header print

Una Isla Ideal Para Todos Los Amantes De Los Caballos

En la costa de Halifax, Nueva Escocia en Canadá, se encuentra el sueño de todos los amante de los caballos - una isla que alberga a unos 500 caballos salvajes que corren libres de portones, cercas y, en su mayor parte, de personas.

Esta isla sólo ha tenido cinco residentes humanos permanentes, lo que significa que los caballos les superan en número de 100 a uno. Estos caballos son los descendientes de los caballos que fueron sometidos por los británicos durante la expulsión del pueblo de Acadia en el siglo XVIII (colonos franceses de las provincias de Nueva Escocia, Nuevo Brunswick y Prince Edward Island).

 
Los caballos de la isla en forma de medialuna, se encuentra a unas 190 millas (300 kilómetros) de la costa de Canadá, y viven en estanques de agua dulce y barrón (un tipo de hierba). También son conocidos por cavar en la arena de la isla para llegar al agua por debajo.
Desde la época en que fueron puestos en libertad en la isla del Sable en la década de 1760, estos caballos han evolucionado al punto de desarrollar rasgos genéticos distintos. Lamentablemente, actualmente hay pocos debido a que el gobierno canadiense los sacrificó en el año de 1959, con el pretexto de "salvarlos" del entorno duro e implacable de la isla.
 
Otro argumento que se ha promovido para su expulsión de la isla, es la posibilidad de su interferencia con otras especies nativas como las focas y las aves. Sin embargo, los biólogos han argumentado que debido a su presencia en la isla durante cientos de años, ahora ellos están integrados y son importantes para el ecosistema.  
Estas magníficas bestias se salvaron del exilio gracias a las letras de los niños canadienses, quienes solicitaron al primer ministro de Canadá aprobar una ley que asegurara la protección de los caballos. Afortunadamente la carta tuvo éxito. 
Actualmente, la población de caballos es más fuerte, más feliz y más saludable que nunca, y es probable que sigan siéndolo gracias a la Isla del Sable, que recibe la protección de otros parques naturales de Canadá. De hecho, hasta hace poco se empezó a permitir la entrada de visitantes que pueden hacer una expedición de nueve días por un valor de más de $ 2,000.
Si eres un amante de los caballos y quiere venir a verlos con tus propios ojos, debes saber que el viaje a la isla del Sable es largo y costoso. Las autoridades canadienses también tratan de mantener el poco número de visitantes debido a la fragilidad de su ecosistema.
Fuente contenido e imágenes: The Plaid Zebra 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: