header print

15 Signos De Ansiedad En Los Niños

El Redactor: Jessica Quinonez
 Cuando los niños están preocupados o se sienten ansiosos, no siempre tienen el coraje de decírselo a alguien, y esto puede ser una pesadilla absoluta para los padres preocupados. Afortunadamente, hay muchos signos diferentes, aunque bastante sutiles, que pueden ayudar a los padres a tener una idea de que algo puede estar mal, y aquí hay 15 de los más comunes:
 
 
1. Tratan de complacer a todos

Los niños que sufren de ansiedad pueden terminar por complacer a las personas por temor a decepcionar a alguien que aman. Julia Colangelo, LCSW, una terapeuta cognitivo-conductual, dice que los padres deben tratar de aumentar la autoestima y la asertividad de sus hijos tomando "algunas clases de coaching para aprender cómo desarrollar estas habilidades (en sus hijos) si se dan cuenta de que su hijo está siempre “siendo empujado” o no pidiendo lo que quieren o necesitan ".

2. Pedir el iPad más de lo habitual
 
Si bien a muchos niños les encanta jugar videojuegos, los que sufren de ansiedad pueden terminar sentados frente a las pantallas más a menudo, como una forma de escapar. El terapeuta principal del Centro de Tratamiento Cognitivo Conductual de Chicago, Dan Mortenson, PhD, dice que "el uso excesivo de actividades basadas en la pantalla a menudo puede ser una señal de que un niño está luchando y tratando de escapar de las emociones difíciles". Si tu hijo está pasando por esto, intenta interactuar con ellos mientras hacen uso de la tecnología, jugando o haciéndoles preguntas.
 
 
3. Se lava las manos con demasiada frecuencia

La ansiedad a menudo se manifiesta a través de rituales físicos obsesivos, como lavarse las manos. Otros tipos de rituales incluyen morderse las uñas, rascarse el cuero cabelludo, cantar, agitar las manos y la sudoración. Trata de alentar a los niños ansiosos a que desarrollen mecanismos de afrontamiento adecuados, como llevar un diario o meditar.
4. De repente quiere dormir en tu cama
Los niños ansiosos a menudo tienen problemas para conciliar el sueño o pueden seguir despertándose durante la noche. Es por eso que de repente pueden seguir pidiendo dormir en la cama de sus padres todas las noches. Si esto sucede, es esencial seguir una rutina rígida a la hora de acostarse de la que también los padres sean parte, esta puede incluir leer juntos, escuchar música relajante o incluso bañar a los niños pequeños.
 
5. Rechaza su comida favorita

Según un estudio de 2015 publicado en Pediatrics, los patrones de alimentación selectiva moderada y grave pueden estar asociados con la ansiedad. Para algunos niños, las sensibilidades sensoriales no diagnosticadas pueden jugar un papel importante en la ansiedad hacia nuevos tipos de alimentos. Es esencial que los padres hablen con un pediatra tan pronto como notan cambios en los patrones de alimentación o aumenten las aversiones a la comida.
 
6. Se aleja de su mejor amigo
 
Si un niño que alguna vez fue sumamente social ahora prefiere pasar tiempo solo, puede ser un signo de depresión y ansiedad. Colangelo aconseja a los padres que "exploren formas de involucrar a sus hijos uno a uno con otros niños o hermanos", como a través de deportes de equipo, grupos de juego u otras actividades sociales.
7. Se queja de dolores y molestias

De acuerdo con Rebecca R. Berry, Ph.D, profesora Clínica de Psiquiatría Infantil y Adolescente en el Centro de Estudios Infantiles del Hospital de Niños Hassenfeld en NYU Langone, los niños a menudo expresan su ansiedad a través de misteriosos dolores y molestias, que a menudo provienen del estómago o la cabeza. . Ella dice que los padres pueden aliviar el dolor relacionado con la ansiedad ayudando a sus hijos a "tolerar los sentimientos físicos incómodos que pueden acompañar al estrés", como por ejemplo mediante ejercicios de respiración profunda.

8. Se sujeta de tu cadera

Si un niño independiente de repente se vuelve más dependiente y emocionalmente unido a uno de sus padres, entonces esto podría ser un signo de ansiedad. Los padres deben ser conscientes de cómo los cambios recientes están afectando la vida de un niño, y siempre deben asegurarse de darles una respuesta tranquilizadora.
 
9. Hace preguntas sobre todo
 
Si tu hijo parece estar haciendo muchas preguntas para tranquilizarse, en lugar de por curiosidad general, entonces podría estar sufriendo de ansiedad. Los padres pueden ayudar a sus hijos haciéndoles preguntas sin entrometerse, para ayudarlos a identificar de dónde provienen sus temores y preocupaciones.
10. Tiene problemas para hacer la tarea

Si tu hijo a menudo deja de hacer sus tareas, esto puede deberse a que esté preocupado por no hacerlo correctamente. Todo lo que necesitas hacer para motivarlo es ofrecerle una mano amiga. Cuando un niño sabe que a alguien le importa lo suficiente como para renunciar a su tiempo por ellos, por lo general, empezarán a sentirse mucho mejor.

11. Tiene dificultad para ir al baño
 
Si tu niño entrenado para ir al baño de repente comienza a estreñirse, mojar la cama o rehusarse a usar el baño, entonces esto puede ser un signo de ansiedad. Cuando esto sucede, los padres deben evitar regañar al niño, pero deben ofrecer un oído prestado para cuando estén listos para hablar. De esta manera, tu hijo sabrá que puede acudir a ti cuando lo desee sin temor a ser juzgado.
 
12. Esquiva las actividades después de la escuela

Los niños ansiosos a menudo tienden a esquivar las actividades después de la escuela para quedarse en casa solos, donde se sentirán seguros y protegidos. Si esto sucede, es importante validar las inquietudes de tu hijo y negociar un equilibrio adecuado, como solo asistir a actividades en las que parecen tener un talento natural.
 
13. Parece agotado después de la escuela

La fatiga extrema es uno de los síntomas principales de la ansiedad. Si la vida escolar parece estar agotando psicológica y físicamente a tu hijo, es posible que tengas que encontrar tiempo para ayudarlo a relajarse de una manera constructiva cuando regrese de la escuela.

14. Lucha irrealmente por la perfección

Si la diligencia de un niño comienza a parecerse al perfeccionismo, entonces la ansiedad podría ser la culpable. Si el enfoque de tu hijo en el éxito académico parece estar obstaculizando el desarrollo de otras actividades importantes, es posible que debas sentarte con tu hijo y tener una buena charla que ponga en perspectiva todos sus objetivos.
 
15. De repente se vuelve irritable

Si tu hijo experimenta regularmente cambios de humor repentinos e intensos, entonces la ansiedad podría ser la causa. Cuando notes que esto sucede, intenta entablar conversación con tu hijo, lo que te ayudará a identificar la causa exacta de sus preocupaciones y comportamiento.
 

Fuente

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad