header print

Duerme Plácidamente En Verano Sin Aire Acondicionado

Me encanta el aire acondicionado. Pero en lo que respecta a dormir con el aire en funcionamiento, ya sea toda la noche o programado, me parece que es tanto caro como poco saludable. Ni siquiera recuerdo las veces que me he despertado sintiéndome enfermo por haber dejado el aire acondicionado encendido. ¿Pero cómo dormir en un ambiente húmedo cuando hace demasiado calor? Aquí tienes algunas respuestas, así que déjame que comparta contigo algunos métodos comprobados.

 

1. Opta por el algodón
Las sábanas de satín, seda y poliéster pueden ser bonitas, pero para las noches más calurosas; tu mejor opción son las sábanas de algodón ligero. Dejan transpirar el aire, así que podrás obtener una estupenda ventilación y el flujo de aire en tu habitación.

 

2. Enfría previamente las sábanas
Mete las sábanas en la nevera o en el congelador unos minutos antes de irte a la cama. Es recomendable ponerlas primero en una bolsa de plástico (para evitar los olores a comida y la humedad). Puede que no te mantengan fresco(a) toda la noche, pero te darán una prórroga durante esos primeros minutos cruciales en los que intentas dormirte, además de reducir tu propio calor corporal.

 

3. Fabrica una bolsa fría con una botella de agua caliente
En el invierno, es fantástico contar con una botella de agua caliente. En el verano, puedes utilizar esa misma botella, rellenándola de agua y dejándola en el congelador para crear una bolsa fría que podrás dejar en la cama.

manenerte fresco noches de verano
 
4. Utiliza los ventiladores de forma creativa

Los ventiladores pueden hacer más que mantener las corrientes de aire en tu habitación. En realidad pueden utilizarse cerca de las ventanas para EMPUJAR el aire caliente hacia afuera. Si tienes un ventilador de techo, prográmalo en el sentido contrario de las agujas del reloj para llevar el aire hacia arriba y hacia afuera, en vez de limitarlo a extenderlo por la habitación.

 

5. El método egipcio
El método egipcio consiste en humedecer una sábana o una toalla en agua fría y utilizarlas como manta. Por supuesto, para evitar empapar tu colchón, una buena idea es extender la sábana húmeda encima de una toalla seca.

 

6. Ponte ropa holgada
Las camisetas y pantalones de algodón suave son los mejores para las noches cálidas. Ropa que respira y queda holgada en el cuerpo. Dormir sin nada puede a veces llevar a sentirnos pegajosos y sorprendentemente; a producir más calor corporal.

 

manenerte fresco noches de verano
7. Fabrica tu propio aire acondicionado

Sigue esta guía para fabricar tu propia unidad de aire acondicionado económica, con solo un ventilador y un enfriador.

 

8. Enfría tu pulso
Si necesitas enfriarte muy rápido, aplica compresas de aire frío o bolsas de hielo a tus puntos de pulsación (cuello, muñecas, codos, detrás de las rodillas, ingles o tobillos).

 

9. Levántate
Si te apetece, ponte en una tumbona o hamaca. Estas camas suspendidas tienen el mayor flujo de aire.

 

10. Baja un poco
Incluso si estás en suspensión del suelo, sobre una hamaca; intenta situarla baja, ya que el aire caliente va subiendo. Cuanto más cerca estés del suelo, más fresco te sentirás.

 

11. Dúchate con agua fría antes de dormir
Una ducha fría es una estupenda manera de disminuir tu temperatura corporal general antes de acostarte, además de quitarte el sudor seco y la suciedad que pueden aumentar tu sensación de calor.

 

12. Mantén la oscuridad
Incluso las luces pequeñas producen una considerable cantidad de calor. Duerme en la oscuridad si quieres mantener una temperatura baja en la habitación. No apagues las luces justo cuando te vas a acostar, sino al menos un par de horas antes.

 

13. Cuelga una sábana húmeda delante de la ventana.
Colgar una sábana húmeda en frente de una ventana abierta refrescará el aire que entra, lo que disminuirá la temperatura de la habitación y te dará la oportunidad de disfrutar de una brisa fresca.

manenerte fresco noches de verano

14. Enfríate los pies
Nuestros pies son increíblemente sensibles al calor, y tienen multitud de puntos de pulsación. Puedes enfriar rápidamente tu cuerpo metiendo los pies en agua fría (consejo: siempre que tengas los pies limpios). El agua fría refrescará tu cuerpo y la circulación repartirá esa sangre fresca por todo el cuerpo. Puedes incluso dejar un cubo de agua fría al lado de la cama y refrescarte siempre que lo necesites.

 

15. Emplea cereales para fabricar una almohada fresca
El arroz y el trigo sarraceno se pueden utilizar para rellenar una almohada. Esta almohada no absorberá el calor como el algodón o las almohadas de plumón, pero notarás que no se te calienta tanto la cabeza y especialmente las orejas.

En las noches MUY calurosas, puedes rellenar un calcetín con arroz, y dejarlo en el congelador durante una hora. Esta compresa fría te puede mantener fresco(a) hasta 30 minutos, suficiente tiempo para dormirte.
 

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: