header print

Todo Sobre La Famosa e Historica Goma De Mascar

El Redactor: Sandra F.
 El chicle tiene una amplia historia y muchos significados culturales. Se considera de mala educación masticarlo delante de otra persona, pero las empresas de higiene bucal juran sus beneficios para la salud, especialmente cuando se mastica después de comer. Su presencia pegajosa recubre la parte inferior de las mesas de los colegios, las colas de las cajas de los supermercados y las suelas de nuestros zapatos en un caluroso día de verano. Aunque es irritante, hay numerosas formas de quitar el chicle de la ropa. Pero en este artículo nos adentraremos en los beneficios para la salud científicamente probados del chicle.

¿De qué está hecho el chicle?
Masticar chicle, hombre llevandose un chicle  a la boca
 

Cada empresa de caramelos tiene su propia receta secreta, pero la base de todos los chicles es la misma: una base de goma que se mantiene unida con resina, conservantes, aceites o ceras que impiden que la goma se endurezca, rellenos como el carbonato de calcio que añaden textura, así como colorantes y sabores añadidos. Algunos edulcorantes artificiales conocidos son el aspartamo, la sacarina, la sucralosa, el manitol, el maltitol, el sorbitol y el xilitol. Hablaremos de los beneficios del xilitol más adelante en el artículo. Puedes consultar este post que muestra el proceso de elaboración de la goma de mascar.

Masticar chicle se remonta a culturas antiguas como los mayas, los aztecas e incluso los antiguos griegos, mucho antes de la invención del caucho. ¿Qué masticaban entonces nuestros antepasados? Masticaban chicle, la resina de látex cruda que proviene del árbol de la Sapodilla. El árbol produce esta savia insípida e inodora para protegerse de las heridas.

 

¿Cuáles son los beneficios para la salud de la goma de mascar?

masticar chicle, cepillo de dientes rosa rodeado de chicles,

Reducir el estrés y potenciar la memoria
El único placer sensorial que perdura desde la infancia hasta la edad adulta es masticar. Nos calma tanto como a nuestros bebés. Intenta recordar un momento de tu vida en el que no pudieras masticar alimentos sólidos. ¿Qué tan miserable fue eso? Masticar chicle aumenta el flujo de sangre y oxígeno al cerebro, lo que, a su vez, aumenta el funcionamiento cerebral. Ayuda a calmar y agudizar la mente, además de mantenerte alerta cuando tienes sueño.

 

Ayuda a la salud bucal y reduce la acidez
Además, masticar chicle aumenta la producción de saliva, lo que ayuda a reducir la acidez en la boca y el esófago. Esto protege el esmalte de los dientes y alivia los síntomas de acidez o reflujo ácido, siempre y cuando el chicle que se mastique sea sin azúcar o contenga xilitol. El xilitol es un alcohol de azúcar que no alimenta las bacterias de la boca como lo hace el azúcar procesado. Impide el crecimiento de las bacterias que causan la caries y el mal aliento, como demuestran las investigaciones. Los resultados son claros: "el chicle que contiene xilitol inhibe el aumento de las bacterias salivales totales durante un corto periodo de tiempo en el que la composición microbiana salival no se ve afectada".

Y por último, masticar chicle puede ayudarte con las náuseas, especialmente si es un chicle de menta natural o de jengibre. Según WebMD, "esto es especialmente cierto para los mareos por movimiento y las náuseas matutinas durante el embarazo". Algunos estudios incluso han descubierto que masticar chicle ayuda a la recuperación intestinal después de una cesárea.

Ahora, abordemos el elefante en la habitación: ¿qué sucede cuando nos tragamos por error un chicle? Este vídeo lo explica.

No te pases del límite

mujer comiendo chicle
Como con todo lo que consumimos, y queremos decir todo, el veneno está en la dosis. Demasiado de cualquier cosa es demasiado, así que no vayas a mascar chicle cada hora del día, ya que puede dañar tu mandíbula o tu sistema digestivo. Para que quede claro, mascar chicle durante algunos minutos  completamente racional y no se considera excesivo. La única reserva a esta afirmación es para las personas que padecen el síndrome del intestino irritable (SII), que pueden sufrir síntomas digestivos causados por los edulcorantes artificiales.
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad