header print

6 Leyendas Heroicas De La Mitología Griega

 Las historias de la mitología griega fueron el corazón y el alma de la gente de la antigua Grecia y jugaron un papel muy importante en la determinación de cómo las personas vivían sus vidas. Los primeros cuentos escritos en la mitología griega en realidad fueron escritos bien después de que las historias fueran contadas por primera vez. E incluso hoy en día, desempeñan un gran papel en el arte y la cultura contemporáneos, con Zeus, Poseidon, Hercules y muchos otros dioses y héroes famosos que aparecen en películas y libros, como en la serie de novelas Percy Jackson y los dioses del Olimpo para jóvenes adultos, películas como Troya (2004), protagonizada por Brad Pitt, o Jasón y los argonautas  (1963), con Nancy Kovack. Los hombres y mujeres de estas historias son leyendas, y para hacer la vida un poco más legendaria, aquí hay 6 increíbles aventuras de la mitología griega que quizás no conozcas y que son un tesoro cultural de la humanidad. ¡No dejes que se pierdan!
 
1. Teseo y el minotauroMitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos
(Teseo y el Minotauro, Jardín de las Tullerías, París)

Teseo fue criado en los palacios de Trecén, un pequeño pueblo al suroeste de Atenas, por su madre Etra, hija de Piteo (que era el rey de Trecén). Cuando creció, se sintió cada vez más curioso acerca de la identidad de su padre y pronto descubrió que su madre, en el momento de su concepción, tenía dos pretendientes: Poseidón, dios del mar y hermano de Zeus, y el rey Egeo, rey de Atenas. Decidido a encontrar respuestas, se dirigió a Atenas, donde se encontraría con una serie de peligrosos enemigos contra los que venció, como la hechicera Medea. De todas sus victorias, sin embargo, su mayor triunfo fue contra el rey Minos de Creta.

En un momento de tiranía y terror para la gente de Atenas, cada año se enviaba a Creta a 14 atenienses, 7 hombres y 7 mujeres, para que fueran sacrificados al Minotauro (parte hombre y parte toro), como compensación por el asesinato de Androgeo, el hijo del rey Minos. El Minotauro era un monstruo que residía en un laberinto debajo del palacio del rey Minos, que se creía que era la descendencia anómala de la esposa del rey, Pasífae, y un toro cretense. Ella no tenía ningún afecto particular por el ganado, sino que fue maldecida por un dios para enamorarse del toro como un castigo para el rey.

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos
(Templo de Teseo en Viena)

En el tercer año de los sacrificios, incapaz de soportar esta cruel práctica, Teseo se ofreció como voluntario para ser uno de los sacrificios enviados a Creta. Se dice que la hija del rey Minos, Ariadna, se enamoró de Teseo a primera vista, y aceptó ayudarlo a derrotar al Minotauro si aceptaba casarse con ella. Teseo estuvo de acuerdo y Ariadna, cumpliendo su final del trato, le dio a Teseo un ovillo de hilo (según otras versiones una diadema de oro forjada por Hefesto con el consejo del creador del laberinto del Minotauro, Dédalo).

Como un rastro de migas de pan, Teseo usó el hilo para asegurarse de poder encontrar el camino de regreso mientras viajaba hacia el centro del laberinto. Allí encontró al Minotauro, y usando toda la fuerza que le quedaba, venció a puñetazos a la bestia hambrienta de carne y liberó a las dos naciones de Atenas y Creta. Regresó a Atenas, con Ariadna, donde fue coronado rey.

Las historias heroicas de Teseo nos enseñan que puedes vencer a los monstruos más difíciles en los lugares más oscuros, siempre que sepas que puedes encontrar el camino de regreso a casa.


2. Belerofonte y Pegaso

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(La estatua de la Galería Pegaso en Milán, Italia)

Este héroe fue el hijo de Poseidón, el dios del mar, y Eurínome, esposa de Glauco, un pescador que crió a Belerofonte sin darse cuenta de su verdadera paternidad. Quizás debido a su relación con Poseidón o al amor de Glauco por los caballos (es una cuestión de naturaleza contra crianza, supongo), Belerofonte emprendió la búsqueda para encontrar el caballo alado Pegaso. Pegaso era la hermosa descendencia salvaje de Medusa y Poseidón, nacida de la sangre derramada de Medusa cuando fue decapitada por Perseo, una historia representada en muchas hermosas obras de arte. A pesar de muchos intentos infructuosos de domesticar a la criatura, una tarea que se rumoraba que era imposible, Belerofonte seguía determinado a alcanzar su objetivo, por lo que se dirigió a los dioses en busca de ayuda.

Siguiendo las instrucciones del adivino Polyeidus, Belerofonte pasa una noche en uno de los templos de Atenea y se despierta para encontrar una brida de oro mágica, que le regaló Atenea. Después de mostrar su gratitud al rendir tributo a Atenea y Poseidón, encuentra el prado donde el semental alado está pastando. Sabiendo que tiene las bendiciones de los dioses, Belerofonte se acerca al caballo con la brida y logra montar y domar a la majestuosa y poderosa bestia. Ayudado por lo divino, y con Pegaso de su lado, se propone casarse con la mujer que ama, Etra, hija del rey Piteo (y madre de Teseo). Pero en un giro trágico, él accidentalmente toma la vida de otro hombre y se tiene que exiliar. Se dirige al rey Preto de Argos y Tirinto, quien lo perdona y acoge en sus dominios. Después de esto, la esposa del rey intenta seducirlo, pero es rechazada por Belerofonte, que era un hombre honorable.

Después de ser rechazado por Belerofonte, la esposa del rey lo acusa (falsamente) de intentar seducirla. No deseando ofender a los dioses al matar a un huésped de la casa, Preto envía al joven y su Pegaso al rey Iobates, padre de su esposa, con un mensaje para informarle de las acusaciones contra Belerofonte.
El rey Iobates, que tampoco quería ofender a los dioses, trató de deshacerse de Belerofonte de una manera más creativa: enviándolo a completar una serie de tareas heroicas, con la esperanza de que finalmente condujeran a su desaparición.

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Por Jacques Lipchitz, Bellerophon Taming Pegasus, en Broadgate Estate en Londres)

Arquero experto y hombre valeroso, Belerofonte y su noble corcel procedieron a matar a la mortal Quimera, conquistaron a la tribu vecina de Solymi y derrotaron a las amazonas. El rey Iobates finalmente desató a todo su ejército contra el heroico dúo, en un último esfuerzo por matar al hombre y en cambio vio morir a cada último guerrero del ejército. Al darse cuenta de que Belerofonte había sido bendecido por los dioses, el rey eligió hacerse amigo del joven héroe, dándole la mitad de su reino y permitiéndole casarse con su hija.

Vivió felizmente los siguientes años de su vida, y como rey, fue adorado por todos sus súbditos, pero en un momento de arrogancia, intentó subir a Pegaso al Monte Olimpo para ver a los dioses. Esta audacia enfureció a Zeus, que hizo que Belerofonte cayera y se lesionase gravemente. Debido a la ira de Zeus hacia él, es rechazado por otras personas y pasa el resto de su vida vagando por su cuenta. Tras todo el honor que ganó en su vida, fue derribado por su propia arrogancia y los mismos dioses que una vez lo bendijeron.

3. Cadmo y la ciudad de Tebas

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Por Hendrik Goltzius, Cadmo le pregunta al Oráculo délfico dónde puede encontrar a su hermana, Europa LACMA, en Holanda, Mülbracht, 1558-1617)

El príncipe de la ciudad fenicia de Tiro, e hijo del rey Agénor y la reina Telephassa de Tiro, Cadmo, fue más conocido por llevar el alfabeto fenicio a los griegos, que lo adaptaron a su idioma. Creció como un héroe, un guerrero y un hombre temeroso de los dioses. Sus días de infancia no tuvieron muchos incidentes, pero cuando se acercó a la edad adulta, la tragedia le golpeó: su hermana Europa, mientras recogía flores un día, fue secuestrada por Zeus.

Sin el conocimiento de sus hermanos y sus padres, el formidable dios la llevó de regreso a la ciudad de Creta, donde se casó con un rey local y se convirtió en la primera reina de Creta. Sin embargo, su familia continuó su búsqueda. El Rey Agénor ordenó a sus hijos que salieran a buscarla y les advirtió que no se les permitiría regresar sin ella.

Cadmo se quedó en una posición difícil, buscando desesperadamente a su hermana, pero también cauteloso de no ofender a los dioses, especialmente a la persona por la que fue llevada. Después de años de búsqueda en vano, y sin poder regresar a su hogar debido al decreto de su padre y rey, Cadmo, su hermano y su madre (quienes acompañaron a sus hijos), comenzaron a establecerse en diferentes lugares.

Finalmente, su hermano encontró una ciudad en la que eligió quedarse y poco después su madre falleció, aún llorando a su hija perdida. Cadmo se despidió de su madre, pero su determinación de encontrar a su hermana solo se fortaleció aún más por la pérdida. Finalmente, se acercó al Oráculo de Delfos en busca de ayuda, quien le dijo que dejara de buscar a su hermana y que en su lugar encontrara una vaca con un símbolo de media luna.

El oráculo le indicó que siguiera a la vaca hasta su lugar de descanso y, en ese mismo lugar, debía construir una ciudad. Acompañado por sus amigos, Cadmo encontró la vaca y decidió sacrificar la vaca a Atenea como un homenaje por bendecirlo. Envió a sus amigos a un manantial para buscar agua pura para el tributo, donde todos fueron asesinados por un Dragón, que era el hijo de Ares, dios de la guerra.

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Francesco Zuccarelli, Un paisaje con la historia de Cadmo matando al Dragón en Tate, Londres)

Cadmo fue en busca de sus amigos y al descubrir sus cadáveres, mató al Dragón, invitando a la ira y la furia de Ares sobre él. Cadmo aceptó su castigo y le ofreció a Ares su servidumbre durante ocho años. Luego regresó al lugar donde la vaca había descansado y allí, siguiendo instrucciones de Atenea, enterró los dientes del Dragón bajo la tierra y observó cómo una serie de guerreros completamente armados y adultos brotaban del suelo.

Los guerreros lucharon entre sí con fiereza y sin piedad hasta que solo quedaron 5. Estos 5 fueron llamados espartos, también conocidos como los "hombres sembrados". Prometieron su eterna lealtad a Cadmo y lo ayudaron a construir su ciudad, la magnífica ciudad de Tebas (originalmente llamada Cadmea). Sabiendo que la felicidad nunca podría ser suya con la ira de Ares cerniéndose sobre él, completó sus ocho años de servidumbre al dios y se ganó su perdón. De hecho, el dios de la guerra incluso le otorgó permiso al joven rey para casarse con su hija Harmonia.

Desafortunadamente, la tragedia estaba escrita en las estrellas de Cadmo y durante los años siguientes, sus 5 hijos sufrieron enormemente sucesivas desesperaciones y pérdidas. Cadmo, seguido obedientemente por Harmonia, se mudó de un lugar a otro en busca de una tierra libre de problemas y, a pesar de ser amado y adorado por los que lo rodeaban, siguió siendo desgraciado mientras la desesperación seguía acompañando a su familia.

Creyendo que una serpiente o un dragón encontraría más felicidad que él, Cadmo ora para que su miseria termine, y Ares le concede su deseo y lo convierte en un dragón. Devastada por el cambio de su marido, Harmonia ruega seguirle, por lo que Zeus, en un raro momento de lástima, la convierte también en un dragón y los lleva a ambos a los Campos Elíseos para continuar con su vida futura en paz.

4. Prometeo, el campeón del hombreMitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Por Paul Manship, Prometeo (1934), una escultura de fuente en el Rockefeller Center de Nueva York)

Prometeo fue un héroe por su propia voluntad, solo prometió lealtad al lado de la justicia y se negó a quedar obligado por las decisiones de quienes lo rodeaban y eran más poderoso que él. Era hijo de un titán, Jápeto y una oceánide (ninfas acuáticas nacidas de Océano y Tetis) llamada Clímene.

A pesar de ser un titán, la sangre tiránica de la que brotaron los dioses antiguos de la mitología griega, Prometeo tenía una gran deferencia para la humanidad. De hecho, algunas historias cuentan que él creó seres humanos a partir del agua y la tierra, mientras que otros dicen que él y Atenea juntos esculpieron figuras de arcilla de seres humanos y les dieron vida. Esta historia es muy similar a la del nacimiento de la Mujer Maravilla, Princesa y la Reina de las Amazonas de DC Comic, que fue creada a partir de arena y barro, y aunque su historia es ficticia, las amazonas realmente fueron una parte crucial de la mitología griega. 

Resultó que Prometeo tenía un papel mucho más importante que desempeñar en el nacimiento de la humanidad que solo su creación. Su papel más importante en la mitología griega fue durante la Titanomaquia, la guerra épica librada entre los titanes, que eran los gobernantes y dioses reinantes en ese momento, y los Olímpicos, la mayoría de dioses griegos que conocemos (Zeus, Poseidón, Hades, etc.).

Tiempo para una historia dentro de otra historia...

Los Titanes fueron gobernados por primera vez por Urano, quien encarceló a algunos de sus hijos en el pozo subterráneo de Tártaro, del cual se dice que no hay escapatoria. Esto enfureció a su esposa, quien luego creó una hoz gigante, utilizada por su hijo Cronos para emascular (capar) y derrocar a su padre y tomar su trono. Pero Urano lo maldijo, diciendo que sus hijos también algún día se alzarían contra él y lo derrocarían, como él había hecho a su padre. Y así, Cronos tomó lo que consideró métodos de precaución apropiados, enviando a sus hermanos al inframundo Tártaro para vivir la eternidad.

A sus propios hijos les reservó un destino más terrible y, en cambio, como sabía que estaba destinado a ser derrocado por ellos los tragó enteros nada más nacer. Su esposa, al ver la locura de su esposo, logró salvar a uno de sus hijos y lo envió a la Tierra, donde fue criado por Amaltea, una nodriza a menudo representada como una cabra (sí, una cabra), en la ciudad de Creta. Este niño no era otro que el Gran Portador de Trueno y Rayo, Zeus. Cuando Zeus llegó a la mayoría de edad, se dirigió con astucia al lado de su padre, sin el conocimiento de Cronos, y le hizo regurgitar el resto de sus hijos. Ahora ayudado por sus hermanos, Demeter, Hestia, Hera, Poseidon y Hades, Zeus montó una guerra a gran escala para derrocar al titán tiránico, y a todos los que luchaban por él.

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Por Joachim Wtewael - La batalla entre los dioses y los titanes)

Volviendo a la historia de Prometeo, que era un Titán, se vio obligado a elegir entre bandos durante el tiempo de la Titanomaquia. A pesar de lo que se esperaba que fuera su lealtad, Prometeo y su obediente hermano abandonaron a los titanes y lucharon junto a Zeus y los otros dioses del Monte Olimpo para derrocarlos. Todos los Titanes, excepto, por supuesto, Prometeo y su hermano, fueron arrojados a Tártaro, y Zeus y sus aliados procedieron a tomar su lugar como gobernantes del Hombre.

Prometeo disfrutó de una amistad con Zeus durante bastante tiempo antes de que surgiera un desacuerdo entre los dos con respecto a lo que Prometeo consideraba injusto y cruel trato a la humanidad a manos de Zeus. Cuando Zeus se negó a cambiar su forma de ser, Prometeo decidió tomar el asunto en sus propias manos, robó el fuego del Monte Olimpo y se lo presentó a los humanos. Y el resto, como dicen, es historia.

El desafío de Prometeo contra Zeus no quedó impune. Primero, eligió castigar a toda la humanidad, con la creación de Pandora y su caja, que cuando se abrió liberó todo el dolor y la enfermedad en el mundo. Pero no terminó ahí. El Dios del Trueno encadenó al Titán a una roca y envió a un águila a desgarrar un trozo de hígado de Prometeo todos los días. El hígado del Titán luego volvería a crecer por la noche, por lo que su castigo podría durar toda la eternidad. Su enemistad finalmente terminó cuando el hijo de Zeus, Heracles (también conocido como Hércules), liberó a Prometeo de la roca, sin ninguna interrupción o desafío de su todopoderoso padre.

5. Orfeo y su amorMitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(La cueva de Orfeo)

Hijo de la bella musa Calíope y el rey Oeagrus de Tracia (aunque algunas leyendas dicen que fue el hijo de Apolo, el dios del sol), Orfeo fue un poeta y músico. Al crecer en la pacífica región de Tesalia, se le enseñó a tocar la lira nada menos que por Apolo, el único dios que adoraba, y del que se creía que su música tenía poder en sí misma.

Cuando Jasón emprendió su búsqueda para encontrar el vellocino de oro (otra de esas historias donde un hombre es enviado a una tarea imposible por alguien que espera secretamente que no sobrevivirá, pero que invariablemente se convierta en un héroe), Orfeo fue uno de los muchos Argonautas (llamados así por el barco en el que hicieron el viaje, el Argo) que lo acompañaron. En su camino de regreso, después de haber obtenido con éxito el vellón (lana) de oro, y cansados ​​de sus luchas, se enfrentaron a una serie de nuevos obstáculos, uno de los cuales fueron las sirenas.

Las sirenas eran criaturas mortales, y en algunas representaciones hechas después de La Odisea, fueron retratadas como mujeres con caras de pájaro. Ellas encantaban a los marineros que pasaban con su hermosa canción y los atraían a su muerte. Mientras que muchos barcos y marineros se perdieron atraídos por las irresistibles voces de las sirenas, cuando los Argo se cruzaron en sus caminos, el barco navegó ileso. Esto fue porque Orfeo y su lira estaban allí, tocando una armoniosa y poderosa melodía que ahogaba la canción de las sirenas. La nave pasó a salvo, aunque un miembro de la tripulación estaba tan atraído por el canto de las sirenas, que se lanzó al agua y comenzó a nadar hacia ellas. Pero también le esperaba un final feliz, ya que fue salvado por Afrodita.

Una historia interesante sobre las sirenas: Odiseo (que no debe confundirse con Orfeo), durante su viaje a casa desde la Guerra de Troya, fue advertido por la hechicera Circe del poder de las sirenas. Estaba decidido a escuchar la canción, solo quería comprobar cuál era su encanto. Hizo que su tripulación lo atara al mástil de la nave y que apretaran las cuerdas cada vez que intentara liberarse. Ningún mortal jamás escuchó el canto de las sirenas y vivió para hablar de ello. Cuando Odiseo cruzó ileso ante ellas, avergonzadas por su derrota, saltaron al mar y su canción nunca se volvió a escuchar.

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos
Orfeo y su lira también fueron famosos por su viaje al inframundo juntos. Comenzó con una historia de amor. Orfeo solía vagar por los valles de Tesalia con su lira, siempre tocando melodías y cantando, hasta que un día se detuvo y tocó al lado de un arroyo. Fue allí donde vio por primera vez a Eurídice, una joven hermosa y solitaria, absolutamente encantada por su música.
Todos los días regresaba a la corriente para tocar su canción, al igual que Eurídice, para escucharla. Y así, con la música, florecieron su amistad y su amor. Pero una tarea dada por Apolo hace que Orfeo se aleje y Eurídice vuelve a vagar sola por las colinas. Un día fue atacada y mordida por una víbora. Orfeo regresa para encontrarla muerta y su corazón está destrozado. Así que viaja al Inframundo para traerla de vuelta a la Tierra para estar con él.
Armado con su lira y su música cautivadora, Orfeo se abre paso entre Cerbero, el enorme perro de tres cabezas que custodia las puertas, y convence a Caronte para que lo lleve a través del río Estigia. Se acerca a Hades, quien se sienta junto a su esposa, Perséfone (la hermosa hija de Demeter), y le ruega a Hades que le devuelva su amor. Hades está de acuerdo, con la condición de que mientras Orfeo la esté sacando del Reino de Hades, no podrían volver la cabeza y mirarla hasta que lleguen a la tierra de los vivos. Orfeo intenta pero no puede evitar volverse para comprobar que su Eurídice está realmente con él. Tan pronto como lo hace, su alma es arrastrada de regreso a las profundidades del inframundo y Orfeo tuvo que regresar al mundo del Hombre sin ella.
6. Atalanta y el jabalí de CalidónMitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Estatua de Atalanta corriendo (Louvre, Ma 522)

Atalanta era una niña de linaje casi desconocido, cuya madre presumiblemente murió al dar a luz y cuyo padre la abandonó en los bosques de Arcadia y la dejó para que los elementos la devoraran. Sin embargo, la niña, siendo bendecida por Artemisa, la Diosa de la Caza, fue recogida y atendida por una osa, que la crió en el bosque hasta que algunos cazadores se llevaron a la niña.

En el pueblo de los cazadores, ella creció fuerte, rápida, audaz y absolutamente hermosa (siempre lo hacen en estas historias). Ella era capaz de correr tan rápido como cualquier hombre, más rápido que algunos, y podía pelear y cazar mejor que la mayoría. Su nombre se dice que se deriva de la palabra griega, atalantos, que significa "igual en peso". Tal vez su nombre predecía que la joven crecería para humillar a muchos hombres con sus habilidades de caza, que al menos eran iguales, si no muy superiores, a las habilidades de la mayoría de los hombres.
Si bien a la mayoría de los hombres no les gustaba y a menudo despreciaban a Atalanta, rechazando sus victorias y negándose a participar en cacerías con una mujer, había unos cuantos jóvenes enamorados de esta guerrera fuerte y poderosa. No es que ella alguna vez lo alentara; como muestra de su fe a la diosa Artemisa, la cazadora, Atalanta protegió sagradamente su virginidad. Muchos intentaron reclamarla, incluidos 2 centauros (criaturas mitad hombre y mitad caballo), pero ella los derribó sin pensarlo dos veces, tan feroz y formidable cazadora como era.

Su hazaña más conocida es su triunfo contra el jabalí de Calidón. Como castigo al rey de Calidón por no rendirle homenaje al hacer ofrendas a todos los demás dioses, la diosa Artemisa envió a la región al masivo, salvaje y enojado jabalí de Calidón. La criatura causó estragos en la ciudad, destruyendo casas, cultivos, granjas y matando a muchas personas. El Rey, determinado a no cometer otro error de juicio, inmediatamente reunió a una partida de cazadores para que se presentaran y derribaran a la bestia colosal, con Atalanta a la cabeza.

El Rey, para incentivar de manera adicional, le dio a los cazadores un desafío afirmando que a quien matara al jabalí se le permitiría quedarse su piel. Pero la mayoría de los hombres se negaron a ser dirigidos por una mujer, incluso si esa mujer había derrotado a más guerreros masculinos en la batalla de los que se podían contar. Sorprendentemente, fue el hijo del rey, Meleager, quien convenció a los hombres para que dejaran que Atalanta los guiara, ya que era uno de los pocos que estaba asombrado por su fuerza y ​​carácter y fantaseaba con ella (aunque era un hombre casado).

Mitología Griega:Seis Alucinantes Cuentos Antiguos

(Por August Theodor Kaselowsky - Meleager le presenta a Atalanta la cabeza del jabalí de Calidón)

En la caza, Atlanta fue la primera en encontrar y disparar a la bestia, seguida rápidamente por otros, hiriendo gravemente al animal. Finalmente fue Meleagro, siempre excitable, quien corrió hacia él e hizo una herida mortal final con su lanza. Y así fue como Meleager recibió la piel del jabalí que él rápidamente regaló a Atlanta, sabiendo que ella era la verdadera vencedora.

Menos que entusiasmados por esta concesión fascinante, y creyendo que un premio así les pertenecía a ellos y no a una mujer, los otros cazadores, algunos de los cuales eran tíos carnales de Meleagro, le robaron la piel a Atlanta. Pero fue devuelta rápidamente cuando un enfurecido Meleagro luchó y mató a los otros cazadores. Desafortunadamente, Meleagro pagó este crimen con su vida, un castigo que le dio su propia madre, quien no pudo perdonar a su hijo por matar a su hermano.

El padre de Atalanta finalmente encuentra a su hija de nuevo y al ver a la hermosa y poderosa mujer en que se ha convertido, insiste en que se case. Ella acepta casarse solo con el hombre que pueda vencerla en una carrera. Melanion, su futuro marido, la derrota en esta carrera únicamente con la ayuda de Afrodita que le dio 3 manzanas de oro. Puso estas manzanas en el suelo mientras corrían, lo que distrajo a Atalanta lo suficiente como para permitirle ganar.

Sin embargo, poco después de esto, Afrodita, enfurecida porque Melanion nunca le hizo un homenaje en agradecimiento por los regalos que le dio, lo maldijo y les obligó a ambos a acostarse en el templo de una deidad (Zeus o Artemisa), donde los enojados dioses procedieron a convertirlos en leones. Aunque creemos que eso no le va mal del todo a Atalanta, ¡debido al alma de león que era!

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad