header print

Según Estudios ¡La Fuerza De Voluntad No Lo Es Todo!

El Redactor: Ysabel T. L.

 Todos conocemos a esas personas, las que tienen autocontrol: aquellas que, cuando se les ofrece un plato grande de comida sabrosa pero engordante, superan la tentación y no comen nada. ¿Cómo podría ser que hay personas que pueden superar la tentación y no colapsar, mientras que muchas otras no pueden hacerlo? Durante mucho tiempo fue común pensar que algunas personas simplemente podrían bloquear sus impulsos, es decir, fueron bendecidas con fuerza de voluntad y sabían cómo usarla.

Por el contrario, según el enfoque más aceptado, aquellos que no pueden resistir las tentaciones tienen una fuerza de voluntad débil o no utilizada. Sin embargo, se sorprenderá al escuchar que esta idea, que las personas con autocontrol simplemente "disfrutan" de más fuerza de voluntad, se está convirtiendo lentamente en un mito a los ojos de los expertos en la materia. ¿Por qué? Y si no es la fuerza de voluntad, ¿cuál es la fuerza impulsora detrás de las personas con autocontrol? Sigue leyendo para descubrirlo...

estudios sobre la fuerza de voluntad

¿Cómo se definió y probó la fuerza de voluntad hasta hoy?

Primero, comenzaremos por aclarar las dos formas principales en que los psicólogos e investigadores han examinado y definido el alcance de la voluntad de una persona. El primero ha sido por medio de cuestionarios escritos, que se entregaron a los participantes, en los que se les pidió que indicaran su acuerdo con diferentes oraciones como "Soy bueno para retrasar la gratificación", "No sé cómo guardar secretos "El segundo ha sido a través de varios experimentos, que examinaron la fuerza de voluntad de los participantes probándolos en diferentes situaciones, como un estudio de 1998 que examinó cómo diferentes participantes lidiaron con el olor de las galletas recién horneadas.

Durante años, la suposición principal fue que estas dos medidas, el cuestionario escrito y la prueba práctica, eran las mismas, y ambas tuvieron resultados similares. Pero a medida que pasó el tiempo, esta suposición perdió su poder. Ciertamente, es posible que estas dos pruebas no sean idénticas entre sí, sino que estén relacionadas entre sí, y es necesario examinar si una persona que se define a sí misma en los cuestionarios como si tuviera una gran fuerza de voluntad. Michael Inzlicht, psicólogo de la Universidad de Toronto en Canadá, estaba tratando de responder estas preguntas y, junto con su equipo, profundizó en el tema y descubrió hallazgos sorprendentes.

¿Cómo se definió y probó la fuerza de voluntad hasta hoy?

La investigación de Inzlicht y sus sorprendentes resultados.

En varios estudios realizados por Inzlicht y su equipo, examinaron a más de 2,400 sujetos que respondieron un cuestionario y luego realizaron varias tareas para evaluar su autocontrol. Por ejemplo, una de las tareas más difíciles que enfrentan los participantes se conoce como "Tarea Stroop", donde recibieron una lista de colores escritos y cada color está escrito en un color diferente de sí mismo (como se muestra a continuación).

Se les pidió a los participantes que dijeran el nombre del color que vieron con sus ojos en lugar de leer el nombre del color escrito. Esta tarea conduce a una falta de coordinación entre lo que ve la mente y lo que lee, y por lo tanto requiere el uso de la fuerza de voluntad que hace que la boca pronuncie el nombre del color percibido por el ojo en lugar de la palabra percibida por el cerebro.
 

La investigación de Inzlicht y sus sorprendentes resultados.

Entonces, ¿qué se puede esperar de los resultados de estas pruebas? ¿como se sugiere comúnmente, que quienes testificaron en los cuestionarios que tenían una gran fuerza de voluntad también sobresalieron al realizar tareas que requerían autocontrol y moderación? Los investigadores descubrieron que este no era el caso en absoluto: no se encontraron diferencias significativas en el nivel de desempeño de las tareas entre los encuestados que afirmaron que tenían una gran fuerza de voluntad y los que respondieron de manera diferente, y solo una pequeña correlación entre la naturaleza de la tarea. Se encontraron respuestas y nivel de rendimiento.

¿Por qué fueron estos los resultados? La suposición principal de los investigadores es que existe la posibilidad de que la "fuerza de voluntad" necesaria para responder el cuestionario y completar la tarea sea diferente, es decir, para tener éxito en la prueba de Stroop, nuestros cerebros deben movilizar una forma diferente de ser -restricción de lo que necesitaríamos para evitar comer un plato de galletas deliciosamente recién horneadas; Si tienen razón, entonces existe la posibilidad de que los psicólogos y expertos en el campo necesiten redefinir el concepto de "fuerza de voluntad", ya que puede ser una definición más amplia que describe varios tipos de autocontrol.

¿Qué se puede aprender sobre las personas con autocontrol?

La investigación de Inzlicht, como varios otros estudios, puede enseñarnos un poco sobre el autocontrol y la fuerte fuerza de voluntad. Estas son las cuatro conclusiones principales con respecto a este asunto:

1. Las personas con alto autocontrol disfrutan de actividades que la mayoría de nosotros encontramos difíciles

Un estilo de vida saludable y comer bien, aprender mucho o perseverar en la actividad física son actividades, tareas y pruebas que para la mayoría de nosotros nos parecen desafiantes, extenuantes y no siempre agradables. Sin embargo, para aquellos que tienen un alto autocontrol, es divertido. Las metas "Quiero" son mucho más alcanzables que las metas "Tengo que": este es el enfoque adoptado por las personas con alto autocontrol, y la explicación es que las metas "Quiero" conducen a menos tentaciones y esfuerzo extenuante. para alcanzar estos objetivos. Recuerda que algo que te encanta hacer es mucho más probable que lo repitas que algo que odias.

2. Las personas con mejor autocontrol tienen hábitos que les ayudan a evitar las tentaciones.

En un estudio publicado en 2015 en la revista Personal and Social Psychology, que describió un experimento social de más de 2,000 participantes, las personas con mejor autocontrol tienden a adoptar hábitos mejores y más correctos, desde el ejercicio diario hasta el sueño adecuado y los hábitos alimenticios. Todo lo relacionado con el trabajo y el estudio. Los autores dicen que las personas con alto autocontrol saben cómo organizar sus vidas para no verse en situaciones en las que tienen que tomar decisiones difíciles en términos de autocontrol.

¿Qué se puede aprender sobre las personas con autocontrol?

3. Es más fácil tener autocontrol cuando eres financieramente estable

El "Experimento Marshmallow" de Walter Michel, uno de los experimentos más famosos en psicología, examinó la capacidad de los niños para retrasar la gratificación. Los resultados mostraron que los niños de entornos socioeconómicos más pobres eran mucho menos capaces de resistir la tentación que se les presentaba. Eric Berkman, neurocientífico de la Universidad de Oregon en los Estados Unidos, explica que las personas que provienen de entornos pobres tienden a centrarse en recompensas inmediatas en lugar de recompensas a largo plazo porque vivir en la pobreza les hace creer que el futuro es menos claro y seguro que el presente. Por lo tanto, se puede decir que posponer la gratificación y el autocontrol es más común en las personas que tienen seguridad financiera, ya que pueden mirar al futuro con gran confianza.

4. A veces es la genética la que determina

A menudo no hay nada que hacer para aumentar la fuerza de voluntad o restringir nuestros impulsos, ya que simplemente están impresos genéticamente en nosotros. Esto es lo que creen los investigadores que fueron responsables de un estudio publicado en 2015. Según su teoría, hay personas cuyos genes les dan más hambre y otros que disfrutan jugando o comprando debido al equipaje hereditario que les transmitieron sus padres. Este punto de vista es corroborado por un estudio realizado en la Universidad de Illinois que reveló que las personas con un alto nivel de conciencia, una característica determinada en gran medida por la genética de cada uno de nosotros, tienden a llevar vidas más saludables y a ser estudiantes más diligentes.

Willower

Entonces, ¿cómo podemos lidiar con estos resultados y qué lección podemos aprender de ellos?

Como cualquiera que haya comenzado una dieta sabe, la fuerza de voluntad es algo de lo que es difícil depender durante mucho tiempo, y cuando falla, fallamos con ella. . En tales casos, tendemos a culparnos a nosotros mismos por la falta de fuerza de voluntad y la incapacidad de contenernos, y de hecho, ignoramos el hecho de que la ciencia ha demostrado que también puede haber una explicación genética o ambiental que no necesariamente depende de nosotros. de lo que se te ha revelado, debes entender que la fuerza de voluntad no lo es todo.

 Si queremos pasar por un proceso determinado, como la pérdida de peso, debe centrarse en las cosas que lo llevarán a la meta en lugar de dejar de hacer cosas que se interpongan en su camino. Centrarnos en nuestros fracasos, derivados de lo que percibimos como una falta de fuerza de voluntad suficiente, nos lleva a una sensación de vergüenza, tanto privada como pública, que evita nuestra curiosidad y ansia de mejores soluciones que realmente funcionen en la realidad. Deja a un lado la fuerza de voluntad y comprenda qué cosas realmente importantes se necesitan para lograr todos sus objetivos.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad