header print

La Rubia y El Asiento De Atrás

Una rubia y un muchacho terminaron una cita y decidieron estacionar el auto en un lugar oscuro y poco frecuentado, para poder tener un poco de intimidad. Cuando los jóvenes comenzaron a besarse pasionalmente, el muchacho pensó que las cosas estaban yendo mejor de lo que pensaba, y decidió preguntarle a su chica si quería pasar al asiento trasero. 

“¡No!” gritó la rubia. 

El joven pensó que la chica aún no estaba lista, pero continuó besándola hasta que la situación volvió a subir de tono. Entonces volvió a preguntar.

“¡No!” volvió a contestar la rubia. 

A los pocos minutos, la temperatura volvió a subir. A este punto, la rubia ya se había quitado la remera y el muchacho los pantalones. Entonces volvió a preguntar con esperanza:

“¿Quieres pasar al asiento trasero?”

“¡No! Por última vez te digo que no,” contestó la rubia furiosa.

Frustrado, el muchacho le pregunto: “¿Pero por qué no?”

La rubia lo miró y le dijo: “Porque quiero quedarme aquí contigo…”
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: