header print

Chiste Del Día: Cuando Las Apariencias Engañan

  Una monja entra en un taxi, y nota que el apuesto conductor no deja de mirarla fijamente.


Ella le pregunta qué está mirando.

Conductor: "Hermana tengo una pregunta para usted, pero no quiero ofenderle."

Ella responde: "Hijo mío, no puedes ofenderme, cuando ya eres mayor como yo y eres monja, tienes la oportunidad de ver y escuchar casi todo en la vida. Nada que puedas decir me puede parecer ofensivo ".

 

- "Bueno... lo cierto es que siempre he tenido la fantasía de que una monja me besara", dice el taxista

Ella: "Veamos qué podemos hacer al respecto. En primer lugar debes estar soltero y en segundo, debes ser católico".

- "¡Sí, soy soltero y católico!", exclama el taxista muy emocionado.

- "OK" dice la monja. Vaya a la izquierda en el siguiente callejón.

Y la monja besa de manera apasionada al taxista.

Pero cuando vuelven a la carretera, el taxista comienza a llorar.

- "Querido hijo, ¿por qué lloras ahora?", pregunta la monja.

- "Hermana, perdóneme, pero he pecado, le mentí. Estoy casado y soy judío", confiesa el taxista entre sollozos. 

La monja dice: "Está bien, está bien... mi nombre es Miguel y voy a una fiesta de disfraces".

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: