header print

La Gran Subasta...

Un día, un hombre fue a una subasta y comenzó a ofertar por un loro que realmente quería llevarse a su casa. Eran tantas sus ganas, que el hombre siguió ofertando. Sin embargo, siempre había alguien salía con una mejor oferta, que cada vez se hacía más alta. Finalmente, por un precio muchísimo más superior al que había planeado, el hombre terminó quedándose con el loro. 

Mientras pagaba por el animal, el hombre le dijo al subastador: “Espero que este loro pueda hablar. Me enojaría mucho saber que pagué tanto dinero por un loro que ni siquiera sabe hablar.”

“No se preocupe,” dijo el subastador, “puede hablar perfectamente, ¿Quién cree que fue el que ofertó en contra suyo?”
 
Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: