header print

Cómo Almacenar Las Frutas y Verduras Correctamente

 Si compras frutas y verduras regularmente, notarás que comienzan a marchitarse pasados solo un par de días. Sin embargo, puedes evitar que esto suceda teniendo en cuenta estas reglas de almacenamiento inteligente:

 


1. Los pepinos por una parte

almacear fruta y verdura

La mayoría de las frutas como los tomates, las bananas y los melones producen gas etileno, un agente de maduración que acelera el deterioro. Los pepinos son especialmente sensibles al gas etileno y deberán almacenarse por sí solos. Se almacenan mejor en el mostrador, en comparación con el cajón de verduras con frutas que despiden gases. Pero si prefieres los pepinos fríos, puedes guardarlos durante unos días en la nevera (lejos de las frutas).

 

2. Trata a las hierbas como flores frescas

¿Intentando reducir la sal? Las hierbas son una excelente manera de agregar sabor a un plato, solo asegúrate de no guardarlas en el refrigerador. Las hierbas frescas deben almacenarse como flores recién cortadas. Primero, asegúrate de que las hojas estén completamente secas. Luego, corta las puntas y coloca las hierbas en un vaso o jarra con agua. La mayoría de las hierbas duran más cuando se almacenan en la nevera de esta manera. Sin embargo, la albahaca prefiere almacenarse a temperatura ambiente, pero será mejor colocarla en un recipiente con agua. Cuando el agua se ponga marrón, cámbiala. La mayoría de las hierbas almacenadas de esta manera duran hasta dos semanas.

3. Calabazas no van con manzanas y peras

almacear fruta y verdura

Mientras que las calabazas son conocidas por tener una larga vida útil, las manzanas y otras frutas de otoño, como las peras, no deben almacenarse junto a ellas, ya que harán que la calabaza se ponga amarilla y mal. Las calabazas se mantienen a temperaturas entre 50 y 55 grados Fahrenheit, más frías que la temperatura ambiente, aunque no tan frías como la nevera. Las calabazas grandes se mantendrán hasta 6 meses. Sin embargo, debes vigilar a las más pequeñas, que generalmente duran unos tres meses.

 

4. Embala los vegetales de raíz

Las hortalizas de raíz como las zanahorias, los ñames, el colinabo, la remolacha y la cebolla son algunos de los vegetales más ricos en nutrientes que comemos, ya que absorben los nutrientes del suelo. Para mantener los buenos nutrientes, guarda estos vegetales en un lugar fresco, oscuro y húmedo. Un sótano es el más ideal, pero como la mayoría de nosotros no tenemos uno, el siguiente mejor lugar es en una bolsa de papel o de plástico en el cajón. Si los arrojas en la nevera, se ablandarán y se pudren mucho más rápido.

 

 

5. Dale un baño a las bayas

almacear fruta y verdura

Las bayas son dulces y fáciles de comer, pero pueden enmohecerse si no se almacenan adecuadamente. Lo mejor es evitar lavarlas hasta que estén listas para comerlas porque la humedad es igual al moho. También puedes prolongar su vida unos días remojando las bayas en una solución de una taza de vinagre a tres tazas de agua. Déjalas remojar brevemente y enjuaga suavemente en un colador. El vinagre obstaculizará el crecimiento de moho. Pero asegúrate de secarlas completamente colocándolas sobre una toalla de papel y secándolas suavemente. Guarda las bayas en un recipiente bien ventilado o deja la tapa parcialmente abierta.

 

6. Separa manzanas y naranjas

No todos nos llevamos bien, y las manzanas y las naranjas son dos de esos ejemplos. Las frutas emiten un gas llamado etileno, el agente de maduración que conducirá a un deterioro más rápido del producto que lo rodea. Si deseas prolongar su vida útil, guarda las manzanas en la nevera. Las naranjas almacenadas en la nevera, lejos de las manzanas, deben colocarse en una bolsa de malla que permita que el aire circule alrededor de ellas. Las bolsas de plástico hacen que las naranjas tengan moho.

 

7. Rompe los plátanos

almacear fruta y verdura

Los racimos de bananas provocan que maduren al mismo tiempo. Entonces, a menos que estés comiendo plátanos o bananas por dos días seguidos, la solución será romper el racimo y almacenarlos en un frutero en el mostrador para que maduren, o en la nevera para retrasar el proceso de maduración. Si ya es tarde utilízalos en pan de plátano o colócalos en el congelador para hacer helado de plátano.

 

8. No mezcles cebollas y patatas

Las cebollas harán que las papas se pongan feas, por lo que es mejor guardar artículos como papas y calabazas en una canasta de mimbre abierta en un lugar fresco y oscuro, esto preservará la frescura. También se pueden almacenar en una bolsa de papel, pero idealmente, en un contenedor, donde la humedad o la condensación no se acumulan, lo que hace que se vuelvan blandos o malos, más rápido. El ajo y la cebolla se pueden almacenar uno al lado del otro sin madurar ni estropearse, pero se deben almacenar en un espacio bien ventilado.

 

9. Madura los aguacates al lado de los plátanos

almacear fruta y verdura

De acuerdo con una encuesta realizada por Pollock Communications y la publicación comercial Today's Dietitian, el aguacate es el número dos en la lista de los 10 mejores alimentos para 2017. Los aguacates pueden ser caros y deben almacenarse correctamente. Si no está maduro, guárdalo junto a los plátanos. Los gases liberados de los plátanos promueven la maduración. Si necesitas prolongar la vida útil de un aguacate, guárdalo en el refrigerador, para disminuir el proceso de maduración de manera significativa.

 

10. No guardes los tomates en el refrigerador

Demasiado tiempo en la nevera puede hacer que los tomates sean blandos y de sabor suave. Se pueden almacenar durante aproximadamente dos o tres días, pero cuando se mantienen a temperatura ambiente tienen más sabor. Idealmente, guárdalos en la encimera.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis