header print

Los Mejores Tratamientos Naturales Para El Exceso De Cera

Aunque muchas personas perciben la cera de los oídos como una molestia, esta sustancia, al igual que otras secreciones del cuerpo cumple una importante función en el canal auditivo los seres humanos. La cera, también conocida como cerilla o cerumen, es un agente limpiador natural que ayuda a lubricar el oído, y protegerlo contra algunas bacterias, hongos e insectos. 

Sin embargo, diversos factores pueden aumentar la producción de cera, y producir una consecuente acumulación de dicha sustancia en la parte externa del canal auditivo. Si estos casos no reciben la atención necesaria, la persona puede comenzar a sufrir fuertes dolores y, eventualmente, requerir intervención médica. Para aprender a identificar este problema, te trajimos esta valiosa información, acompañada de remedios caseros para tratar la condición de forma natural y efectiva. 
 

¿Qué es la cera?
 
La cera, cerumen, o cerilla es una sustancia amarillenta secretada por el oído. Esta sustancia hidrosoluble es una mezcla de diferentes secreciones viscosas, producida en el tercio externo de la parte cartilaginosa del canal auditivo humano. Al tener un sistema de “autolimpieza” en su mayor parte, el oído secreta sustancias que permiten eliminar la piel muerta del canal auditivo. Al llegar a la parte externa la cera tiende a secarse y caerse de forma natural. Sin embargo, con el tiempo, esta sustancia puede acumularse y causar otros problemas. 

Los NO en la limpieza del oído
 
En primer lugar, es importante volver a destacar la importancia de la cera para el oído humano. En el afán por mantener una buena higiene personal, muchas personas intentan eliminar cualquier rastro de cera de sus oídos, sin pensar que la limpieza excesiva puede terminar secando el canal auditivo. De hecho, los especialistas recomiendan limpiar el oído solo cuando se produce una acumulación excesiva de cera.  

Otra de las acciones prohibidas a la hora de limpiar los oídos es el uso de objetos como lápices, horquillas, e incluso hisopos. Sin importar por cuántos años los hayas usado, este tipo de instrumentos no son adecuados para la limpieza del oído. De acuerdo con los especialistas, para evitar dañar el oído interno, se recomienda realizar una limpieza suave con el dedo meñique en lugar de utilizar hisopos. 
 
 
 
¿Cuándo es necesario tomar medidas?
 
Dado que la limpieza constante del oído es innecesaria, es importante aprender a determinar cuando la cantidad de cera pasa a ser excesiva. Aunque cada odio produce diferentes cantidades de cera, existen diferentes signos de advertencia que podrían indicarla presencia de un problema:

Dolor de oído
Percepción amortiguada de sonidos
Zumbido en los oídos
Picazón en orejas y oído
Olor y secreciones húmedas del oído
Sensación de oído tapado

Aunque es posible realizar tratamientos con gotas para el oído y diferentes medicinas, en la alacena de tu casa encontrarás una solución natural y efectiva para este molesto problema.

Advertencia -  Estos remedios no deben ser utilizados en caso de presentar una infección en el oído, pérdida de la capacidad auditiva, o episodios de dolor.
 
 
1- Solución salina

El agua con sal es uno de los mejores remedios caseros para tratar el exceso de cera. Esta combinación permite suavizar la cera dentro del oído, y expulsarla al exterior. 

Vierte una cucharada de sal en media taza de agua tibia, y espera que se disuelva. 
Toma una pequeña bola de algodón y sumérgela en la solución.
Inclina la cabeza hacia el costado, de manera que el oído afectado quede hacia arriba. Coloca la bola de algodón en la entrada del oído, permitiendo que la solución penetre en el canal auditivo. 
Inclina la cabeza hacia el otro costado para permitir el drenaje de cualquier exceso de solución salina. 
Limpia la zona alrededor de la abertura del oído con un pañuelo de papel para retirar cualquier resto de cera. 

2- Aceite de oliva

Además de suavizar la cera, las propiedades antisépticas del aceite de oliva te ayudarán a reducir el riesgo de contraer una infección en el oído:
Con la ayuda de un gotero, vierte dos o tres gotas de aceite de oliva tibio dentro del oído.
Deja que el aceite penetre en el canal auditivo por 10 minutos, y luego inclina la cabeza para expulsar cualquier exceso de líquido. 
Repite este procedimiento antes de dormir, durante 3 o 4 días. 

3- Agua oxigenada

El peróxido de hidrógeno, comúnmente conocido como agua oxigenada, es un compuesto utilizado en la mayoría de las gotas de venta libre. Además de asegurarte que el volumen del agua oxigenada sea menor a 3%, es importante que las personas con pieles sensibles se abstengan de usar este remedio. 

Prepara una mezcla con partes iguales de agua y peróxido de hidrógeno de 3% o menos. 
Inclina la cabeza hacia el costado y, con la ayuda de un gotero, vierte algunas gotas de la mezcla dentro del oído afectado.  
Deja que la solución penetre en el canal auditivo durante 10 o 15 minutos. Para ello, te recomendamos recostarte de costado, apoyando el lado opuesto al oído afectado sobre la almohada. 
En este momento sentirás una leve sensación de cosquilleo. Cuando esta haya desaparecido, remueve cualquier exceso de líquido inclinando la cabeza hacia el costado. 

4- Vinagre y alcohol etílico
 
 
Este clásico remedio casero ayuda a disolver la cera del oído. Además, las propiedades antibacterianas del vinagre ayudan a prevenir el desarrollo de infecciones. 

En un recipiente pequeño, mezcla partes iguales de vinagre y alcohol etílico. 
Sumerge una pequeña bola de algodón en la solución y, con la cabeza inclinada hacia el costado opuesto, colócala en la entrada del oído afectado. 
Luego de 5 minutos, retira el algodón e inclina tu cabeza hacia el lado del oído afectado, de manera de expulsar cualquier exceso de líquido. 

5- Aceite para bebe o glicerina

Si tienes alguno de estos productos en tu casa, podrás utilizarlo como remedio casero para tratar el exceso de cera en el oído:

Con la ayuda de un gotero, coloca unas gotas de aceite para bebé en el oído. Para ello, inclina la cabeza hacia el lado opuesto al afectado 
Coloca un trozo de algodón en la entrada del oído para evitar que el aceite se escape.
Luego de 10 minutos, retira el algodón e inclina tu cabeza hacia el lado del oído afectado, de manera de expulsar cualquier exceso de líquido.
Con un pañuelo descartable, retira los restos de cera de los alrededores. 

¿Qué hacer si el problema persiste?

Si continúas sintiendo una molestia en el oído luego de haberlo tratado con estos remedios naturales, o con gotas o medicamentos de venta libre, deberás realizar una consulta con un otorrinolaringólogo. En caso de sentir dolor, o presentar importantes secreciones de fluido, fiebre, o vómitos, es imprescindible realizar una consulta médica. ¡Tus oídos son órganos importantes, y como tales merecen cuidado adecuado!
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: