maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

16 Cosas Que Me Hubiese Gustado Saber Cuando Era Joven

Si lo recordamos, en nuestras épocas escolares las clases de auto-ayuda eran totalmente desconocidas. La mayor parte de nuestros conocimientos prácticos sobre la vida fueron llegando a nosotros naturalmente debido a nuestras propias experiencias. Pero hoy en día, las clases de desarrollo personal parecen ser una muy buena idea, además de ser una asignatura muy útil e importante. Además de ser útil para los estudiantes, también es de gran ayuda para la sociedad en general. Aquí hay 16 cosas que me hubiese gustado saber cuando era joven...
 
También se conoce como el Principio de Pareto, esta norma establece que el 80 % del valor que recibirás en el futuro proviene del 20 % de tus actividades. Por lo tanto, esto implica que muchas de las cosas que hacemos son, probablemente, menos importantes de lo que pensamos. Pero, ¿cómo podemos gestionar nuestro tiempo de acuerdo a ello? Una forma de hacerlo es reduciendo el tiempo que le dedicas a cada una. Si lo haces, podrás dedicarle más tiempo y energía a las cosas que realmente te aportan valor, felicidad y plenitud.
 
Ten en cuenta que una tarea se incrementa en  tiempo y complejidad dependiendo de la cantidad de tiempo destinado para ella. Por ejemplo, si tienes una semana para llegar a una solución, el problema probablemente se volverá más difícil. Así que en lugar de alargar el tiempo, ponte un límite, una hora (en lugar de todo el día) o un día (en lugar de toda la semana) para llegar a una solución. Si lo haces, obligarás a la mente a concentrarse en lo que está delante de ti.
La ansiedad es el resultado de las tareas aburridas o rutinarias. Sin embargo, dosificar tus actividades diarias  (hacer actividades una tras otra) hará que puedas rendir eficientemente en todo y de forma más rápida, mientras tu cerebro está concentrado plenamente.  Aquí un ejemplo: Puedes limpiar el dormitorio, responder a  los mensajes del correo electrónico, lavar los platos, hacer tres llamadas, escribir una lista de compras, etc, de manera seguida y coordinada.
Puede parecer contrario a la intuición, pero si deseas aumentar el valor que recibes (dinero, amor,  bondad, oportunidades, etc.), tienes que aumentar el valor que das. Con el tiempo serás consciente de que siempre recibes lo que das. Ley de causa y efecto. Pocas veces tenemos algo por nada.
Si te sientas a esperar que alguien más consiga las cosas por ti, puede pasar mucho tiempo antes de que eso suceda. Así que en lugar de esperar, sé proactivo. Toma la primera acción práctica y rueda la pelota. Además de ahorrar tiempo de espera, sentirás una sensación más gratificante que te dará poder y control en tu vida. 
Aunque a menudo pensamos que está bien probar cosas nuevas en nuestros años más jóvenes, tendemos a reprimirnos con frecuencia a medida que envejecemos. Puede ser debido al miedo al fracaso, o por lo que puedan pensar los demás. El éxito en la vida se basa en no renunciar a las cosas que queremos por miedo a equivocarnos o fracasar. Vive en el presente. Si renunciamos a algo inmediatamente después de fallar, podríamos perder la oportunidad de aprender lecciones valiosas y, posiblemente, obtener el éxito en el futuro.
 
Tal vez una de las mayores razones por las que la gente renuncia a algo después de haber fracasado es porque pierde la fe en sí mismo. Pero este es un hábito bastante inútil, ya que sólo causa un dolor adicional e innecesario.
Conocer gente nueva es divertido,  pero también puede crear sentimientos de nerviosismo. Una de las mejores maneras de dar una buena impresión y evitar quedarse atascado en conversaciones incómodas es asumir una buena relación. Imagínate que estás hablando con uno de tus mejores amigos. Inicia una nueva interacción con buena actitud, en lugar de demostrar nerviosismo. Esta técnica funciona sorprendentemente bien.

Mantente enfocado. Establece objetivos y revísalos con frecuencia para que te mantengas enfocado en lo importante, y siempre sepas en qué dirección ir. Pero te preguntarás ¿cómo puedes motivarte para mantener la concentración? Puede que te sorprendas al saber que el funcionamiento interno de tu cuerpo, en su mayor parte el sistema de activación reticular (RAS), puede ayudarte a conservar el enfoque.

 

El (RAS) ubicado en la base del cerebro actúa como un filtro contra todos los "datos" (sonidos, sabores, imágenes, etc.) que nos rodea. En vista de que el cerebro sólo puede procesar cierta información a la vez, el RAS sólo permitirá que recuerdes las cosas que considera importantes. El RAS determina lo que se considera importante, teniendo en cuenta en lo que te enfocas más. Si te centras en un  diálogo interno negativo,  como "estoy realmente mal", "yo nunca tendré suficiente dinero", y así sucesivamente, el RAS hará cosas para demostrarte esta misma situación.

 

Mantener una actitud positiva altera tu realidad. Por ejemplo, tener una actitud positiva frente a una negativa te permitirá ver cosas que antes te eran invisibles. Cuando cambia tu actitud, cambia tu enfoque, y cuando cambia tu enfoque empiezas a ver el mundo desde una perspectiva diferente.
Seguramente has escuchado que debemos dar gracias por las cosas que tenemos, pero ¿con qué frecuencia lo haces? Dedica un minuto o dos  al día para dar gracias por las cosas que tienes. Expresar gratitud es una gran manera de convertir un mal día en uno bueno. Nos mantiene animados, centrados en nuestras metas, y nos motiva a ser feliz y hacer feliz a los demás.  
Cuando nos comparamos con los demás, permitimos que fuentes externas controlen el cómo nos sentimos sobre nosotros mismos. Échale un vistazo a tu propio viaje, a las cosas que has logrado y a ver qué tan lejos has llegado. Reflexionar sobre esto nos da calma interior, poder y trae sentimientos positivos a nuestras vidas.
La mayoría de las veces nuestros temores no son más que construcciones de nuestras mentes - nada más. Incluso si lo que tememos sucede, es probable que no sea tan doloroso o tan malo como esperábamos. Preocuparse por cosas que no han sucedido sólo nos priva de tiempo. Libérate de esos sentimientos.
Hay muchas cosas pequeñas que nos parecen grandes problemas, y lo peor es que seguramente las habremos olvidado en 3 años. No te tomes tus pensamientos y tus emociones demasiado en serio pues sólo te conducirá a más sufrimiento - ¡relájate y aligera! Si lo haces, no sólo vas a elevar tu estado de ánimo, sino que también mejorarás tu vida.
Escribir nuestros pensamientos es una buena manera de mantenernos enfocados en lo que queremos. Se desata nuestra creatividad y nos permite estar llenos de ideas.
 
Siempre podemos aprender algo de todas nuestras experiencias. Si estás pasando por una experiencia negativa, pregúntate ¿qué bueno puede salir de esto? Con el tiempo, una experiencia negativa puede ayudarte a crear muchas experiencias positivas. ¡No lo olvides!
¿Cuál de estas lecciones te hubiese gustado saber antes?
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: