header print

Algunas Formas Excelentes Y Baratas De Eliminar El Óxido Del Metal

 
A menos que desees que tus pertenencias tengan una apariencia 'antigua', entonces el óxido es una molestia con la que todos tenemos que lidiar. Desafortunadamente, es inevitable que la mayoría de nuestros objetos metálicos, incluidas las herramientas, los utensilios de cocina y los objetos decorativos del jardín, eviten este problema común con el tiempo, lo que nos cuesta dinero y nos causa irritación. Pero no temas, hay una serie de remedios caseros que puedes usar para eliminar el óxido de tus artículos preciosos, y todos son baratos, fáciles y libres de toxinas.
 
Formas Excelentes Y Baratas De Eliminar El Óxido Del Metal

¿Qué es el óxido?

El óxido es el nombre común del "óxido de hierro", que se forma en el hierro (o aleaciones de hierro como el acero) cuando se exponen a la humedad y al oxígeno durante un período prolongado de tiempo. Se desarrolla cuando el oxígeno se mezcla con los átomos del metal, creando un compuesto completamente nuevo que debilita los enlaces químicos del metal.

El desencadenante principal de este proceso es el agua, que penetra en las grietas microscópicas de la superficie del metal y reacciona con otros elementos para formar ácidos. Estos ácidos aceleran el proceso de oxidación y hacen que más superficie del metal se vea expuesta a la oxidación. Cuando se forma, el óxido es escamoso y proporciona poca protección para el metal que está debajo, lo que provoca su degeneración progresiva. Con el tiempo, un objeto expuesto a este proceso finalmente se desintegrará por completo.

 

Maneras en que puedes eliminar el óxido

Hay sustancias químicas disponibles que pueden eliminar el óxido, pero tienden a ser caras y perjudiciales para el medio ambiente. A menudo, debes probar algunos de estos productos en el mismo artículo antes de descubrir uno que funcione, lo que puede aumentar tus gastos. Estas soluciones naturales brindan una excelente alternativa económica y ecológica que puedes probar en tu hogar.

1. Vinagre Blanco

Un aliado confiable contra una serie de problemas comunes, el vinagre blanco también reacciona con el óxido para disolverlo del metal. Esto tomará algún tiempo, y tendrás que remojar el objeto en el vinagre durante al menos unas horas, antes de frotarlo con un paño o si el óxido es particularmente terco, un cepillo de alambre, papel de lija o equivalente.

Algunos consejos:

  • Si un objeto es demasiado grande para ponerlo en remojo en un recipiente o una olla, límpialo con un trapo empapado en vinagre blanco y asegúrate de dejar una capa encima. Aléjate y déjalo por unas horas, antes de intentar retirarlo.
  • Si no tienes un abrasivo a mano, hazte un ingenioso cepillo para reducir la oxidación y restregar el óxido. Simplemente empapa un poco de papel de aluminio en vinagre y envuélvelo alrededor de una esponja.
  • Si no tienes vinagre blanco, usa otro tipo, pero remoja los artículos por mucho más tiempo, 24 horas sería lo ideal. Mientras más tiempo empapes el producto en cualquiera de los tipos de vinagre, menos frotación tendrás que hacer para retirar el óxido.

2. Combinación de lima y sal

Cuando se usan juntos, el jugo de lima y la sal pueden ser una forma efectiva de eliminar el óxido. Primero, deberás rociar la sal sobre la superficie oxidada de modo que esté completamente cubierta. Luego, exprime algunas limas sobre la parte superior del producto, de modo que el jugo se mezcle con la sal. Usa la cantidad de jugo de limón que puedas exprimir físicamente de la fruta y luego deja la solución resultante en el producto durante unas pocas horas.

Algunos consejos:

  • Cuando vayas a eliminar la pasta del objeto, emplea la corteza de la lima para obtener fuerza extra. Puedes usar un cepillo de dientes en artículos más pequeños y un cepillo más grande en objetos más grandes cuando frotes la cáscara sobre la superficie oxidada.
  • Las limas son mejores, pero si no tienes una, un limón también hará el trabajo.

3. Bicarbonato de sodio

Al igual que el vinagre, el bicarbonato de sodio tiene una multitud de usos en el hogar y es un complemento útil para cualquier armario de cocina. Para usarlo contra el óxido, mézclalo con agua hasta que se convierta en una pasta espesa y fácil de untar. Extiéndelo sobre el metal con una espátula o incluso con un cuchillo de mantequilla. Permite que se asiente y déjalo por al menos unas horas. Frota con un cepillo, paño o abrasivo.

Consejo:

  • No te preocupes por la cantidad de agua que usas, no hay una receta exacta. Sin embargo, ten en cuenta que una pasta más espesa se extenderá más fácilmente sobre la superficie oxidada y trata de experimentar con tu mezcla para crear una que funcione para tus objetos.

4. Una papa

Un guerrero inesperado contra el óxido es la humilde patata. Las papas contienen ácido oxálico que puede disolver el óxido, pero debes mezclarlo con agua jabonosa para obtener mejores resultados: la reacción química entre los dos eliminará el óxido fácilmente. Simplemente corta una papa por la mitad y coloca una cantidad abundante de jabón a lo largo de la superficie cortada. Agarra firmemente la papa y frótala vigorosamente a lo largo de la superficie del artículo oxidado, deteniéndote para agregar más jabón cuando sea necesario. Enjuaga el objeto cuando hayas terminado y luego sécalo bien.

Algunos consejos:

  • Si tu papa comienza a hacerse puré, simplemente corta una rebanada del extremo, vuelva a aplicar el jabón y continúa frotando.
  • Si lo prefiere, intente usar sal con la papa en lugar de jabón. Las cualidades abrasivas mezcladas con los químicos en la papa también harán un gran trabajo para eliminar el óxido.


La clave para prevenir la oxidación

Como siempre, es mejor prevenir que curar, y estos pasos pueden ayudar a detener el desarrollo de la oxidación en primer lugar:

1. Mantén los objetos metálicos secos: Como el agua es el principal catalizador del proceso de oxidación, intenta eliminarlo. Por supuesto, los objetos metálicos se mojarán de vez en cuando cuando los uses o limpies, pero siempre sécalos bien y guárdalos en un lugar fresco y seco.

2. Usa un imprimador: cuando pintes metal, use una capa de imprimación en primer lugar para ayudar a que la pintura posterior se adhiera firmemente. Esto ayudará a bloquear la humedad no deseada. Usa un aerosol en la imprimación sobre metales lisos y una imprimación de "relleno" en superficies ásperas para asegurarte de llenar cualquier grieta y cavidad.

3. Aplica capas sólidas de pintura: la primera o imprimación es un suplemento, pero la pintura exterior puede ser la primera barrera contra la humedad. Deberías usar una pintura de buena calidad para obtener resultados exitosos, y sellar la pintura con una capa superior transparente de barniz para agregar otra efectiva capa de defensa.

Fuente: H/T Wikihow

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad