header print

El Tiempo Pasa Más Rápido a Medida Que Envejezco...

 Yo no sé ustedes, pero yo a menudo me pregunto por qué el tiempo pasa más rápido a medida que envejecemos, y cuál es la ciencia que hay detrás de esta sensación. Pero afortunadamente para mí y para aquellos que tienen la misma pregunta, una investigación llevada a cabo en esta área ha encontrado algunos datos interesantes que deberíamos conocer. Vamos por ellos. 

En el año 2005, la Universidad Ludwig-Maximilian de Munich llevó a cabo un estudio que pretendía demostrar la relación de la percepción del tiempo. Por ello los Psicólogos Marc Wittmann y Sara Lenhoff encuestaron a aproximadamente 499 participantes, con edades comprendidas entre 14 y 94, a quienes se les preguntó sobre la rapidez con la que sentían que el tiempo se movía, y tenía la opción de seleccionar diferentes respuestas que van desde "muy lentamente", a      
"muy rápido ".
 

Los psicólogos que realizaron el estudio llegaron a la conclusión de que la percepción de los períodos cortos de tiempo, es decir, días, semanas o meses, no cambian con la edad. De hecho, la percepción general de estos períodos de tiempo se representaban con la frecuencia con la que el reloj pasaban rápidamente.

 

Por el contrario, cuando se les preguntó a los participantes sobre los períodos más largos de tiempo, como por ejemplo una década, un nuevo patrón comenzó a surgir. Las personas mayores tuvieron una mayor tendencia a percibir que esos periodos habían pasado muy rápido sin que se hubiesen dado cuenta.

Los participantes mayores de 40 años sintieron que el tiempo transcurrió lentamente en su infancia, pero se aceleró de manera constante  cuando estaban en la adolescencia hasta la edad adulta temprana.

Esto se debe a que el ser humano puede estimar la longitud de un evento a partir de dos puntos de vista distintos: prospectiva y retrospectiva. Como su nombre lo indica, la primera ocurre cuando un evento todavía está en curso, y este último se produce cuando un evento ha terminado.

 
Una segunda razón para entender la percepción acelerada del tiempo es que nuestra experiencia personal varía de una experiencia a otra. Esto significa que el viejo dicho que he escuchado desde niña tenía razón: "el tiempo vuela cuando la estamos pasando bien". Lo curioso es que cuando estamos viviendo momentos especiales, que parecen terminar rápidamente, nuestra percepción de ellos nos lleva a pensar e imaginarlos como si hubiesen durado mucho más de lo que en realidad fue.

Se cree que la razón de lo anterior es que el cerebro codifica nuevas experiencias. En otras palabras, entre más recuerdos nuevos tengamos en una escapada de fin de semana,por poner un ejemplo, más largo nos va a parecer el viaje si lo vemos en retrospectiva. 

Según la columnista de la BBC y psicóloga Claudia Hammond, esto es lo que se conoce con el nombre de "paradoja de vacaciones". Desde la infancia hasta la edad adulta temprana atravesamos por muchas nuevas experiencias y aprendemos nuevas habilidades. A medida que pasa el tiempo, nuestras vidas se vuelven más habituales, por lo tanto, tendemos a experimentar menos momentos familiares.

Ella sostiene que debido a toda esa información y experiencias acumuladas que experimentamos en nuestros primeros años de vida, tenemos una memoria autobiográfica que nos hace pensar que esas épocas debieron haber durado mucho tiempo del que realmente fue.

Todos estos hallazgos no significan que somos incapaces de detener el tiempo en el presente. De hecho, podemos hacerlo y mantener nuestros cerebros activos, si continuamente aprendemos nuevas habilidades e ideas, y exploramos nuevos lugares.

 

Fuente de contenido: Scientific American 

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: