header print

10 Errores Que Cometen Los Padres y Que Es Mejor Evitarlos

El Redactor: Jessica Q. R.

 Criar a los hijos es un proceso continuo, y parece que cada vez que los padres piensan que se están acostumbrando, llega un momento que les muestra que tienen mucho más que aprender. Sin embargo, hay algunas leyes universales en la crianza de los niños que es importante seguir, y así como hay cosas que deben hacerse para educar a los niños, también hay cosas que muchos padres hacen mal sin siquiera saberlo. Según los expertos, los siguientes 10 errores en la crianza de los niños pueden afectar este delicado proceso y deben evitarse si desea criar niños sanos, felices y tranquilos.

 
Errores en la crianza de los hijos gritales en público

1. Gritarles en público

A veces hay momentos en público en que los niños se comportan de manera inapropiada o incluso peligrosa, como si de repente corrieran a la calle. El instinto primario de los padres es el enojo o el miedo, y como resultado, muchos padres terminan gritándoles a sus hijos para detener ese comportamiento. A pesar de este fuerte impulso, es importante evitar ofender a los niños frente a otros porque pensarán más en cómo otras personas ven que se les grita que en el problema en cuestión.

Según la Dra. Erica Reischer, psicóloga y autora de What Good Parents Do: 75 Simple Strategies for Raising Kids Who Thrive, "en lugar de regañar a tus hijos en el acto, llévalos a un rincón privado donde puedas hablar con ellos y contarles se han portado mal, sin oídos curiosos, por lo que así, ellos pueden concentrarse en lo que estás diciendo".

2. Darles instrucciones poco claras

Muchos padres usan pocas palabras cuando dan instrucciones o usan frases generales para diferentes situaciones, dejando a los niños a veces confundidos. Si le dices a tu hijo que "se comporte bien", por ejemplo, significa una cosa cuando juega con otros niños (comparte juguetes y se turnan) y otra cosa cuando ve películas (por ejemplo, quedarse quieto). En estos casos, los niños no siempre entienden lo que se les exige y, por lo tanto, es posible que no hagan lo que tú esperas que hagan.

Para que esto no suceda, es importante darles a tus hijos instrucciones tan claras como sea posible en diferentes situaciones, y también decirles lo que deberían estar haciendo en lugar de lo que no deberían ser. Por ejemplo, si tu hijo tira su abrigo al piso en el momento en que entra a la casa, decirle "no tires tu abrigo al piso" deja en claro lo que no debe hacer, pero el niño puede estar confundido porque No le estás dando una alternativa. Por lo tanto, trata de decir "Cuando entras y te quitas el abrigo, tienes que colgarlo en el perchero". De esta manera, estás aclarando lo que quieres que haga tu hijo y así evitarás frustraciones innecesarias para los dos.

Errores en la crianza de los hijos darles instrucciones poco claras

3. Sobornarlos para obtener resultados rápidos

Es tarde en la noche, estás cansado después de un día de trabajo y tu hijo se niega a terminar su cena. Todos los padres conocen esta situación y existe la tentación de prometerles un helado si terminan su cena rápidamente. Esto sucede incluso cuando los niños comienzan a hacer berrinches en las tiendas, y muchos padres están dispuestos a hacer cualquier cosa para detener el comportamiento vergonzoso, lo que lleva a un ciclo de soborno en situaciones incómodas.

Aunque es tentador hacer esto para obtener resultados rápidos, se crea una situación en la que los niños son realmente recompensados ​​por su comportamiento negativo y no positivo. Por lo tanto, lo que están aprendiendo es que si se ajustan lo suficiente, obtendrán lo que desean, lo que puede causar problemas en el futuro. Es importante evitar esto y dejar en claro a los niños que el comportamiento inapropiado es inaceptable de alguna manera, y si continúan con él, puede conducir a un castigo. Evita dar "sobornos" para detener el comportamiento negativo, y con el tiempo tus hijos aprenderán tus reglas y cómo esperas que se comporten en diferentes situaciones.

4. No entender cuando tienen hambre o están cansados

Como adultos, a menudo es difícil concentrarnos cuando estamos cansados ​​o hambrientos, pero en lugar de entrar en un ataque de ira, reconocemos el problema y descansamos o comemos un refrigerio que nos llenará un poco el estómago. Así como el hambre y la fatiga nos afectan, también afectan a los niños, por lo que es importante comprender la fuente de su frustración en los momentos en que se comportan de maneras que no son características de ellos. Si, por ejemplo, tu hijo comienza a pelear con su hermano, el Dr. Reischer recomienda reconocer lo que hicieron mal preguntando (“Te vi agarrar el juguete de tu hermano de sus manos”) y promete volver a él (“Tienes hambre, ¿no? Hablemos de eso después de un refrigerio ”.

Este enfoque se llama "disciplina retrasada", que te permite hablar con tu hijo sobre su comportamiento cuando está concentrado, es decir, después de haber comido o tomado una siesta. Entonces, cuando tus hijos se comporten negativamente, primero verifica si tienen hambre o están cansados, se ocupan de sus necesidades y luego puedes hablarles sobre su comportamiento negativo.

Errores en la crianza de los hijos no entender cuando tienen hambre o están cansados

5. Hablarles demasiado

Los niños, especialmente los niños pequeños, tienen una capacidad de atención más corta que los adultos, por lo que no siempre están abiertos a conferencias sobre su comportamiento. Además, no se tomarán las cosas en serio si escuchan demasiadas palabras saliendo de tu boca, y en lugar de agotarlas, vale la pena y se recomienda ser conciso y decisivo. Si tu hijo está molestando al perro por ejemplo, explícale brevemente por qué eso es un problema, déjale en claro que no lo volverán a hacer y deténgase allí.

6. Perderlos

Debes admitir la verdad ... a veces los niños pueden ser irritantes, y es natural que los padres sientan que lo están perdiendo debido a su comportamiento. Aunque es difícil mantener la calma en ocasiones cuando los niños cruzan la línea, recuerda que gritar y gritar te permitirá a ti como padre, desahogarte y expresar tu frustración, pero eso no hará nada por la educación de tus hijos.

En situaciones donde los padres gritan a los niños, hay dos resultados posibles. El primero es que el niño se cerrará y no podrá escuchar lo que se le dice, y el segundo resultado es que se enojará y responderá con enojo. Para que tus hijos comprendan cuándo están haciendo algo mal, intenta no alzar la voz, sino hablarles con un tono autoritario y tranquilo. Si sientes que necesitas unos minutos para relajarte y no gritar, retírate a un lado y toma un respiro antes de hablar con tu hijo. Puede que no sea una solución rápida, pero con el tiempo verás la diferencia que se hace.

Errores en la crianza de los hijos perder la paciencia

7. Tomar las cosas personalmente

"Una gran cantidad de comportamiento" malo "se trata de un niño que explora cómo obtener lo que quiere, ya sea afecto, helado o cinco minutos más de juego", dice el Dr. Reischer sobre el comportamiento negativo de los niños. Tomar las cosas personalmente también puede hacer que algunos padres se vuelvan menos cariñosos, lo que puede debilitar la relación entre padres e hijos, por lo que es importante mantener un comportamiento amoroso y dejar en claro a los niños que debe haber un respeto mutuo entre ellos y sus padres.

8. Compararlos con otros niños

A veces los padres quieren mostrarles a sus hijos cómo deben comportarse, y lo hacen comparándolos con otros niños, como durante el tiempo de juego. Es bueno decirles a los niños lo que esperas de ellos, pero esto debe hacerse con respeto y no comparándolos con los demás.

Cuando los padres comparan el comportamiento de sus hijos con el de otros niños, pueden sentirse avergonzados, enojados y resentidos, lo que es un resultado en el que ningún padre está interesado. En lugar de hacer comparaciones con otros niños, explícale a tu hijo lo que quieres y cuándo tengan éxito, felicítalos para que puedan desarrollar confianza en sí mismos y no sientan que se espera que sean alguien que no son.

Errores en la crianza de los hijos compararlos con otros niños

9. Castigo excesivo

Muchos padres se encuentran castigando a sus hijos en un momento de ira, pero la mayoría de las veces, el castigo en esos momentos puede ser exagerado por la agitación emocional que los rodea. Cuando los padres imponen castigos excesivos mientras se sienten frustrados y enojados con sus hijos, generalmente es injusto y desproporcionado con respecto al hecho que lo merece. También es a menudo difícil hacer cumplir estos castigos, por lo tanto, no se recomienda castigar en un momento de conflicto o frustración.

En cambio, se recomienda escribir reglas claras de la casa en las que indique cuáles serán las consecuencias en el caso de un comportamiento u otro para que tú y tus hijos sepan qué esperar cuando hacen algo mal. Esto permitirá corregir el comportamiento negativo y evitará los castigos excesivos dados por la ira.

10. Ser inconsistente

Una de las cosas más importantes en la crianza de los hijos es la consistencia, y cuando la rompes, los niños no saben qué esperar y, además, pueden pensar que no habrá consecuencias negativas. Cuando castigas un determinado comportamiento negativo y se repite, no lo revises, sino disciplina una y otra vez cuando ocurra. La disciplina inconsistente confunde a los niños y les envía mensajes equivocados sobre la autoridad de los padres. Los padres son percibidos como personajes no autoritarias e inconsistentes, y por lo tanto, es importante cumplir con las expectativas no solo en situaciones positivas sino también en situaciones negativas.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad