header print

Chiste: El Cura Recién Ordenado y El Calentador

Esto es un cura joven y, recién ordenado, lleno de ideales, que llega a un pueblecito donde nunca ocurre nada. Un día se va a visitar al diácono de un pueblo vecino, y durante la cena ve que tiene una criada joven de muy buen ver, a la que trata con gran familiaridad.

Cuando se quedan solos, le pregunta – Y dígame, Don Simón, esta chica y usted se comportan debidamente, verdad? – Pues claro, Antonio, pero si es una buena cristiana. Antonio no se queda muy convencido, pero no dice nada y vuelve a su pueblo.

 

chiste cura recien ordenado


Al cabo de unos días, la criada va a ver a Don Simón y le dice: – Con su permiso, hace unos días que no encuentro el calentador para las camas. Posiblemente no es mas que una casualidad, pero el caso es que su desaparición coincidió con la visita de su colega.

– Hmmm… dudo mucho lo que insinúas, pero bueno, voy a escribirle una carta, a ver si él sabe algo. Dicho y hecho, al día siguiente el cura novato recibe una carta diciendo: – “Querido Antonito, no voy a decir ni que tú te llevaste un calentador de camas de mi casa, ni que no te lo llevaste. Pero el hecho es que no lo hemos visto desde tu visita.”

A lo cual respondió: – “Querido Don Simón, no voy a decir ni que usted está durmiendo con la criada, ni que no lo haga. Pero el hecho es que si usted hubiese dormido una noche en su cama habría encontrado el calentador.”  

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: