header print

Sobre La Honestidad y El Cómo Evitar Discusiones

  Cuando estamos en medio de una acalorada discusión, es muy fácil perder el control sobre nosotros mismos. A menudo decimos cosas que no queremos decir, o podemos hacer algo que inmediatamente lamentamos, pero cuando esto sucede ya hemos dañado la confianza y el respeto hacia la otra persona, de tal manera que es difícil retroceder. Este es el costo potencial de cualquier argumento en el que nos metamos.
 
Entonces, ¿cómo podemos evitar que nuestros argumentos escapen a nuestro control? ¿Cómo "desactivar" una situación caliente antes de ir demasiado lejos? El gran libro Conversaciones Cruciales es una guía fantástica sobre cómo afrontar y manejar estos argumentos mejor.

Cuando estamos en medio de una discusión acalorada, sentimos que nos atacan personalmente. Esto compromete nuestra respuesta de "lucha o huida". Una adrenalina que nos hace actuar de manera impulsiva e imprudente; en este punto dejamos de pensar en maneras de tener una conversación saludable - solo queremos atacar o huir.

El libro describe la versión social de nuestra respuesta de "lucha o huida" como "silencio o violencia". Estas son las dos maneras principales en que respondemos en una discusión. Cuando elegimos la opción de "silencio", significa que empezamos a calmarnos, a diluir nuestras opiniones o a disculparnos por nuestras creencias. Cuando elegimos la opción de "violencia", significa que empezaremos a lanzar insultos, gritar y volvernos agresivos. Ambas respuestas son un medio para zanjar cualquier diálogo significativo.

Para retomar un diálogo significativo, el objetivo es hacer que tú y la otra persona os sintáis "seguros" de nuevo. Cuanto más cómodos estéis, más productiva será la conversación. Establecer la seguridad es un aspecto clave para desactivar los argumentos acalorados antes de dirigirse en una dirección que nadie quiere. 

 

¿Cómo 'desactivar' argumentos calientes?

El objetivo de cualquier conversación es crear una "piscina compartida de significado". Esto significa asegurarse de que todo el mundo se sienta seguro de hablar, expresar sus pensamientos y contribuir en la conversación. Para crear esta "piscina de significado", necesitamos hacer que la conversación sea lo más abierta posible. Cuanta más información se comparta, más fácil será conectar nuestras opiniones con las opiniones de otra persona. Sin embargo, una vez que nos alejamos de estos sentimientos de seguridad, tendemos hacia el "silencio" o a la "violencia". Y ambos son asesinos de conversación, de los que necesitamos deshacernos antes retomar un diálogo significativo.

A continuación te presentamos algunos puntos clave:

1. Presta atención a los signos del silencio

El silencio es una de las formas en que nos separamos de un diálogo significativo. Signos de silencio incluyen retirar lo que decimos ("retirarse"), y ni nuestras mentes hablan ("evitar") ni nuestro mensaje ("enmascaramiento").

2. Presta atención a los signos de violencia

La violencia es la otra forma en que nos separamos de un diálogo significativo. Los signos de violencia incluyen cortar a las personas ("controlar"), juzgar las cosas como buenas o malas ("etiquetar") e insultar ("atacar").

3. Trata de devolver las cosas a la seguridad

Cuanto antes podamos identificar los signos de "silencio" y "violencia", más fácil será manejarlos antes de que escapen fuera de control. Si notamos estos signos, podremos llevar la conversación a un lugar más seguro...

4. Empieza con lo que estás de acuerdo

Una de las mejores maneras de traer una conversación de nuevo a la seguridad es comenzar con lo que estás de acuerdo. Las buenas conversaciones comienzan con "sí" o "estoy de acuerdo" y NO con "estás equivocado".

5. Cuenta los hechos - detrás de su historia

Cuando queremos compartir una historia con otros, es muy importante que nos atengamos a los hechos sin hacer acusaciones o conjeturas. Hay una gran diferencia entre decir: "Me di cuenta de este cargo extraño en nuestra tarjeta de crédito" versus "¡Estás engañándome!". Explica tu versión de la historia y por qué crees y sientes de la forma en que lo haces.

6. Permite a las personas contar su historia

Así como debemos contar nuestras historias honestamente, necesitamos también animar a otros a contar su historia con honestidad. Cuando todos somos honestos, la "piscina compartida de significado" crece. Haz que la otra persona se sienta lo suficientemente segura como para contar su historia sin sentirse juzgada o ridiculizada: "Dime lo que realmente piensas, no me enojaré". Entonces escúchales y trata de no enfadarte.

7. Descubrir un propósito mutuo

En medio de discusiones acaloradas, a menudo perdemos la pista de lo que realmente estamos discutiendo. Es muy importante dar un paso atrás e intentar encontrar un propósito mutuo. ¿Qué es lo que realmente quiero de esto? ¿Qué quiere la otra persona? ¿Nos estamos centrando en lo que realmente importa?

Todos los consejos anteriores están diseñados para llevar nuestras conversaciones de nuevo a la seguridad y abrir una "piscina compartida" más rica de significado. Cuanto más libremente fluya la información entre nosotros de una manera respetuosa y honesta, más fácil será tener una conversación sana. 

Fuente: theemotionmachine

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: