header print

Chiste: Un Hombre De Amsterdam Tiene Una Confesión...

 Hace aproximadamente un mes, un hombre anciano en Amsterdam sintió que necesitaba confesar, así que fue a su sacerdote:

"Perdóname, padre, porque he pecado. Durante la Segunda Guerra Mundial escondí un refugiado en mi ático".

"Bueno", respondió el sacerdote, "eso no es un pecado".

"Pero le hice aceptar que me pagara una cantidad de dinero por cada semana que se quedaba en mi casa".

 
chiste hombre encerrado

"Admito que eso no fue algo bueno, pero lo hiciste por una buena causa".

"Oh, gracias, padre; eso me alivia". Hizo una pausa por un momento y luego dijo: "Tengo una pregunta más..."

"¿De qué se trata, hijo?"

"¿Tengo que decirle que la guerra ha terminado?"

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis