header print

Chiste Del Día: Cuando Decidí Mudarme Al Infierno

 Un hombre, que en la tierra fue muy bueno, se murió y, como era de esperar, va al cielo. Allí llevaba disfrutando de la eternidad más de mil años, pero un día le pide a Dios:

 

- "Dios mío, quisiera que me permitas conocer el infierno por una noche, para saber de qué me perdí".

Y Dios, en su infinita bondad, le dice:

- "Si es tu voluntad, que así sea".

El hombre se marcha esa noche al infierno. En la entrada encuentra con unas escaleras, las sube... 

Atraviesa la puerta de entrada y ve por doquier luces de neón, dando paso a una especie de Edén surcado por ríos de whisky y con las mujeres más hermosas del planeta.

Allí pasa la mejor noche de su vida pero por la mañana regresa al cielo. Hablar con Dios y le manifiesta su deseo de mudarse definitivamente al infierno.

 

Dios nuevamente acepta. Arreglados todos los asuntos, pone rumbo de nuevo hacia el infierno. Sube las mismas escaleras y se abre nuevamente la puerta, pero esta vez cae a una pila gigantesca de azufre hirviente. Se hunde en ella; mientras el diablo lo punza con su tridente... 

Con esfuerzo el hombre logra colgarse del borde. Saca la cabeza, mira al Diablo y le pregunta:

- “Pero, ¿qué es esto? Yo estuve aquí la semana pasada y todo era maravilloso...”

Y el Diablo responde:

- “Claro, pero una cosa es el turismo y otra la inmigración.”

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: