header print

8 Alimentos Que Deberías Dejar de Refrigerar

Algunos alimentos vienen con la advertencia de "refrigerar luego de ser abierto" como el yogur o la leche, pero existen otro tipo de alimentos que no vienen con instrucciones y terminamos adivinando que deberíamos hacer con ellos, como las verduras y frutas, con las que utilizamos el sentido común y las colocamos en la heladera para alargar su vida útil.

Aun así, de acuerdo con los expertos en agricultura, refrigerar ciertos tipos de alimentos puede modificar su sabor, textura, o acelerar el proceso de descomposición. Por eso es mejor almacenar estos 8 productos…
 

1. Albahaca

Alimentos que no van a la heladera

Si alguna vez has cometido el error de almacenar una brillante, perfumado y verde racimo de albahaca en la heladera, te habrás sentido muy desilusionado de ver que al ir por él, te encontraste con que las hojas ya estaban negras. El frío y la humedad descoloran, marchitan y descomponen a calidad de la albahaca.

Para preservar esta especia fresca, coloca un ramo de albahaca en una taza con agua en tu mesada. Los beneficios que obtendrás son realmente dobles, puedes disfrutar del aroma fresco, preservando la textura y el sabor por mucho más tiempo.

2. Aguacate

Alimentos que no van a la heladera

Si disfrutas mucho de comer aguacate, lo peor que puedes hacer es colocarlo en la heladera sin que haya madurado, ya que permanecerá duro como una piedra e incluso sin madurar.

Dado que los aguacates no terminan el proceso de maduración hasta que son cosechados, esta fruta necesita algunos días para llegar a su punto ideal de textura y sabor para ser consumidos. Para ayudar a que llegue a este punto deja dos aguacates duros juntos sobre la mesada para que maduren. Una vez cortado, mantenlo con el carozo intacto y almacénalo en el refrigerador.

3. Melones enteros

Alimentos que no van a la heladera

Los melones nos encantan por su sabor, dulzura, frescura y textura firme, pero a veces pueden echarse a perder rápidamente cuando los colocas entero en el refrigerador.

De acuerdo al Departamento de Agricultura de Estados Unidos, cuando el melón es colocado en la heladera, el frío lo priva de las vitales sustancias como son los antioxidantes, beta-caroteno y licopeno, además de hacer que se descomponga con mayor velocidad por las bajas temperaturas y la humedad del ambiente. En su lugar, guarde los melones enteros en un lugar a temperatura ambiente. Pero una vez que lo abras y cortes en rodajas, puedes colocarlos en la heladera en un recipiente tapado.

4. Cebollas

Alimentos que no van a la heladera

¿Alguna vez te has preguntado por qué las cebollas son vendidas en esas bolsas de malla? Resulta que las cebollas sin pelar se almacenan bien en una bolsa que permite que el aire circule. También se conserva bien un ambiente fresco, pero no frío, seco y bien aireado, como la despensa o alacena.

Si la pelas y utilizas la mitad de la cebolla, debes almacenar lo que queda en la nevera, de preferencia en un recipiente tapado, ya que el olor puede ser absorbido por el resto de los alimentos que conserves en el refrigerador. Además, asegúrate de mantener siempre cebollas lejos de papas, ya que estas liberan gases y humedad que acelera la descomposición de cebolla.

5. Papas

Alimentos que no van a la heladera

Si piensas que almacenar las papas en el refrigerador las mantendrá frescas, estas en un error. Enfriar este tubérculo, no solo le quitará el sabor, sino que hará que el almidón contenido en ellas se convierta en azúcar con más velocidad, de acuerdo con la Asociación de Productores de Alberta, Canadá.

Para evitar que las papas se arruinen por completo, almacénalas sin lavar en una bolsa de papel en un lugar fresco, pero no frío. Además puedes guardarlas en una alacena oscura, seca y bien ventilada, o en una caja de madera. Evita las bolsas de plástico o lavarlas ya que la humedad quedará atrapada  y acelerará la descomposición del vegetal.

6. Ajo

Alimentos que no van a la heladera

Al igual que la cebolla, el ajo necesita un lugar fresco en el que prevenir la descomposición temprana. Por ello, el lugar ideal para almacenar los bulbos de ajo es en el la oscuridad de una despensa bien ventilada.

En un lugar seco, oscuro, frío pueda circular el aire alrededor de los bulbos y mantenerlos frescos, firmes y sabrosos un máximo de 2 meses. Sólo pondrás el ajo en la nevera antes de darte cuenta de que las cabezas de sin pelar se estén volviendo de una textura gomosa y comiencen a brotar y ponerse mohosas.

7. Calabaza o Zapallo

Alimentos que no van a la heladera

Aunque las variedades de calabaza pueden ser muy diferentes en aspecto, esto no indica que deban ser almacenadas de manera diferente. Al preguntarles a expertos de la Asociación de Productores de Canadá, ellos dicen que todas las clases de calabazas y zapallos debes ser almacenados en lugares frescos y no friso, secos, para poder conservar su textura y nutrientes. Una vez que estos maduren pueden ser comidos o almacenados en la heladera.

8. Tomates

Alimentos que no van a la heladera

Si alguna vez has mordido o cortado un tomate blando, lo más probable es que lo hayas encontrado en la heladera. Los tomates frescos, enteros se ven privados de sabor cuando se colocan en ambientes fríos. De acuerdo con la Asociación de Cultivadores en Invernaderos de Vegetales de Ontario, el medio ambiente de la nevera fría y húmeda inhibe el proceso natural de maduración de esta fruta roja (si el tomate es una futa, no un vegetal).

Para que los tomates se conserven firmes y llenos de sabor, debes almacenarlos en un bol sobre la mesada hasta que maduren naturalmente (dos o tres días). Además, no debes almacenar los tomates en bolsas de plástico, donde inevitablemente se volverán blandos. Si es necesario utilizar una bolsa, que sea de papel.

Atículo Original: activebeat

Imágenes: pixabay

Regístrate gratis
Qué quisiste decir:
Regístrate gratis
Qué quisiste decir: