header print

La Conmovedora Historia De Dos Amigos…

Esta es la historia de dos amigos, cuyo destino los puso en una travesía por el desierto.

Durante el viaje, los amigos comenzaron una discusión temperamental. Cuando el tono de la discusión se volvió más serio, uno de los amigos, dejándose llevar por la rabia del momento, abofeteó al otro en la mejilla. El amigo que recibió el golpe no devolvió la bofetada, sino que permaneció en silencio, tomó un palo y comenzó a escribir en la arena:

“Hoy, mi mejor amigo me abofeteó en la mejilla.”

Los jóvenes continuaron su camino, hasta que encontraron un oasis y decidieron hacer una parada para beber agua y refrescarse. Uno de los amigos se metió al agua y comenzó a nadar sin ningún problema, y el otro, el que había sido abofeteado, se resbaló, se golpeó la cabeza y comenzó a hundirse. 

Su amigo, rápidamente se dirigió hacia él, lo tomó de los brazos y los ayudó a salir. Cuando el joven terminó de recuperarse, tomó una piedra afilada y comenzó a escribir sobre una roca:

“Hoy, mi amigo me salvó la vida.”

Su amigo, que lo había abofeteado pero también le había salvado la vida, lo miró con asombro…

“Luego de que te lastimé escribiste sobre la arena y ahora estás escribiendo sobre una roca… ¿Por qué?”
Su amigo lo miró a los ojos y le dijo: 

“Cuando alguien nos lastima, deberíamos escribirlo en la arena para que el viento del perdón pueda borra lo sucedido. Pero cuando nos pasa algo bueno, o alguna persona hace algo maravilloso por nosotros, debemos grabarlo en una piedra, para que ningún viento pueda borrar lo sucedido, y ningún hecho futuro nos haga olvidar de la bondad…”

Tengamos fortaleza para guardar las buenas acciones en lo más profundo de nuestro corazón, y dejar que los vientos del perdón se lleven los dolores que nos han causado, escribiéndolos en arena y no en piedra…
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: