder continuar cargándolas.”

“Al igual que el vaso de agua, las preocupaciones deben ponerse a un lado por un tiempo, de manera que podamos descansar antes de volver a cargarlas. Una vez que nos sentimos renovados, podemos continuar el trayecto, manejando el estrés y las preocupaciones con mayor efectividad y por más tiempo.

Por eso, tan pronto como lleguen a casa, pongan sus preocupaciones a un costado, no las lleven a la cena o a la cama. Resérvenlas durante la noche, y vuelvan a recogerlas por la mañana.

Sin importar las preocupaciones y responsabilidades que cargues en tu presente, debes proponerte apartarlas de tu vida por un momento, y retomarlas una vez que hayas descansado el cuerpo y la mente. ¡La vida es corta, así que maneja el estrés y disfrútala!”

Recuerda, la presencia del estrés en la vida depende de nosotros mismos.

1- Acepta el hecho de que algunos días eres la paloma y otros la estatua.

2- Intenta que tus palabras siempre sean suaves y dulces en caso de que en el algún  momento tengas que tragarlas.

3- Manéjate con cuidado, no son solo los autos los que pueden ser reconocidos por sus fabricantes.
4- Si le prestaste $50 a alguien que nunca volviste a ver, probablemente valió la pena el gasto.

5- Nunca compres un auto que no puedas empujar.

6- Nunca pongas todos los huevos en una misma canasta. 

7- A nadie le importa si no sabes bailar. Solo levántate y baila.

8- No por mucho madrugar se amanece más temprano. 

9- Aunque el miedo puede mantenernos despiertos durante la noche, la fe puede resultar una buena almohada.

10- Lo más importante no es lo que sucede sino la forma que eliges de reaccionar.

11- Preocuparse por algo sobre lo que no tienes control no tiene sentido. Si tienes el control, puedes hacer algo en lugar de preocuparte.

12- Cuando se trata de estrés, recuerda que no vale la pena preocuparse por cosas pequeñas, y que casi todas las cosas en esta vida son pequeñas.

13- El sol siempre vuelve a brillar después de la tormenta.

14- La mente es más poderosa de lo que tú crees.

15- Tú tienes la opción de elegir entre un pensamiento u otro.

16- Los pensamientos positivos pueden superar las situaciones más adversas.

17- No caigas en las brasas por huir de las cenizas.

¡Comparte este motivador mensaje con todos tus amigos!
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: