header print

Chiste: a Grandes Males, Grandes Remedios

Margarita estaba muy dolida cuando su marido Alberto acababa de fallecer. Se dirigió a la funeraria para echar una última mirada a su difunto esposo. En el instante en que lo vio empezó a llorar. El enterrador se adelantó para proporcionar consuelo a la viuda en este momento sombrío. A través de sus lágrimas, Margarita le explicó al funerario que está dolida porque su querido Alberto llevaba un traje negro y su última voluntad era ser enterrado con un traje azul.


El enterrador se disculpó y explicó que tradicionalmente, siempre ponen los cuerpos en un traje negro, pero él vería lo que podría arreglar. Al día siguiente, Margarita regresó a lo funeraria para tener un último momento con Alberto antes de su funeral al día siguiente. Cuando el enterrador retiró la cortina, Margarita no pudo evitar sonreír a través de sus lágrimas mientras Alberto resplandecía con un elegante traje azul.

 
chiste voluntad

Margarita le preguntó: "maravilloso, maravilloso, pero ¿de dónde sacaste ese hermoso traje azul?"

El enterrador respondió: "bueno, ayer por la tarde después de que se marchara, trajeron un hombre del tamaño de su marido y él llevaba un traje azul. La esposa del fallecido me explicó que estaba muy molesta porque su marido había querido ser enterrado con un traje negro".

Margarita sonrió al hombre.

El enterrador continuó: "Después de eso, era simplemente una cuestión de cambiar las cabezas."

Imagen: Deposit Photos.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: