header print

Cómo Arreglar Una Relación Rota

 Las relaciones no son fáciles de mantener, y siempre tenemos que trabajar en ellas y cultivarlas para que podamos llegar a los lugares correctos. Sin embargo, es casi imposible evitar discusiones y peleas ocasionales, pero a veces esas peleas crean situaciones que nunca hubiéramos imaginado, como no hablarnos, o incluso contemplar el divorcio. Incluso si te encuentras en una relación rota, la situación siempre se puede restaurar, solo debes saber cómo hacerlo correctamente y no permitir que las emociones que sentiste al discutir interfieran en el proceso. Los siguientes 9 consejos te  ayudarán a hacer precisamente eso, y se recomienda encarecidamente recordarlos en cualquier caso en que tu conexión con la otra persona haya sido interrumpida por un desacuerdo o una discusión. La vida es demasiado corta para guardar rencor y renunciar a las personas que hacen que la vida sea valiosa para nosotros.
 
Cómo Arreglar Una Relación Rota
1. Date tiempo
Si te involucras en una discusión con tu pareja, tómate un tiempo (y dáselo) para que las heridas se curen. Si intentas arreglar las cosas de inmediato, puedes hacer más daño que bien. Mientras luchas, puedes haber dicho cosas que no quisiste decir o incluso insultantes en el calor del momento. Date a ti mismo y a la otra persona un tiempo para volver a vuestros cabales y pensar en lo que sucedió.
Si intentas arreglar la situación demasiado pronto, antes de que ambos se hayan "enfriado", te arriesgas a repetir el mismo tipo de discusión. Debes dejar que el tiempo haga su trabajo y esperar pacientemente el momento adecuado.

2. Libera tu frustración

La frustración que experimentas y sientes sobre la situación o la lucha que sostienes hace tiempo aumentará a medida que continúes albergando resentimiento por asuntos sin solucionar. Necesitas liberar la presión y saber cómo evitar que crezca, de lo contrario, frustrarás cualquier buena intención que puedas tener. A veces sientes la necesidad de descargar y confirmar tu sensación de dolor, y eso está bien. No es saludable aferrarse a algo mientras se finge que todo está bien.
Sin embargo, no debes desahogarte con cualquiera que te escuche. En su lugar, limita con quién compartes tus sentimientos a una sola persona pero en la que puedas confiar de todo corazón. Solo tienes que procesar tus sentimientos. Expresar la frustración que estás experimentando puede no solo hacerte sentir mejor, sino que también puede enfocarte y darte una perspectiva correcta sobre el proceso de restauración de tu relación.

3. Deja tu ego al margen

Nuestro ego tiene ventajas y desventajas, pero una cosa es cierta: nuestro ego es un reflejo de la forma en que nos vemos a nosotros mismos. A veces tratamos de mantener esta reflexión en secreto del mundo exterior, pero tiene un precio porque generalmente cuando lo hacemos, no nos permitimos ser vulnerables.
Cuando intentas maquillarte, tu ego y el de la persona con la que estás luchando son obstáculos que ambos deben superar para crear una comunicación saludable. Deshazte de tus defensas y revela tus debilidades. Enfrenta el miedo y lo desconocido, incluso si no estás seguro de si la persona que tienes delante te rechazará o te aceptará. Recuerda que la otra persona también necesita descargar su frustración. Debes estar preparado mentalmente para escuchar lo que dice y responder con argumentos razonables, sin tratar de defenderte.
Además, trata de no quejarte, ser crítico o ser sentencioso como un juez. Estas cosas bloquearán la transición a una comunicación saludable, así que mantén una mente abierta. Cuando sueltas tu ego, el objetivo es hacer que la otra persona renuncie a su ego y se abra a ti. Esto eliminará todas las barreras que impiden una comunicación honesta y saludable.

 

4. No tengas miedo de dar el primer paso

Cómo Arreglar Una Relación Rota

Tienes que superar este miedo inicial, y no es tan difícil como parece. ¿Quieres enviar un correo electrónico? No tengas miedo del botón "enviar", no morderá. ¿Tienes miedo de ser ignorado? No has hablado con la persona con la que has estado luchando por un tiempo, así que, ¿qué diferencia habría?
No tengas miedo de dar el primer paso, solo hazlo. Encuentra una manera de conectarte con la persona que deseas traer a tu vida. No tienes nada que perder porque la situación actual no puede ser peor de todos modos.

5. No busques a quién culpar

¿Aún intentas descubrir quién tiene la culpa de todo lo que pasó entre vosotros? Esto significa que todavía estás viviendo en el pasado. Si aún estás jugando el juego de la culpa, solo vas a pelear de nuevo, lo que anulará cualquier intento o posibilidad de restablecer la relación. Acepta la situación tal como está, incluso si en este momento no puedes entender la lógica de la persona con la que luchaste. Si os habláis entre vosotros sin estar a la defensiva, podréis entenderos adecuadamente y muchas veces os daréis cuenta de que la culpa la teníais los dos.

6. Mírate a ti mismo perdonando incluso antes de comenzar a hablar

No importa lo que la otra persona te haya hecho, imagínate perdonando y volviendo a la relación anterior antes del intento de reconciliación. Deja que este pensamiento inunde tu mente antes de hablar e intenta arreglar las cosas. Visualiza, es como un golfista que se imagina cómo su bola encajará en el hoyo, ya ve la forma en que la bola se dirigirá hacia el hoyo antes de que incluso gire su palo de golf. Al ver tu objetivo final claramente en tu mente, puedes dejar ir ese ego capaz de enredarse en cualquier cosa fácilmente y comenzar la conversación con el enfoque correcto. No importa cuál sea el resultado, bueno o malo, tú quieres que la otra persona sepa que tus intenciones provienen de un lugar positivo para corregir la situación y así evitarás una descarga negativa de la ira sobrante.

7. Pide disculpas por algo de lo que pasó

Una disculpa no solo alivia el dolor, sino que también demuestra que realmente deseas reponerte. Incluso si no te sientes culpable, sigues participando en lo sucedido y tienes que disculparte por ello. Pídele perdón por todo lo que sucedió, incluso por tomarte tanto tiempo para llegar o por no poder escuchar el lado de la historia de la otra parte. Probablemente está esperando una disculpa tanto como tú.

8. Evita preguntar "¿Por qué?"

"Por qué" son solo dos humildes palabras, pero a veces pueden hacer más daño que bien. Cuando preguntas "por qué", estás acorralando a la otra persona y haciéndola sentir atrapada. Es como decir "Explícate, eres el culpable". La otra persona entrará en modo defensivo y se bloqueará antes de que tengas la oportunidad de resolver las cosas.

Puedes intentar reformular la pregunta. En lugar de preguntar "¿Por qué hiciste eso?" O "¿Por qué te comportaste así?" Intenta preguntar: "¿Hice algo que te hizo sentir mal?" Tal pregunta crea menos confrontación y se debe más a la curiosidad y al deseo de mejorar nuestros propios comportamientos.

Cómo Arreglar Una Relación Rota
9. Evita los intentos de forzar la reciprocidad

Incluso si sabes que no eres la parte culpable, no esperes una disculpa y no intentes obtener una respuesta de la persona con la que discutiste. Esperar una cosa en particular nos devuelve al ego, lo que puede crear un estrés innecesario cuando la persona que se encuentra frente a ti no cumple con tus expectativas de reacción, y esto pondrá en peligro una vez más la reconciliación.

Además, es posible que la persona con la que estás debatiendo nunca sienta remordimientos ni se arrepienta de sus acciones y comportamientos. Si es verdadera amistad o amor incondicional, entonces no debes establecer condiciones para vuestra relación y exigir una disculpa. Si la otra persona quiere hacer que la relación entre vosotros funcione, se explicará y te hará saber que lo lamenta, pero tal vez necesita alcanzar ese remordimiento y comprensión por sí misma, o con el tiempo si se lo vas mostrando con una estrategia diferente.

Unas pocas palabras para terminar

Lo positivo que se desprende de todo el proceso de pelear y reparar una relación gravemente dañada es que ahora ambos conocen sus límites. Es como jugar con fuego que termina con una quemadura. Ahora sabes que no puedes cruzar ciertos límites, pero al mismo tiempo tu relación se verá más reforzada que nunca después de superar estos obstáculos juntos y tendrás una comprensión mucho más profunda que no se podría haber logrado si no hubieras luchado.

Tu relación reparada es como la cerámica rota que se ha heredado y no se puede cambiar por nada en el mundo. Lo que hiciste fue poner pegamento en la pieza rota. Tal vez la cerámica no se vea tan bien como antes, pero todavía vale algo para ti, y eso es todo lo que realmente importa.
Toma una decisión consciente para mantener las relaciones que son importantes para ti. Recuerda que en esta situación, no tienes nada que perder, sino solo lo que ganar.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad