header print

Las Propiedades Medicinales De Las Hojas De Llantén

La planta de llantén que crece en tu jardín puede ser una poderosa antitoxina y puede resultar una herramienta curativa básica para tener en tu botiquín de primeros auxilios. Esta planta común es muy rica en vitamina B1 y riboflavina (B2) y puede ser consumida tanto cruda como cocida. Además es muy utilizada como medicina alternativa para tratar enfermedades como el asma, enfisema, bronquitis, hipertensión, reumatismo y para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Cada parte de la planta puede ser preparada para utilizarla en el tratamiento de diferentes afecciones. El extracto obtenido de esta planta es antibacteriano, además es muy efectiva a la hora de detener sangrados cutáneos y fomentar la cicatrización de los tejidos. Por otro lado, la raíz de esta maravillosa planta puede ser utilizada como un refrescante bucal, obteniendo el mismo resultado que si cepillaras tus dientes, y su decocción posee características que la hacen un efectivo remedio para tratar diarrea, disentería, ulceras pépticas, síndrome de intestino irritable, hemorroides, cistitis, sinusitis, tos y rinitis alérgica. El agua destilada, producto de las hojas de llantén, puede ser utilizada como colirio para los ojos.
 
Las semillas de este vegetal son utilizadas como laxante natural o para el tratamiento contra parásitos, ya que son ricas en mucílago, una sustancia viscosa que se hincha con el agua. Sus hojas calentadas pueden utilizarse para aplicarlas en heridas tópicas, inflamaciones cutáneas, picaduras y hasta pueden extraer espinas y astillas.
 
Trata las picaduras con hojas de llantén
 
Si sufres una picadura de abejas o de mosquitos, una manera natural de tratar la hinchazón, las marcas de la piel y el dolor, es con hojas de llantén:
  1. Toma una hoja de llantén limpia.
  2. Córtala o machácala para extraer su jugo.
  3. Aplica el líquido sobre el área afectada.
 

Prepara tu propio aceite de hojas de llantén

Otra fantástica manera de aplicar esta planta curativa es en forma de aceite, para prepararlo solo debes seguir las instrucciones.

 
  1. Toma unas cuantas hojas de llantén, como para llenar un balde pequeño.
  2. Lávalas para limpiar todas las impurezas.
  3. Colócalas en un centrifugador de verduras para quitarle toda el agua.
  4. Sécalas con una toalla, para prevenir la formación de moho en la infusión.
  5. Apila las hojas, enróllalas y córtalas para que se formen tiras.
  6. Coloca las hojas cortadas en un frasco con abundante aceite de oliva, de manera que las cubra.
  7. Verifica que no haya quedado aire revolviendo con un palillo.
  8. Coloca la tapa del frasco.
  9. Almacena la infusión de aceite en una alacena a temperatura ambiente.
  10. Mezcla el contenido del frasco a diario agitándolo. (Luego de unos días la mezcla tendrá aroma a pepperoni).
  11. Luego de unas 4 a 6 semanas de almacenamiento, retira las hojas y decanta el aceite.
  12. Deja que el aceite repose por unos días.
  13. Vierte el aceite decantado en un frasco oscuro, bien sellado y mantenlo en un lugar frio, seco y oscuro.

Artículo original: commonsensehome

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: