maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

6 Consejos Para Cultivar Un Jardín De Hierbas

 Una de las mayores ventajas de cultivar nuestras propias hierbas y mantenerlas en el alféizar de la ventana de la cocina es que siempre que necesitamos una ramita de tomillo o algunas hojas de albahaca, las tenemos al alcance de la mano. Estas pequeñas plantas, sin embargo, no te darán suficiente materia prima para hacer salsas, para secarlas o congelarlas. Entonces, si deseas un suministro abundante de hierbas frescas, mejor cultívalas en el suelo o en grandes maceteros. Los siguientes seis consejos te ayudarán a cultivar una gran cantidad de hierbas durante todo el año:
 
trucos para el jardín

1. Elige la ubicación cuidadosamente

Al cultivar un jardín de hierbas, la ubicación es muy importante. Las plantas deben tener mucha luz solar y deben ser accesibles para cosechas frecuentes. Asegúrate de examinar los tipos de hierbas que te gustaría cultivar y ten en cuenta sus condiciones de crecimiento. A algunas hierbas les gusta estar frescas y secas, mientras que otras prosperan mejor en el calor y la humedad. Algunas prefieren el sol intenso, pero otras prefieren la sombra parcial. Agrupa las hierbas de acuerdo a sus necesidades.

2. Comienza con plantas de buena calidad

Las hierbas se pueden comenzar a partir de semillas, de esquejes tomados de plantas establecidas o de divisiones de grupos más grandes. Cualquiera sea su fuente, las plantas con las que comiences deben ser sanas y fuertes. Ten en cuenta que las plántulas débiles y las hierbas ligadas a macetas encuentran difícil prosperar cuando las trasplantas a un jardín de hierbas. Diferentes hierbas crecen mejor usando diferentes métodos. Algunas se cultivan mejor a partir de semillas, sin embargo, otras  como el cebollino, ofrecen mejores resultados cuando se parten de divisiones de grupos. Las plantas de albahaca cultivadas a partir de esquejes son buenas para un jardín de hierbas de alféizar, aunque no alcanzan a sus contrapartes de semillas. Las plántulas también tienden a crecer rápidamente y se ramifican en todas las direcciones para formar plantas de buen tamaño. Por otro lado, las hierbas como el cilantro, el eneldo y el perejil se cultivan mejor a partir de semillas, y las de menta verde y romero se cultivan mejor a partir de esquejes enraizados.

 

 

3. Cosecha con frecuencia

Estas plantas necesitan cosecha frecuente. Las que tienen hábitos de ramificación tienden a volverse más intrépidas a medida que recoges sus hojas, ya que las nuevas ramas se elevan desde los cortes inferiores. Mientras tanto, las hierbas que no se ramifican como el cilantro se pueden cosechar cortándolas regularmente para obtener un suministro continuo de la misma planta.

trucos para el jardín

4. Utiliza un fertilizante rico en nitrógeno

La cosecha frecuente mantiene a la planta en un modo de crecimiento vegetativo. Pero a medida que crecen nuevas ramas y hojas,se agotan rápidamente las reservas de nutrientes de la planta. Como resultado, necesitamos alimentar a las hierbas regularmente para compensar el déficit. El nitrógeno es el principal elemento que promueve el crecimiento de la hoja, y la alimentación de las plantas con fertilizantes con alto contenido de nitrógeno ayuda. Si prefieres evitar los fertilizantes químicos en tu jardín de hierbas, el aderezo con compost es otra opción. El té de compost es un tónico vegetal rico en compuestos de nitrógeno.


5. Proporciona sombra parcial

Por lo general, las hierbas necesitan mucha luz solar para prosperar, pero una gran cantidad puede ser algo malo, especialmente para las hierbas como la albahaca, el cebollino, la menta, la hierba gatera y el perejil. Cuando planifiques tu jardín de hierbas, asegúrate de colocar las camas de acuerdo con la cantidad de luz que reciben durante el día. Asegúrate de acomodar el lugar de tal manera que la sombra de las plantas más altas caiga sobre las pequeñas por la tarde. Por lo general, a las hierbas no les va bien debajo de árboles que tienden a arrojar mucha sombra. Pero si un árbol elevado permite cierto paso de luz, deberían estar bien durante los meses de verano.

 

6. Podas agresivas ocasionales

Junto a la cosecha frecuente, asegúrate de podar los arbustos de hierbas para que no pierdan su juventud. Puedes usar un par de tijeras de jardín para reducir el crecimiento superior a la mitad o un tercio. Esto puede exponer los tallos leñosos y sin hojas que se ven antiestéticos. Sin embargo, el nuevo crecimiento pronto cubrirá los arbustos, dándoles una nueva vida. La poda agresiva se recomienda para hierbas como orégano, salvia, menta y romero.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
App Logo
Esta app es fácil de usar
¡Pruébala! Descarga gratis