header print

Chiste: El Genio Atrapado

Una pareja se encontraba jugando al golf en uno de los clubes más prestigiosos de la ciudad, rodeado de mansiones tazadas en millones de dólares. Cuando le llegó el turno a su esposa, el marido le dijo: “Ten cuidado cuando vayas a golpear la pelota, porque si rompes alguna ventana deberemos pagar una fortuna.”

 

 

Chiste: genio atrapado

La mujer asintió con la cabeza y cuando dio el golpe, la pelota chocó directamente con la ventana de una casa, rompiendo todos los vidrios.
 
 
“¡Te dije que lo hagas con cuidado! Ahora debemos ir a esa casa a disculparnos y preguntar cuanto nos saldrá el chiste,” le dijo su esposo. 
 
 
 
El matrimonio se dirigió a la casa y golpeó la puerta. Cuando escucho una voz que lo invitaba a pasar, el hombre abrió la puerta y entró junto a su esposa. En la sala de estar se encontraron con un hombre sentado en el sofá que les dijo: “¿Ustedes son los que rompieron mi ventana?”
 
 
“Si, lo sentimos mucho, fue un accidente…” respondió el hombre con culpa.
 
 
“No, de hecho quería agradecerles. Soy un genio que estuvo atrapado en una botella por miles de años, y el impacto del golpe logró liberarme de esa cárcel. Ahora, como agradecimiento por haberme liberado les concederé tres deseos, y yo me quedaré con el último,” contestó.
 
 
“Fantástico,” dijo el hombre “yo quiero un millón de dólares por año durante el resto de mi vida.”
 
 
“No hay problema,” respondió el genio, “es lo último que puede hacer por haberme liberado. ¿Y tú qué quieres?” le preguntó a la mujer.
 
 
“Yo quiero una casa en cada país del mundo,” respondió la mujer entusiasmada.
 
 
“¡Concedido!” dijo el genio y continuó “como estuve encerrado en esa botella todo este tiempo, no he podido tener sexo con una mujer en años. Por eso, mi deseo es acostarme con tu esposa.”
 
 
El hombre miró a su mujer y le dijo: “Bueno, el genio nos acaba de dar una fortuna, creo que no importaría si te acuestas con él.”
 
 
El genio se llevó a la mujer al cuarto de arriba, donde tuvieron relaciones por más de dos horas. Cuando terminaron, el genio miró a la mujer y le preguntó: ¿Cuántos años tiene tu esposo?”
 
 
“35,” respondió ella. 
 
 
“¿Y todavía cree en los genios…?
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: