header print

Chiste: El Hombre Vs. El Simio

 Un día, Bob decidió ir al zoológico. Cuando llegó a la jaula de los simios, se encontró mirando a un gran simio macho, que lo estaba mirando directamente. Cuando se rascó la cabeza, también lo hizo el mono. Al darse cuenta de esto, Bob decidió divertirse un poco. Entonces comenzó a rascarse debajo de los brazos y saltar diciendo "uuuh uuuh uuuh" y también lo hizo el simio.
 

Bob se detuvo para pensar qué hacer a continuación y se rascó la barbilla mientras pensaba. Antes de que pudiera reaccionar, el simio separó los barrotes de su jaula, saltó el foso y procedió a golpearlo.
 Unas semanas más tarde, Bob se despierta en una habitación de hospital,cuando se dieron cuenta de que estaba despierto, el personal llevó a un hombre a su habitación y los dejó a los dos solos.

"Sr. Smith, mi nombre es Albert. soy el cuidador del zoológico y quiero ver si podemos averiguar qué sucedió antes de que lo atacaran".

"Yo ... no sé. Estaba mirando al simio y noté que imitaba mis movimientos".

"Necesito saber exactamente lo que hiciste".

Chiste: El Hombre Vs. El Simio

"Bueno, cuando lo noté por primera vez, me estaba rascando la cabeza. Cuando me di cuenta de que se estaba rascando la cabeza, comencé a jugar, y comencé a rascarme las axilas y a hacer ruidos".

"Bien, entonces, ¿qué pasó?"

"Bueno, estaba tratando de pensar en otra cosa que hacer, y creo que me rasqué la barbilla, que es lo último que recuerdo".
"¿Te rascaste la barbilla? ¡Oh, eso lo explica todo! Ves, en simio, eso significa “¡Jódete!”. Gracias a Dios, porque si el ataque no fue algo provocado, tendríamos que dormirlo en ese caso”.

Entonces, el cuidador del zoológico dejó a Bob  y se fue. Él continuó durante otros seis meses en el hospital, imagináte la miseria de seis meses de no poder moverte, ir al baño o incluso rascarte, sin la ayuda de otra persona. Por lo que Bob pasó todo ese tiempo ideando un plan para vengarse de ese maldito simio.

Finalmente es dado de alta del hospital, y hace su primer viaje al carnicero local, donde compra una salchicha polaca gigante y un par de bonitos cuchillos de carnicero nuevos.

Luego va directamente al zoológico hacia la jaula de simios, donde pronto se encuentra cara a cara con su atacante.
"¿Me recuerdas?" Preguntó cuando llamó la atención del simio y vio que una vez más lo imitaba. Él sonrió y buscó en su bolso, y arrojó un cuchillo de carnicero en la jaula de los simios.

Cuando el simio lo recogió, Bob llamó su atención, sosteniendo en alto su propio cuchillo, mientras metía la mano en sus pantalones y sacaba la salchicha polaca. Justo como esperaba, el simio lo imitó, sosteniendo en alto su cuchillo y sus genitales en la otra mano.

Al ver esto, Bob cortó con su gran cuchillo de carnicero, cortando limpiamente la salchicha polaca por la mitad.

Al ver la salchicha tirada en el suelo, levantó la vista con aire de suficiencia para ver cuánto dolor debía sentir el pobre simio tonto en este momento ... cuando lo vio parado allí, rascándose la barbilla.

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Al hacer clic en "Unirse", acepta nuestros Términos y Política de privacidad