header print

Los SI y NO En El Cultivo De Menta

Además de ser una hierba súper aromática y fácil de cultivar, la menta es un excelente acompañamiento para una gran variedad de frutas, vegetales y carnes. Esta planta es una opción ideal para aquellas personas que recién comienzan a iniciarse en la jardinearía, ya que prospera con facilidad y no requiere de muchos cuidados. 

Si quieres disfrutar del sabor, aroma y beneficios de esta hierba, no te pierdas estos prácticos consejos que te enseñarán cómo cultivar esta planta en tu propio jardín.

Descripción de la menta
La menta es una planta nativa de la región Mediterránea. Sus hojas, de forma ovalada y alargada, crecen de forma transversal sobre el tallo. Existen entre 25 y 30 variedades de menta, de las cuales todas contienen un aceite rico en mentol, que le dan el aroma y frescura característicos.
 
Condiciones de crecimiento: el cultivo de la menta puede iniciarse en una maceta en interiores y luego trasladarse al jardín, en un sector con sombra parcial.
Luz: sol por la mañana, sombra parcial por la tarde.
Altura: 100 a 120 cm.
Espaciado: 15 a 18 pulgadas.
Nutrientes: calcio, cobre, fibra, ácido fólico, hierro, magnesio, manganeso, niacina, fósforo, potasio, zinc, vitamina A y C. 

Cosas que DEBES hacer

A la hora de elegir una ubicación para tu planta, intenta optar por un sector que reciba luz por la mañana y sombra parcial por la tarde. 
Planta las semillas en el jardín, dentro de una maceta de tamaño mediano. 
Si decides plantar la hierba en un cantero, comienza por insertar un recipiente en la tierra, ya sea una maceta o una bolsa de redecilla, a unas 6 u 8 pulgadas de profundidad, de manera de contener el rápido crecimiento de las raíces. De lo contrario, la menta terminará invadiendo tu jardín de la misma forma que una hierba mala. 
Primero cosecha las ramas y luego las flores. 
Para extender el período de cosecha, retira los pimpollos de flores en cuanto comiencen a aparecer. 
Si decides plantar la hierba en un cantero, utiliza abono para evitar que la menta se propague por todo el jardín.
Ubica las plantas con una distancia de 15 pulgadas entre cada una de ellas. 
Si decides plantar la menta en interiores, ubica la planta en un lugar que reciba buena luz por la mañana, y que esté alejado de elementos que den demasiado calor y puedan secar la hierba. 

Cosas que NO DEBES hacer
 

Plantar la menta en un cantero sin colocar una maceta que pueda contener las raíces de la hierba. 
Exponer la planta a más luz y calor del necesario. 
Plantar la menta en condiciones demasiado húmedas donde nunca podrá secarse. 
 
Artículo original: Apartmenttherapy
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: