header print

La Cámara De Ámbar Es Uno De Los Tesoros Perdidos Más Hermosos

 ¿Alguna vez has oído hablar de la octava maravilla del mundo? Tal cosa existió una vez, en forma de la Cámara de Ámbar, una obra maestra intrincadamente diseñada y uno de los artefactos más preciados de Rusia. Originalmente diseñada y construida a principios del siglo XVIII, la Cámara de Ambar intercambió algunas manos antes de desaparecer en 1945. La misteriosa historia de esta maravilla perdida es diferente a cualquier otra.

Orígenes

Orígenes de la Cámara de Ámbar

La Cámara de Ámbar es el resultado de una colaboración entre el escultor barroco alemán Schluter y el artesano danés Gottfried Wolfram. Aunque se asocia principalmente con la Rusia imperial, la sala fue construida originalmente para la monarquía prusiana en 1701 y se encuentra en el palacio de Charlottenburg en Berlín. En 1716, la sala fue regalada al zar ruso Pedro el Grande, como parte de una alianza en formación entre Rusia y Prusia contra Suecia.

Los paneles de color ámbar que decoraban las paredes se deconstruyeron, se colocaron en grandes cajas y se trasladaron al Palacio de Invierno en la recién fundada ciudad de San Petersburgo. En 1755, la habitación fue reubicada una vez más, a pedido de la hija del zar Elizabeth, al Palacio de Catalina en Tsarkoye Selo.

The Mysterious Disappearance of the Amber Room Catherine Palace
Palacio de Catalina, San Peterburgo
Fue en este lugar que la cámara se expandió y, cuando se completó en 1770, llegó a un total de poco más de 590 pies cuadrados, adornada con más de 6 toneladas de ámbar y otras piedras preciosas. Los historiadores estiman que el valor actual de la habitación sería de aproximadamente $ 176 millones de dólares. Durante los siguientes dos siglos, la grandiosa sala deslumbró a los visitantes de Rusia y el resto de Europa, y su esplendor superó incluso las expectativas de Schluter.

Segunda guerra mundial y desaparición

La cámara de Ámbar Segunda guerra mundial y desaparición
Castillo de Konigsberg

La Cámara de Ámbar logró sobrevivir a la Revolución de 1917, pero cuando la Alemania nazi invadió la URSS en 1941, ningún tesoro nacional en el país estaba a salvo. Los curadores soviéticos sabían que la valiosa Cámara de Ámbar estaba en gran peligro e intentaron protegerla reubicándola lejos del frente. Sin embargo, al intentar llevar a cabo la tarea, el curador en jefe Anatoly Kuchumov descubrió que los paneles ámbar se habían vuelto demasiado frágiles a lo largo de los años, y concluyó que la reubicación les causaría demasiado daño. En cambio, ordenó cubrir las paredes de la habitación con papel tapiz delgado, con la esperanza de que los nazis pasaran por allí sin darse cuenta.

Lamentablemente, ese plan falló. Hitler estaba al tanto de la historia de la Cámara de Ámbar y la vio como una propiedad alemana que debería ser devuelta a su tierra natal. En solo 36 horas, los nazis descubrieron los preciosos paneles y desmantelaron la habitación por completo. Los paneles fueron enviados a Alemania y la sala fue reconstruida en el castillo de Konigsberg. Allí permaneció en exhibición para el pueblo alemán durante dos años. En 1943, cuando las mareas de guerra comenzaron a cambiar a favor de los aliados, Hitler ordenó la reubicación de todas las posesiones saqueadas en Konigsberg. Una vez más, la habitación estaba llena de cajas y en movimiento, esta vez nunca más se la volvería a ver.

 

Teorías de conspiración y secuelas

La Cámara de Ámbar Teorías de conspiración y secuelas

El destino de la Cámara de Ámbar sigue sin estar claro hasta el día de hoy. Muchas teorías de conspiración se han desarrollado desde su misteriosa desaparición. La más simple es que los paneles no fueron evacuados a tiempo y fueron destruidos en los fuertes bombardeos que tuvieron lugar en la ciudad antes de que el Ejército Rojo los superara en 1945. Otros creen que los paneles se encuentran en algún lugar entre las ruinas de Wilhelm. Gustloff, un barco alemán hundido en el mar Báltico. El naufragio, sin embargo, se había sumergido muchas veces y no se encontró ningún rastro de Cámara de Ámbar.

La KGB realizó investigaciones exhaustivas alrededor de Konigsberg, pero fue en vano. Durante un tiempo, se creía que los restos de la habitación estaban ocultos en el laberinto de túneles y cámaras que se encuentran debajo de la ciudad. De nuevo, no se encontró nada allí. Las reclamaciones sobre el paradero de la Cámara de Ámbar seguían acumulándose: se sugirió estar en una antigua mina de sal en la frontera checa, hundirse en una laguna en Lituania e incluso desnudarse y enviarse a los EE. UU. Sin embargo, nada lleva a una respuesta concluyente.

Las únicas piezas de la habitación que se recuperaron fueron un gabinete y un mosaico de mármol que un soldado alemán robó cuando se retiró la habitación en 1941. Estaba en posesión de su hijo en 1997 cuando las autoridades alemanas lo recuperaron. Después de una larga y extensa investigación, los periodistas de investigación británicos Catherine Scott-Clark y Adrian Levy concluyeron en su libro de 2004, que la octava maravilla se perdió en los bombardeos de Konigsberg. Ellos teorizaron que la investigación excesiva llevada a cabo por la KGB era una artimaña para encubrir el error soviético inicial de destruir su amada Cámara de Ámbar.

Los intentos anteriores de llegar al fondo de la historia de la Cámara de Ámbar demostraron que era una misión peligrosa. El ex soldado alemán e historiador aficionado Georg Stein dedicó una gran parte de su vida a encontrar la Cámara de Ámbar: terminó siendo asesinado en un bosque bávaro en 1987. El general Yuri Gusev, subdirector de la unidad de inteligencia extranjera de Rusia, murió en un misterioso automóvil. accidente en 1992, después de ser expuesto como la fuente de un periodista que investiga la desaparición.

En 1979, el gobierno soviético ordenó que se reconstruyera una réplica de la habitación donde se encontraba el original en el Palacio de Catalina. El proyecto tardó 25 años en completarse y costó $ 11 millones de dólares. Su apertura en 2003 marcó el 300 aniversario de San Petersburgo. Aunque es una reproducción, si alguna vez estás en la zona, ¡definitivamente vale la pena visitar la "nueva Cámara de Ámbar"!

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad