maavaron
Estás siendo transferido a la página solicitada...
header print

Descubre Los Errores Más Comunes De Jardinería

La jardinería no es una tarea muy complicada. Si puedes hacer un pozo, abrir un grifo y quitar hierbas malas, eres apto para cuidar de tu jardín. A pesar de esto, muchas personas comenten errores porque, simplemente, no saben algunos detalles importantes, como por ejemplo, cuánta agua necesitas determinadas plantas, o cuanto sol, si una maceta es lo suficiente profunda para sostener las raíces de algunos vegetales. Aquí conocerás los 11 errores más comunes que comentemos cuando vamos a cultivar un jardín.

Errores al plantar

1. Pensar en grande

Seguro que quieres plantar todos los vegetales y frutas ahora mismo y dejar de comprarlos en la verdulería, o deseas tener hermosas flores para decorar tu jardín. Sin embargo, si decides cultivarlo todo junto, por primera vez y sin experiencia, descubrirás que es bastante difícil y fastidioso, lo que puede frustrarte y hacer que te rindas antes de comenzar.

Para evitar la confusión de cuando es necesario regar qué planta, y donde plantarla, comienza pensando en pequeño. Elige una planta o vegetal para comenzar y dedícate a él. Tu jardín disfrutara de más atención y cariño y tú te sentirás más confiado y satisfecho. Una vez que hayas logrado cultivar una planta, comienza a plantar más de a poco, pero asegúrate de plantar según la estación.
 
2. No preparar la tierra para plantar
 
Si la tierra que quieres utilizar para plantar no es fértil, tus plantas nunca crecerán. La preparación de la tierra debes ser hecha con anterioridad al proceso de plantación, ya que una vez que las semillas comienzan a dar raíces, cualquier modificación que les hagas las dañará e incluso matará.
 
El mejor momento para preparar tu jardín es durante la primavera, cuando el suelo no se encuentra muy mohoso. La mayoría de las plantas necesitan de 15 a 20 cm de profundidad para que crezcan sus raíces. Si planeas plantar tubérculos (zanahorias, papas, etc.), debes cavar más profundo, 30 cm serán suficientes. Este además es el mejor momento para agregar a la tierra abono o fertilizante.
 
3. Olvidarse del sol
 
Las plantas necesitan luz solar para crecer, y eso es algo que todos sabemos. Sin embargo, los diferentes tipos de plantas tienen distintas necesidades solares, lo que debería ser tomado en consideración cuando decidas que deseas plantar y cuando. Asegúrate de saber cuánta luz solar directa necesita la planta, y colócala en un lugar acorde. Los paquetes de las semillas suelen tener ese tipo de información: 
  • Luz solar completa: 6 o más horas al día.
  • Luz parcial/sombra: 3 a 5 horas al día.
  • Sombra total: 3 horas al día.
Errores al plantar

4. Fertilización escasa o por demás

Utilizar demasiado, muy poco, o nada de fertilizante podría resultar un crecimiento de la planta enfermizo y lento. La mayoría de las plantas necesitan nitrógeno, y un buen fertilizante las ayudará a crecer bien, que es algo que deseas para vegetales como la lechuga y las coles. Pero si les das demasiado nitrógeno, su crecimiento será tan intenso que les llevará mucho más tiempo estar preparados para ser consumidos. Y en los tubérculos, obtendrás cimas demasiado crecidas y raíces pequeñas.
Una buena regla es 50/50 de fertilizante y tierra.
 
5. Riego escaso o por demás
 
Al igual que las personas, las plantas necesitan de agua para el funcionamiento de su metabolismo y su buen crecimiento, pero los diferentes tipos de plantas necesitan diferentes cantidades de agua. Si riegas poco una planta puede marchitarse y secarse, si la riegas mucho puedes matarla, ya que se pudren las raíces. Una vez que las raíces se ven dañadas, la planta no tiene mucho futuro.
La mayoría de las plantas deben ser regadas entre 1 a 3 veces por semana. Si no humedeces suficiente la tierra, el agua no se filtrará hacia abajo hasta las raíces y la planta se secará, o crecerán sus raíces cerca de la superficie del suelo, lo que las hará competir entre ellas.
6. Plantar demasiado profundo o poco profundo
 
Cuando se trata de semillas, cuanto más grande es, más profundo debes ser plantada. Sin embargo plantar una semilla muy profundo, en la tierra, le impedirá el crecimiento ya que no recibirá suficiente luz solar cuando la necesita. Si las semillas se encuentran muy cercanas a la superficie, podrían secarse y marchitarse, o convertirse en una planta que no puede mantenerse recta porque sus raíces no son lo suficientemente fuertes para sostenerla.
Es mejor plantar algunos tipos de semillas (como los de lechuga), más cercanas a la superficie de la tierra para que la luz solar desencadene su crecimiento. Así como cada planta tiene sus "reglas", léelas antes de plantarla en tu jardín.
Errores al plantar

7. Plantar una muy cercana a la otra

Si las semillas se encuentran muy cercanas unas a otras, competirán por los recursos, lo que traerá plantas pequeñas y más débiles. Lee las instrucciones en el paquete, para saber cuál es la distancia recomendable e intenta no desviarte de ello.
Recuerda: no todas las semillas germinarán, y no todas las plantas madurarán, por lo que si notas que algunas plantas se encuentran muy cercanas, trasplántalas.
 
8. Dejar que las malas hierbas crezcan con libertad
 
Las malas hierbas compiten con tus plantas por los recursos, por lo que deben ser arrancadas tan pronto como sea posible. Aún más, las raíces de estas hierbas pueden enredarse con las de tus plantas y al arrancarlas, puedes lastimar las raíces de tus plantas. Mantente atento al crecimiento de estas hierbas intrusas.
 
9. Olvidar el clima
 
Algunas plantas prefieren un tipo de clima sobre otro. Cuando te encuentras eligiendo la planta que deseas cultivar en tu jardín, asegúrate de que sea compatible con el clima de la estación del año en que te encuentras. Algunos vegetales (como el maíz, los frijoles, el pepino, etc.) necesitan de tierra cálida y deberían ser plantados en los finales de la primavera, mientras el brócoli, las coles, puerro, etc., necesitan ser plantados en invierno.
 
Si los inviernos de tu localidad son particularmente ventosos, puedes cortar al medio un recipiente de plástico grande y cubrir las plantas. Durante el verano es recomendable regar las plantas en las mañanas o al final de la tarde, ya que durante el mediodía,  la intensidad de los rayos solares, puede hacer reflejo en el agua y dañar tus plantas.
Errores al plantar

10. No tener en cuenta las pestes

No importa en qué lugar te encuentres, siempre habrá criaturas que estén esperando a que te distraigas para hacerse un festín con tus plantas. Esto incluye insectos, roedores y pájaros. Si no deseas utilizar pesticidas, considera utilizar un espantapájaros o colgar CD en desuso con hilos para que enceguezca y asuste a las pestes. Otra buena solución para las plagas es el aceite de menta, empapa bolas de algodón y colócalas alrededor del jardín. El poderoso aroma desorienta el sentido del olfato de los roedores y es odiado por las hormigas. Si tu problema son las babosas, esparce un poco de sal alrededor de las plantas.
 
Si tienes un problema con los insectos (como pulgones), toma una botella con atomizador, y llénala con agua con un poquito de detergente de platos, luego rocía tus plantas con la mezcla una vez a la semana. Esta solución matará a cualquier  insecto que tenga la planta y detendrá a otros de tratar de comerla. (Solo recuerda lavar bien los vegetales antes de consumirlos).
 
11. No saber cuáles plantas "se llevan bien" con otras
 
Algunas plantas cuando son plantadas en conjunto, pueden ser muy beneficiosas unas con las otras, para impedir las plagas, protegerse entre ellas del clima, mejorar la fertilización de la tierra, etc. En otros casos, algunas plantas no son compatibles con otras y no deben ser plantadas una cercana a la otra. 
Las papas son particularmente compatibles con el cilantro, los frijoles, el maíz, o el repollo, pero causa problemas con las calabaza, el zapallo anco, el pepino, tomate, etc. Consulta con el vendedor o busca información en internet para prevenir disgustos.
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: