header print

Divertido: Llega Un Nuevo Gorila Al Zoológico

El Redactor: Ysabel Taberner Lopez

 Un día un mimo sin trabajo estaba visitando el zoológico tratando de ganar algo de dinero como artista callejero. Sin embargo, tan pronto como empezó a atraer a una multitud, el jefe de personal del Zoo lo agarró y lo arrastró a su oficina.

El responsable le explicó al mimo que la atracción más popular del zoológico, un gorila, había muerto repentinamente. El guardián temía que la asistencia al zoológico cayera en picado. Así que e ofreció al mimo un trabajo para hacer de gorila hasta que pudieran conseguir otro. El mimo aceptó.

 

A la mañana siguiente, antes de que llegara la multitud, el mimo se puso el traje de gorila y entró en la jaula. Él descubrió que era un gran trabajo. Podía dormir todo lo que quería, jugar y burlarse de la gente, y atraía multitudes más grandes de las que había tenido nunca como mimo.

gorila conoce al leon
 

Sin embargo, con el tiempo la multitud se cansó de él y se aburría sólo oscilando en los neumáticos. Empezó a notar que la gente estaba prestando más atención al león de la jaula ubicada junto a la suya.

No queriendo perder la atención de su público, se subió a la parte superior de su jaula, se arrastró a través de una partición, y se colgó de la parte superior a la jaula del león. Por supuesto, esto puso furioso al león, pero a la multitud le encantó.

gorila conoce al leon


Al final del día el responsable del Zoo fue y le dió al mimo un aumento por ser hacer una actuación tan buena como un gorila.

Bueno, esto siguió por algún tiempo. El mimo seguía insultando al león, las multitudes crecían y su salario seguía subiendo. Luego, un día terrible cuando estaba colgando sobre el furioso león, se deslizó y cayó. El mimo estaba aterrorizado. El león se acercó y se dispuso a saltar. El mimo estaba tan asustado que empezó a correr alrededor de la jaula con el león detrás.

Finalmente, el mimó empezó a gritar y gritar, "¡Ayuda, ayúda!", Pero el león fue rápido y se lanzó sobre él. El mimo pronto se encontró cara a cara mirando al león enojado.

El león se acercó lentamente hasta la oreja del gorila y le dijo: ¡Cállate, idiota! ¿Quieres que nos despidan a los dos?

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad