maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

Salud: Tai Chi Contra El Envejecimiento

Un paseo largo por la mañana o un trote ligero sin duda te dejará renovado y te dará un impulso de energía para empezar el nuevo día. Pero si quieres obtener más de tus esfuerzos diarios, ¿por qué no probar una relajante práctica de Tai Chi? Originalmente practicado en China como un arte marcial, en oriente, el tai chi es sinónimo de bienestar. De hecho, no hay mejor forma de ejercitarnos que mejorando el balance y la flexibilidad en nuestro cuerpo. No sólo te veras más joven sino que te sentirás de igual manera.

 

 

Los beneficios anti-edad del Tai Chi

Un creciente cuerpo de investigación está trabajando en la construcción de un caso convincente para explicar los beneficios del tai chi contra el envejecimiento. Vamos a echarle un vistazo a cuatro de ellos:

 

1. Reduce la inflamación: La inflamación ocurre como resultado de los intentos del cuerpo para sanar una lesión.  Pero el estrés o la falta de sueño puede acelerar la inflamación, causando problemas del corazón, infartos, diabetes, enfermedades autoinmunes y cáncer. Sin embargo el Tai chi puede controlar esta respuesta, especialmente si lo practicas diariamente. De hecho, un estudio publicado por Psiquiatría Biológica encontró que el movimiento meditativo del tai chi reduce la inflamación.

 

2. Alivia el dolor de las rodillas: Las estadísticas son impactantes: El Centro de Control de Enfermedades reportó que al menos el 50% de adultos en edad de 65 años o más sufren de artritis. Es más, se prevé que para 2030, cerca de 67 millones de estadounidenses mayores de 18 años y van a sufrir de esta condición. Uno de los tipos más comunes es la osteoartritis en la rodilla, una condición donde las articulaciones de los cartílagos se rompen.

Se ha encontrado que la terapia física ayuda con esto. Sin embargo, añadir el tai chi a tu rutina física puede ayudarte a aliviar el dolor de las rodillas. Adicionalmente, un estudio de la Universidad de Tufts reveló que las personas que realizan el estilo tradicional de tai chi-yang, dos veces por semana, suelen usar menos medicamentos para el dolor en comparación con el grupo que hizo la terapia física dos veces a la semana. Además, los grupos de tai chi dijeron tener un mejor estado de ánimo por la práctica.

 

3. Aumenta la fuerza: La fuerza muscular empieza a disminuir con la edad una vez llegas a los 30. Pero, tiende a acelerarse después de los 65 años. En consecuencia, terminamos con el gran riesgo de tener más caídas y fracturas. De acuerdo a un número de estudios, practicar tai chi prové una manera agradable de preservar los músculos en las personas que se encuentran encima de los 50. 

 

4. Retrasa el envejecimiento: Las células CD 34+ son responsables del crecimiento y la renovación de las células nuevas. Una investigación encontró que los voluntarios que practicaron tai chi contaba con un número significativamente mayor de células CD 34+, que el grupo que no hacían ejercicio en absoluto.

 

Tai Chi anti edad

Añade estos simples movimientos a tu régimen de ejercicios. Han sido diseñados por Joe Pinella, quien ha estado practicando y enseñando tai chi y qigong por más de 50 años:


1.  Tai Chi para el universo

De Acuerdo Con La Ciencia, Este Es Tu Perfecto Anti-Edad
Fuente Imagen: Matt Rainey


Beneficios: Abre el esternón y ayuda a mejorar la postura causada por estar sentado y trabajando en la computadora. Respira profundamente para tener más oxígeno y energía.

Aquí te decimos cómo:

1. Mantén tus pies de forma paralela, un poco más cerca del ancho de los hombros. Mantén los brazos a los lados y los hombros relajados. Encuentra el equilibrio. 

2. Toma un respiro profundo desde tu abdomen. Mientras lo haces, levanta tus brazos con las palmas hacia arriba. En este punto, tus palmas deben estar una frente a la otra. Mantén tu cuerpo y tu respiración brevemente.

3. Exhala, toma tus brazos y llévalos hacia abajo en cada lado. Mantén tus palmas hacia arriba, y quédate allí durante un corto tiempo.


4. Ahora gira tus palmas hacia el frente y toma una respiración inversa, aspira desde el abdomen y mueve los brazos rectos hacia atrás desde el pecho.

5. Exhala suavemente y lleva los brazos de nuevo a un lado, con las palmas hacia el cuerpo. Repite el mismo movimiento por 9 veces.
 

 
2. Dibuja un Yin Chi de  la tierra
De Acuerdo Con La Ciencia, Este Es Tu Perfecto Anti-Edad

Fuente Imagen: Matt Rainey

Beneficios: Practica este movimiento para fortalecer el diafragma y construir una capacidad pulmonar. También ayuda a estimular el sistema nervioso parasimpático, lo que ayuda al cuerpo a entrar en una relajación profunda.

Aquí te decimos cómo:

1. Párate con los pies paralelos a los brazos. Toma una respiración inversa, contrayendo tu vientre mientras ruedas los hombros hacia atrás y levantas los brazos de los lados. Gira las palmas y llévalas hacia arriba sobre tu cabeza, mientras tu mirada hace lo mismo. Tus palmas deben estar una frente a la otra, pero sin tocarse.

2. Al exhalar, gira las palmas hacia fuera y lleva los brazos hacia abajo en cada lado.

3. A medida que haces esto.. inhala, imagina que estás dibujando la energía de la tierra a través de tus pies.
 

3. Manos nubladas
 
De Acuerdo Con La Ciencia, Este Es Tu Perfecto Anti-Edad
Fuente Imagen: Matt Rainey

 

Beneficios: Esta pose permite que la energía fluya a través de todo el cuerpo. Si lo haces correctamente, puede servir como un buen entrenamiento de base. El desplazamiento controlado del peso ayuda con el equilibrio y fortalece las piernas, particularmente los muslos internos.

Aquí te decimos cómo:

1. Mantén los pies ligeramente más ancho de lo normal. Mantén tu cuerpo relajado y respira normalmente.

2. Lleva tu mano derecha hacia arriba y mira directo a tu palma. A continuación, cambia tu peso sobre la rodilla derecha (la cual debería estar ligeramente doblada). A su vez, la derecha sobre la cintura. Tu mano derecha se moverá automáticamente.

3. En esta posición deja la mano derecha flotar suavemente hacia abajo, y lleva tu mano izquierdahacia las palmas.

4. Posa lentamente tu peso sobre la rodilla izquierda y gira a la izquierda de la cintura. Tu mano izquierda debe girar automáticamente mientras giras desde la cintura.

5. Repite este movimiento de vaivén, recordando cambiar el primero y luego girarando la cintura. Para finalizar, vuelve de nuevo a una posición neutral y lleva los brazos hacia abajo, liberando la energía.

Fuente

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: